Sin fe­cha de re­ti­ro

A sus 81 años, Flor Ame­lia García si­gue ac­tua­li­zan­do su ex­ten­so cu­rri­cu­lum vi­tae con el tra­ba­jo que man­tie­ne en el Sal­va­tion Army

El Nuevo Día - - VIVIR A PLENITUD - MILDRED RI­VE­RA MA­RRE­RO ri­ve­ra­mil­dred56@gmail.com Twit­ter: @mil­dred­dri­ve­ra

Flor Ame­lia García Ma­rre­ro de­tes­tó el cur­so de se­cre­ta­rial que to­mó en es­cue­la su­pe­rior y no co­men­zó a es­tu­diar en la uni­ver­si­dad has­ta sus 38 años, pe­ro ha te­ni­do una pro­duc­ti­va y ex­ten­sa vi­da la­bo­ral que se ha ex­ten­di­do has­ta el pre­sen­te. Tie­ne 81 años.

“Cuén­ta­me al­go de ti”. Fue lo pri­me­ro que me di­jo, en tono tierno, al co­men­zar lo que de­bía ser su en­tre­vis­ta. Lue­go me ase­gu­ró que no le gus­ta el pro­ta­go­nis­mo, pe­ro que nun­ca ha rehui­do nin­gu­na ta­rea, aun­que im­pli­ca­ra asu­mir el liderato y ser la ca­ra de al­gún pro­yec­to o em­pre­sa, por­que siem­pre ha he­cho lo que ha creí­do que es su res­pon­sa­bi­li­dad. “Na­die me qui­ta lo bai­la’o”.

Por eso, to­mó el cur­so de se­cre­ta­rial en es­cue­la su­pe­rior, si­guien­do el con­se­jo que le dio su ma­dre, quien “en­ten­dió que era la for­ma en que po­día ga­nar­me la vi­da más rá­pi­do yo. Yo odié el se­cre­ta­rial, pe­ro la ta­qui­gra­fía me vino muy bien y la usé to­da mi vi­da, y la uso to­da­vía”.

De ahí en ade­lan­te –la en­ton­ces jo­ven de 18 años, na­tu­ral de San­tur­ce y cria­da en el re­si­den­cial Bar­to­lo­mé De Las Ca­sas– tu­vo tan­tos em­pleos co­mo pu­do. “Es que yo he te­ni­do co­mo dos vi­das, em­pe­cé a tra­ba­jar a los 18 y ten­go 81”, des­ta­có.

“Tra­ba­jé en mu­chos si­tios por­que oí a al­guien de­cir que la edu­ca­ción se po­día ob­te­ner tam­bién con la ex­pe­rien­cia y me pu­se la me­ta de cam­biar de tra­ba­jo ca­da año y apren­der al­go nue­vo”.

Así, tra­ba­jó en me­dios de co­mu­ni­ca­ción, con la fa­mi­lia pro­pie­ta­ria de la Clí­ni­ca Ju­liá, en­tre otras em­pre­sas, y por unos años se hi­zo car­go de cin­co ni­ños que ha­bían que­da­do huér­fa­nos, has­ta que de­ci­dió es­tu­diar.

En­tró en lo que se co­no­cía co­mo el Ins­ti­tu­to In­ter­na­cio­nal de las Amé­ri­cas, de la Uni­ver­si­dad Mun­dial, e hi­zo un ba­chi­lle­ra­to y una maes­tría en Ad­mi­nis­tra­ción Co­mer­cial y to­mó cur­sos con­du­cen­tes al doc­to­ra­do. En esa ins­ti­tu­ción la­bo­ró por 20 años, se­gui­dos por otros 25 años en los que cus­to­dió los ex­pe­dien­tes de los es­tu­dian­tes, lue­go que la ins­ti­tu­ción ce­rra­ra, en ca­rác­ter de vo­lun­ta­ria, “por­que esos es­tu­dian­tes ne­ce­si­ta­ban trans­crip­cio­nes de cré­di­to”.

De su tra­ba­jo en la Uni­ver­si­dad

Mun­dial y del desa­rro­llo pro­fe­sio­nal que ob­tu­vo allí, na­ció su pró­xi­mo pro­yec­to.

PRE­SI­DE UNA ES­CUE­LA

“Me di el lu­jo de or­ga­ni­zar una es­cue­la, que se co­no­ció co­mo el Ins­ti­tu­to de Edu­ca­ción Ho­lís­ti­ca y que te­nía la fi­lo­so­fía de la Uni­ver­si­dad Mun­dial”, se­ña­ló so­bre la ins­ti­tu­ción que aten­día jó­ve­nes que ha­bían aban­do­na­do la es­cue­la.

“Es­tu­vi­mos 10 años y sa­ca­mos de la ca­lle más de 700 jó­ve­nes que eran bri­llan­tes. Ahí en­ten­dí que los que es­ta­ban aban­do­na­do la es­cue­la era gen­te bri­llan­te, aun­que ig­no­ran­te, ese es el pro­ble­ma. To­dos cua­li­fi­ca­ron pa­ra las uni­ver­si­da­des”, ma­ni­fes­tó Flor con or­gu­llo.

“Abo­li­mos el nom­bre de de­ser­tor y crea­mos otro len­gua­je, nues­tros es­tu­dian­tes eran di­si­den­tes. Los de­ser­to­res eran sus pa­pás por­que eran los que vio­la­ban la ley (al de­jar que sus hi­jos se sa­lie­ran de la es­cue­la)”, agre­gó Flor, quien fue la pre­si­den­ta de la Jun­ta de Di­rec­to­res de esa ins­ti­tu­ción.

“Vi el éxi­to des­de aden­tro, con los es­tu­dian­tes”, re­cuer­da la mu­jer que, cuan­do ol­vi­dó un nom­bre que que­ría men­cio­nar di­jo: “¡ahí se me no­tan los 81 años!”.

Sin per­der la cons­tan­te son­ri­sa en sus la­bios, Flor cuen­ta que a sus 62 años su­frió un in­far­to y que, a con­se­cuen­cia de ese even­to, tu­vo que ser so­me­ti­da a una ci­ru­gía de co­ra­zón abier­to.

Ese per­can­ce no la de­tu­vo y con­ti­nuó tra­ba­jan­do por cuen­ta pro­pia, en di­ver­sas em­pre­sas en las que ayu­dó a re­or­ga­ni­zar pro­ce­sos y ofi­ci­nas, has­ta que ha­ce po­co más de cua­tro años lle­gó al Se­nior Com­mu­nity Ser­vi­ce Em­ploy­ment Pro­gram (SCSEP) de la Fun­da­ción AARP, de­di­ca­da a readies­trar adul­tos ma­yo­res pa­ra que re­gre­sen al mun­do la­bo­ral.

Me­dian­te esa ins­ti­tu­ción, ha tra­ba­ja­do en AARP, en la YMCA y en la So­cie­dad Ame­ri­ca­na Con­tra el Cán­cer, don­de es­tu­vo a car­go de or­ga­ni­zar el cuer­po de vo­lun­ta­rios de San Juan.

“Lle­gué a te­ner 85 vo­lun­ta­rios. Me to­mó tres años. No me die­ron la opor­tu­ni­dad de or­ga­ni­zar los vo­lun­ta­rios a ni­vel is­la”, la­men­tó la di­ná­mi­ca mu­jer.

FREN­TE A UNA COMPUTADORA

Pos­te­rior­men­te, la SCSEP le con­si­guió una opor­tu­ni­dad en el Sal­va­tion Army en San­tur­ce.

Des­de en­ton­ces, lle­ga allí guian­do su ca­rro des­de su ca­sa en Cu­pey. Pri­me­ro, 15 ho­ras a la se­ma­na y, aho­ra, 20, por­que le au­men­ta­ron la jor­na­da la­bo­ral gra­cias a la ca­li­dad de su tra­ba­jo pa­ra de­pu­rar las lis­tas de do­nan­tes en el sis­te­ma compu­tado­ri­za­do de la or­ga­ni­za­ción.

Flor no tie­ne pla­nes de re­ti­rar­se por­que cree que las per­so­nas sir­ven pa­ra al­go en la me­di­da en que se lo crean. “Yo no pue­do ser de otra ma­ne­ra por­que he es­ta­do ex­pues­ta a gen­te ma­ra­vi­llo­sa”, afir­mó Flor, quien se re­fie­re a su ac­tual je­fa co­mo “un pe­da­ci­to de cie­lo pues­to en la pa­ra­da 23 de San­tur­ce”.

Esa ca­ri­ño­sa ex­pre­sión es re­fle­jo de su fi­lo­so­fía de vi­da.

“Ten­go una pro­fun­da vi­da es­pi­ri­tual, soy ca­tó­li­ca y creo en la con­fe­sión y la co­mu­nión y esas dos co­sas dan mu­cha sa­lud mental. He es­tu­dia­do el hin­duis­mo (en­tre otras re­li­gio­nes y co­rrien­tes de pen­sa­mien­to orien­ta­les) y el yo­ga. Creo en la me­di­ta­ción y en el es­ta­do de paz”.

“Creo que so­mos se­res eléc­tri­cos por­que la ener­gía es Dios mis­mo, esa ener­gía que Dios nos da nos ha­ce es­tar vi­vos”, ex­pli­có Flor.

“La vi­da es sen­ci­lla. El amor no se pue­de des­car­tar. Es una pa­la­bra que es­tá muy des­acre­di­ta­da, pe­ro es la fuer­za que nos ha­ce vi­vir. No per­mi­te que una per­so­na se va­ya de tu vi­da mien­tras tú la ames”, de­cla­ró Flor, po­co an­tes de pe­dir­me “me pue­des de­cir tú”, al fi­na­li­zar la en­tre­vis­ta.

Especial el nue­vo día / ga­brie­lla báez

García Ma­rre­ro hi­zo un ba­chi­lle­ra­to y una maes­tría en Ad­mi­nis­tra­ción Co­mer­cial en el Ins­ti­tu­to In­ter­na­cio­nal de las Amé­ri­cas, de la Uni­ver­si­dad Mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.