Ac­ce­so a me­di­ca­men­tos de al­to cos­to en la re­gión

El Nuevo Día - - MUNDIALES -

Cu­ba Mer­ca­do ne­gro y ca­ro

La pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción de me­di­ca­men­tos en Cu­ba es­tá a car­go del Gru­po de las In­dus­trias Bio­tec­no­ló­gi­cas y Far­ma­céu­ti­cas, que es­tá com­pues­to por 38 em­pre­sas pro­duc­to­ras es­ta­ta­les, y res­pon­de di­rec­ta­men­te al pre­si­den­te. Sin em­bar­go, el pro­ble­ma se da con los fár­ma­cos que no lle­gan a la is­la. Co­mo con­se­cuen­cia del em­bar­go eco­nó­mi­co, es ha­bi­tual que fal­ten me­di­ca­men­tos de al­to cos­to pro­ve­nien­tes del mer­ca­do in­ter­na­cio­nal.

Es­to le ha da­do vi­da a un mer­ca­do ne­gro en el cual los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud lle­gan a ven­der los pro­duc­tos de ma­ne­ra ile­gal a cam­bio de di­vi­sas, o los pa­cien­tes lle­gan a de­pen­der de com­prar­los a per­so­nas que traen me­di­ci­nas del ex­tran­je­ro a un cos­to has­ta 500% más ca­ro que en las far­ma­cias del Es­ta­do.

Mé­xi­co Una he­rra­mien­ta de ba­jo alcance

En Mé­xi­co exis­te el Se­gu­ro Po­pu­lar que cuen­ta con un Fon­do de Gas­tos Ca­tas­tró­fi­cos y se en­car­ga de la com­pra de me­di­ca­men­tos de al­to cos­to. Es­te so­la­men­te pue­de ser uti­li­za­do por las per­so­nas de ba­jos re­cur­sos. En lo que va de 2018 so­lo 65 per­so­nas se be­ne­fi­cia­ron de la com­pra de me­di­ca­men­tos, en un país de 130 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. El fon­do res­pon­de al Con­se­jo de Sa­lu­bri­dad Ge­ne­ral, que es­tá en­ca­be­za­do por el pre­si­den­te de la re­pú­bli­ca, y es el que de­ci­de cuá­les me­di­ca­men­tos se com­pran.

Puer­to Rico So­lo pa­ra los de ba­jos re­cur­sos

Quien se en­car­ga de la en­tre­ga de me­di­ca­men­tos es la Ad­mi­nis­tra­ción de Se­gu­ros de Sa­lud (ASES). La po­bla­ción que se atien­de en el sec­tor pú­bli­co es la que re­ci­be gra­tis los me­di­ca­men­tos. La ASES tie­ne un Co­mi­té de Far­ma­cia com­pues­to por ex­per­tos en la ma­te­ria, que se reúnen pe­rió­di­ca­men­te pa­ra re­vi­sar el For­mu­la­rio de Me­di­ca­men­tos Cu­bier­tos (FMC). Ellos de­ci­den qué me­di­ca­men­tos in­clu­yen o sa­can de la Lis­ta de Me­di­ca­men­tos Pre­fe­ri­dos (“Pre­fe­rred Drug List”). No hay da­tos de cuán­tos me­di­ca­men­tos de al­to cos­to han en­tre­ga­do en los úl­ti­mos años.

Cos­ta Ri­ca Más ju­di­cia­li­za­ción

Hay un se­gu­ro de sa­lud pa­ra to­da la po­bla­ción, la Ca­ja Cos­ta­rri­cen­se de Se­gu­ro So­cial (CCSS), que de­pen­de del Mi­nis­te­rio de Sa­lud. La CESS cuen­ta con un Co­mi­té Cen­tral de Far­ma­co­lo­gía que es el que de­ci­de cuá­les me­di­ca­men­tos se fi­nan­cian y cuá­les no. Del pre­su­pues­to del CCSS, so­lo el 0.047% se des­ti­na a me­di­ca­men­tos de al­to cos­to. Es­to ha lle­va­do en los úl­ti­mos años a un in­cre­men­to de la ju­di­cia­li­za­ción.

Co­lom­bia Ca­da vez se gas­ta más

En Co­lom­bia exis­te co­ber­tu­ra uni­ver­sal en la sa­lud y no hay un pre­su­pues­to de­fi­ni­do pa­ra me­di­ca­men­tos, por lo que los gas­tos ca­da año, con res­pec­to a es­te ru­bro, van en au­men­to. No exis­ten lis­ta­dos es­pe­cí­fi­cos. Aun­que exis­te un plan de co­ber­tu­ra, cuan­do los fár­ma­cos no se en­cuen­tran en di­cho plan, se pro­veen y el sis­te­ma los cu­bre. Sin em­bar­go, no siem­pre fun­cio­na bien el sis­te­ma. Por eso tam­bién exis­te el me­ca­nis­mo de tu­te­la, por el cual se pue­de re­cla­mar a la Jus­ti­cia por cual­quier ti­po de ser­vi­cio que ha­ya si­do ne­ga­do por el Es­ta­do. El me­ca­nis­mo fa­vo­re­ce en pro­me­dio a 125,000 per­so­nas ca­da año. No hay da­tos de cuán­tos son por me­di­ca­men­tos de al­to cos­to.

Pe­rú Lis­ta de en­fer­me­da­des ca­ras

Los me­di­ca­men­tos son en­tre­ga­dos por el Fon­do In­tan­gi­ble So­li­da­rio de Sa­lud (Fis­sal), un or­ga­nis­mo que de­pen­de del Mi­nis­te­rio de Sa­lud. Su mi­sión ori­gi­nal es “pro­mo­ver el ac­ce­so a la sa­lud de la po­bla­ción ex­clui­da”, pe­ro des­de 2012 tam­bién que­dó a car­go de fi­nan­ciar el lla­ma­do Lis­ta­do de En­fer­me­da­des de Al­to Cos­to de Aten­ción (LEAC). No cuen­tan con una lis­ta de me­di­ca­men­tos, sino de en­fer­me­da­des. Si al­gu­na en­fer­me­dad es­tá den­tro del lis­ta­do, el tra­ta­mien­to se fi­nan­cia se­gún lo que in­di­que el mé­di­co.

Chi­le Dos fon­dos pa­ra pa­gar me­di­ca­men­tos

Cuen­tan con la ley “Ri­car­te Soto”, en honor a un fa­lle­ci­do pe­rio­dis­ta que or­ga­ni­zó mar­chas a be­ne­fi­cio de pa­cien­tes que re­cla­ma­ban me­di­ca­men­tos de al­to cos­to. Exis­te des­de 2015, y tie­ne un pre­su­pues­to anual de unos $150 mi­llo­nes; fun­cio­na tan­to pa­ra usua­rios de la sa­lud pri­va­da co­mo de la pú­bli­ca. Des­pués hay un Fon­do de Au­xi­lio Ex­tra­or­di­na­rio, que tie­ne un pre­su­pues­to anual de ape­nas $1.7 mi­llo­nes, y que fi­nan­cia me­di­ca­men­tos ca­ros pa­ra per­so­nas de ba­jos re­cur­sos. Lue­go de que se aca­ba es­te di­ne­ro no se fi­nan­cian más. Los me­di­ca­men­tos y tra­ta­mien­tos que se cu­bren de­pen­den de la de­ci­sión del Mi­nis­te­rio de Sa­lud. La ju­di­cia­li­za­ción es muy re­du­ci­da; ra­ra vez el Po­der Ju­di­cial man­da al Eje­cu­ti­vo a brin­dar un me­di­ca­men­to no in­clui­do.

Ar­gen­ti­na Co­ber­tu­ra di­ver­si­fi­ca­da

No hay un or­ga­nis­mo so­lo que pro­vea me­di­ca­men­tos de al­to cos­to. Den­tro de la Se­cre­ta­ría de Sa­lud exis­ten va­rias áreas que ad­quie­ren esos pro­duc­tos, co­mo la Di­rec­ción de Si­da y En­fer­me­da­des de Trans­mi­sión Se­xual, que in­clu­ye com­pras de me­di­ca­men­tos pa­ra VIH y he­pa­ti­tis; la Di­rec­ción Na­cio­nal de Ma­ter­ni­dad, In­fan­cia y Ado­les­cen­cia; la Di­rec­ción de Sa­lud Se­xual y Re­pro­duc­ti­va; el Ban­co Na­cio­nal de Dro­gas On­co­ló­gi­cas, en­tre otros. En to­dos los ca­sos es pa­ra po­bla­ción con co­ber­tu­ra pú­bli­ca ex­clu­si­va­men­te. En to­tal, en 2017 se gas­tó pa­ra me­di­ca­men­tos de al­to cos­to unos $240 mi­llo­nes, en un país con 44 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. Hay una al­ta ju­di­cia­li­za­ción de­bi­do a la frag­men­ta­ción del sis­te­ma.

Ve­ne­zue­la De­be­rían ser gra­tis, pe­ro no su­ce­de

En teo­ría, to­dos los me­di­ca­men­tos de al­to cos­to son gra­tis, pe­ro lo cier­to es que el plan no fun­cio­na. El or­ga­nis­mo que de­be­ría en­tre­gar los fár­ma­cos es el Ins­ti­tu­to Ve­ne­zo­lano de Se­gu­ros So­cia­les (IVSS). Es un en­te que tie­ne la mi­sión de en­car­gar­se de la aten­ción de las per­so­nas en ca­sos de ma­ter­ni­dad, ve­jez, su­per­vi­ven­cia, en­fer­me­dad, ac­ci­den­tes, in­va­li­dez, muer­te, re­ti­ro y ce­san­tía o pa­ro for­zo­so de los tra­ba­ja­do­res. El IVSS es tam­bién el que de­ci­de y eje­cu­ta la com­pra de me­di­ca­men­tos de al­to cos­to y lo ha­ce de acuer­do con las so­li­ci­tu­des que re­ci­be de par­te de los pa­cien­tes. Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos dos años el en­te no ha fun­cio­na­do co­mo de­be­ría, al no dar prio­ri­dad a la ad­qui­si­ción de me­di­ca­men­tos pa­ra las pa­to­lo­gías más gra­ves.

Bra­sil Ju­di­cia­li­za­ción ma­si­va

No hay un or­ga­nis­mo es­pe­cí­fi­co que se en­car­gue de la co­ber­tu­ra de me­di­ca­men­tos y tra­ta­mien­tos de al­to cos­to. Quie­nes pro­por­cio­nan los me­di­ca­men­tos son el go­bierno fe­de­ral (cen­tral), los go­bier­nos es­ta­ta­les (que son 27) y los mu­ni­ci­pios (que son 5,570). El go­bierno fe­de­ral re­pre­sen­ta­do por el Mi­nis­te­rio de Sa­lud es, de to­das for­mas, el prin­ci­pal res­pon­sa­ble por los me­di­ca­men­tos de al­to cos­to. La car­te­ra es tam­bién la que di­ce cuá­les son los me­di­ca­men­tos que se en­tre­gan y cuá­les no, lue­go de un aná­li­sis del cos­to y el be­ne­fi­cio. La ju­di­cia­li­za­ción de la sa­lud es­tá ex­ten­di­da en Bra­sil, don­de en 2016 hu­bo 312,147 ac­cio­nes ju­di­cia­les re­cla­man­do me­di­ca­men­tos.

Uru­guay Se pa­ga a to­dos, pe­ro no to­dos los me­di­ca­men­tos

La Cons­ti­tu­ción uruguaya tie­ne una par­ti­cu­la­ri­dad res­pec­to a las de­más, en tan­to es­pe­ci­fi­ca que “el Es­ta­do pro­por­cio­na­rá gra­tui­ta­men­te los me­dios de pre­ven­ción y de asis­ten­cia tan so­lo a los in­di­gen­tes o ca­ren­tes de re­cur­sos su­fi­cien­tes”. El Fon­do Na­cio­nal de Re­cur­sos (FNR), que es el en­car­ga­do de fi­nan­ciar me­di­ca­men­tos y tra­ta­mien­tos de al­to cos­to, cuen­ta con un pre­su­pues­to anual de $ 260 mi­llo­nes. Las pres­ta­cio­nes y fár­ma­cos se fi­nan­cian pa­ra to­da la po­bla­ción, sin dis­tin­ción en­tre quién pue­de y no pue­de pa­gar­lo, pe­se a lo que di­ce la Cons­ti­tu­ción. No se pre­vén co­pa­gos, sal­vo en los tra­ta­mien­tos de fer­ti­li­za­ción asis­ti­da. Sin em­bar­go, hay va­rios fár­ma­cos que no in­te­gran el lis­ta­do de me­di­ca­men­tos que en­tre­ga el FNR —que lo ha­ce se­gún una lis­ta que ha­bi­li­ta el Mi­nis­te­rio de Sa­lud—. Es­to ha sig­ni­fi­ca­do un in­cre­men­to de la ju­di­cia­li­za­ción. En 2017 el Mi­nis­te­rio gas­tó más de $4 mi­llo­nes en el pa­go de me­di­ca­men­tos por sen­ten­cias ju­di­cia­les y el FNR, más de $700,000.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.