Re­for­zar el ca­pi­tal hu­mano es vi­tal para re­cons­truir

El Nuevo Día - - ENTÉRATE -

El cre­cien­te in­te­rés por los em­pleos téc­ni­cos, co­mo los que se de­ri­van de la re­cons­truc­ción de Puer­to Rico, es una se­ñal po­si­ti­va que tie­ne que ser com­ple­men­ta­da con el desa­rro­llo y re­clu­ta­mien­to de ca­pi­tal hu­mano en los cam­pos in­no­va­do­res que pro­pi­cian el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co só­li­do.

Los re­por­tes de ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas que entrenan a jó­ve­nes para desem­pe­ñar­se co­mo elec­tri­cis­tas, téc­ni­cos de re­fri­ge­ra­ción y plo­me­ros, en­tre otras ca­rre­ras cor­tas, lu­cen alen­ta­do­res an­te la ne­ce­si­dad de mano de obra dies­tra en ta­reas muy ne­ce­sa­rias tras los se­ve­ros im­pac­tos ci­cló­ni­cos del pa­sa­do año.

Sin em­bar­go, al igual que los fon­dos fe­de­ra­les que se des­ti­na­rán a los pro­yec­tos de re­cu­pe­ra­ción, la de­man­da en los ci­ta­dos tra­ba­jos no ne­ce­sa­ria­men­te se vis­lum­bra en al­za per­ma­nen­te. Por eso, es ne­ce­sa­rio in­ten­si­fi­car es­fuer­zos para in­cen­ti­var nue­vos cam­pos pro­fe­sio­na­les, así co­mo otros en los que la fu­ga de ta­len­to mi­na­ría el pro­ce­so de re­vi­ta­li­za­ción del país.

Por ejem­plo, la mo­der­ni­za­ción del sis­te­ma eléc­tri­co, con pro­yec­tos de mi­cro­rre­des y otras al­ter­na­ti­vas, re­pre­sen­ta una opor­tu­ni­dad para nue­vos in­ge­nie­ros y ex­per­tos en tec­no­lo­gías in­no­va­do­ras cen­tra­das en el uso de fuen­tes re­no­va­bles, en­tre otras que su­po­nen la trans­for­ma­ción de pro­gra­mas y es­truc­tu­ras ob­so­le­tas. En esos cam­pos se ne­ce­si­ta ca­pi­tal hu­mano con co­no­ci­mien­tos que edi­fi­quen a lar­go pla­zo.

Esas ave­ni­das se alla­nan tam­bién para los egre­sa­dos en las dis­ci­pli­nas de na­no­tec­no­lo­gía, ca­da vez más esen­cia­les en la me­di­ci­na, en­tre otros cam­pos. Tam­bién lo es en la ae­ro­náu­ti­ca es­pa­cial en la que la Uni­ver­si­dad de Puer­to Rico en Agua­di­lla ofre­ce en­tre­na­mien­to al­ta­men­te es­pe­cia­li­za­do. Tam­bién se­rá pre­ci­so con­tar con pro­gra­ma­do­res y es­ta­dís­ti­cos ca­pa­ces de apor­tar en el aná­li­sis ci­ber­né­ti­co del com­por­ta­mien­to de los con­su­mi­do­res para ayu­dar en el desem­pe­ño más efi­cien­te de em­pre­sas com­pe­ti­ti­vas.

Eco­no­mis­tas lo­ca­les es­ti­man que lle­va­mos buen pa­so en los ofre­ci­mien­tos aca­dé­mi­cos de pro­gra­ma­ción es­ta­dís­ti­ca, que fa­ci­li­tan el aná­li­sis de la de­no­mi­na­da “big da­ta”. Lo mis­mo su­ce­de con los adies­tra­mien­tos en ro­bó­ti­ca, el cul­ti­vo or­gá­ni­co, y téc­ni­cas agrí­co­las hi­dro­pó­ni­cas. En esos y otros cam­pos emer­gen­tes, el país de­be mo­ver­se a la van­guar­dia para atraer su nue­vo ca­pi­tal hu­mano.

Se­rá pre­ci­so, por tan­to, es­tar vi­gi­lan­tes a las en­cues­tas so­bre las ne­ce­si­da­des de los nue­vos pa­tro­nos, ma­ne­ja­das por el De­par­ta­men­to del Tra­ba­jo y Re­cur­sos Hu­ma­nos, con el fin de encaminar con ra­pi­dez el en­tre­na­mien­to de los re­cur­sos hu­ma­nos ne­ce­sa­rios para la trans­for­ma­ción is­le­ña.

Para el cam­bio po­si­ti­vo en in­dus­trias que son pi­la­res de nues­tra eco­no­mía sur­gen tam­bién nue­vas pla­zas vin­cu­la­das al mer­ca­deo mo­derno de ba­se ci­ber­né­ti­ca, así co­mo en la ope­ra­ción ho­te­le­ra y de ser­vi­cios de trans­por­ta­ción al vi­si­tan­te, en­tre otras. En es­te ren­glón, las op­cio­nes para jó­ve­nes y adul­tos ya flo­re­cen. Lo mis­mo ocu­rre con la co­mu­ni­ca­ción en tiem­po real, con in­ter­ac­ción múl­ti­ple y en lu­ga­res dis­tan­tes con emi­so­res de dis­tin­tas cul­tu­ras. Con es­tos se pue­de rea­li­zar tra­ba­jo en equi­po para em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les.

En cuan­to a la ma­si­va sa­li­da de pro­fe­sio­na­les de cam­pos de ser­vi­cios ne­ce­sa­rios para la po­bla­ción, la de­man­da de­be ser aten­di­da con pla­nes que res­pon­dan a la re­con­fi­gu­ra­ción po­bla­cio­nal y su per­fil por ca­da re­gión de la is­la.

An­te las reducciones en plan­ti­llas vi­ta­les para man­te­ner la es­ta­bi­li­dad so­cial, ur­ge encaminar in­cen­ti­vos para atraer va­lio­sos re­cur­sos que se han mar­cha­do. En cam­pos co­mo en la me­di­ci­na, es ne­ce­sa­rio fre­nar im­pues­tos one­ro­sos. Con­vie­nen me­di­das para re­te­ner a es­pe­cia­lis­tas, y a jó­ve­nes que reali­cen sus prác­ti­cas y pre­fie­ran que­dar­se aquí.

Co­rres­pon­de al go­bierno, así co­mo a las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas y a la em­pre­sa pri­va­da, desa­rro­llar las ini­cia­ti­vas que ase­gu­ren que el país cuen­ta con el ca­pi­tal hu­mano ade­cua­do para el pre­sen­te, y so­bre to­do, para el fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.