Una leal de Mer­kel se­rá la lí­der del CDU

La se­cre­ta­ria de la Unión Cris­tiano de­mó­cra­ta se­rá la nue­va pre­si­den­ta de esa co­lec­ti­vi­dad

El Nuevo Día - - MUNDIALES - AGEN­CIA EFE

HAM­BUR­GO.- La Unión Cris­tia­no­de­mó­cra­ta (CDU) ale­ma­na op­tó ayer por el con­ti­nuis­mo y, tras 18 años ba­jo el li­de­raz­go de la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel, en­tre­gó la je­fa­tu­ra a su leal se­cre­ta­ria ge­ne­ral, An­ne­gret Kramp-Ka­rren­bauer, pe­se al fuer­te em­pu­je del ala de­re­chis­ta del par­ti­do.

AKK, co­mo se de­no­mi­na a la se­cre­ta­ria ge­ne­ral del par­ti­do, se im­pu­so por un 51.8 % en el con­gre­so de la CDU de Ham­bur­go, fren­te al 48.2 % del re­pre­sen­tan­te del ala de­re­chis­ta, Frie­drich Merz, y tras ha­ber que­da­do des­car­ta­do en una pri­me­ra vuel­ta Jens Spahn, asi­mis­mo crí­ti­co ha­cia la lí­nea de Mer­kel.

El con­gre­so con el que Mer­kel se des­pi­dió de la pre­si­den­cia de la for­ma­ción, cu­yas rien­das asu­mió con la for­ma­ción hun­di­da en la opo­si­ción y en me­dio de un es­cán­da­lo de fi­nan­cia­ción irre­gu­lar, dio así un to­que de avi­so más que au­di­ble a la can­ci­ller.

La vic­to­ria de la leal AKK fa­ci­li­ta el pro­pó­si­to de Mer­kel de ago­tar co­mo je­fa del Go­bierno la le­gis­la­tu­ra -pre­vi­si­ble­men­te, en 2021-, pe­ro es­tá cla­ro que la pre­sión de los crí­ti­cos ha­cia su lí­nea se ha­rá no­tar en la gran coa­li­ción con los so­cial­de­mó­cra­tas, de por sí de­bi­li­ta­da por sus con­ti­nuos di­sen­sos in­ter­nos.

En su pre­sen­ta­ción an­te los de­le­ga­dos, AKK ha­bía pe­di­do al par­ti­do “co­ra­je” para asu­mir los desafíos a que se en­fren­ta, pe­ro alu­dió tam­bién a la ne­ce­si­dad de fre­nar la caí­da de elec­to­ra­do de una for­ma­ción que ha te­ni­do a cin­co de los ocho can­ci­lle­res de la his­to­ria de la Re­pú­bli­ca Fe­de­ral de Ale­ma­nia (RFA).

Des­ta­có en ese pun­to que la for­ta­le­za de la CDU es de gran re­le­van­cia “para Ale­ma­nia y para el con­jun­to de Eu­ro­pa”, mien­tras que su ri­val en el pulso por la je­fa­tu­ra ase­ve­ró que la CDU es el úl­ti­mo “gran par­ti­do de­mo­cris­tiano” que que­da en la UE.

Merz co­se­chó ova­cio­nes al abo­gar por adop­tar un per­fil más cla­ra­men­te con­ser­va­dor, lo que re­mi­te al re­pro­che fre­cuen­te en las fi­las con­ser­va­dor as que impu­ta aMerk el ha­ber" so­cial de­mo­cra­ti­za­do" ala for­ma­ción.

El ex­je­fe del gru­po con­ser­va­dor en el Par­la­men­to, que con­ta­ba con el apo­yo ex­pre­so del ac­tual pre­si­den­te de la cá­ma­ra fe­de­ral, Wolf­gang Schäu­ble, lla­mó asi­mis­mo a los su­yos a lan­zar "una nue­va es­tra­te­gia" para com­ba­tir a la ul­tra­de­re­cha y a no ce­der te­rreno tam­po­co al res­to de for­ma­cio­nes, in­clui­dos los Ver­des.

"Has­ta aho­ra, to­dos los loa­bles in­ten­tos para re­cu­pe­rar el elec­to­ra­do per­di­do en di­rec­ción a la ul­tra­de­re­cha han si­do en vano", di­jo Merz, en­tre fuer­tes aplau­sos, para aler­tar so­bre el avan­ce de los po­pu­lis­mos, no so­lo en Ale­ma­nia o Eu­ro­pa.

Merz hi­zo alar­de de su re­co­no­ci­da elo­cuen­cia, pe­ro le fal­tó pre­ci­sión a la ho­ra de con­cre­tar có­mo di­ri­gir esa nue­va es­tra­te­gia, mien­tras que AKK ga­nó la par­ti­da, des­de su po­si­ción de can­di­da­ta leal a la can­ci­ller.

Las co­rrien­tes de­re­chis­tas ga­nan te­rreno en la CDU, des­pués de esas ca­si dos dé­ca­das de do­mi­nio de la lí­nea de Mer­kel, quien en su úl­ti­mo dis­cur­so co­mo pre­si­den­ta lan­zó una lla­ma­da a la cohe­sión y de­fen­dió la vía cen­tris­ta para su par­ti­do.

“Al­gu­nas per­so­nas ul­tra­vio­len­tas quie­ren par­ti­ci­par” CH­RIS­TOP­HE CASTANE MINISTRO DEL IN­TE­RIOR

Efe/ clemens bilan

An­ne­gret Kramp-Ka­rren­bauer, mano de­re­cha de An­ge­la Mer­kel, fue ele­gi­da pre­si­den­ta del CDU, pe­se al fuer­te em­pu­je del ala de­re­chis­ta del par­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.