La ma­má de Ty­ron

El Nuevo Día - - OPINIÓN - May­ra Mon­te­ro Es­cri­to­ra

El abo­ga­do de la Se­cre­ta­ria de Jus­ti­cia con­ven­ció a la jue­za Yaz­del Ra­mos Co­lón, de que la fun­cio­na­ria no te­nía que ser pro­ce­sa­da en re­la­ción con los car­gos cri­mi­na­les que se le ra­di­ca­ron. A mí tam­bién me con­ven­ció.

¿Voy a de­cir lo con­tra­rio o an­dar­me por las ra­mas por­que es­toy es­cri­bien­do es­ta co­lum­na? Por su­pues­to que no.

Una co­sa es que uno ten­ga opi­nio­nes de la na­tu­ra­le­za que sean so­bre las per­so­nas que ha vis­to o co­no­ci­do en di­ver­sas ins­tan­cias de la vi­da, y otra muy dis­tin­ta re­co­no­cer ob­je­ti­va­men­te cuan­do los pro­fe­sio­na­les ha­cen bien su tra­ba­jo.

La in­ter­ven­ción de Jo­sé An­dreu Fuen­tes fue im­pe­ca­ble, di­ná­mi­ca, creí­ble. An­tes de él, por suer­te, Héc­tor Ri­ve­ra Cruz me des­per­tó. Es un buen despertador el hom­bre, ar­ti­cu­la­do co­mo siem­pre. La me­lo­pea de los fis­ca­les del FEI fue flo­ja des­de el pri­mer mo­men­to. Qui­zá no cul­pa de ellos, quién sa­be, sino de la fal­ta de ar­gu­men­tos só­li­dos. Los mí­ti­nes po­lí­ti­cos son para las pla­zas, no pue­do es­tar más de acuer­do. Pue­de per­do­nar­se to­do, ex­cep­to el vil abu­rri­mien­to.

Di­cho es­to, voy a lo prin­ci­pal:

¿Por qué Ty­ron To­rres Be­tan­court, la man­za­ni­ta de la dis­cor­dia en es­te ca­so, es­ta­ba en la ca­lle cuan­do de­ci­dió ata­car la ca­sa de la hi­ja de la Se­cre­ta­ria de Jus­ti­cia?

Eso es muy im­por­tan­te.

Un su­je­to que ha­bía co­me­ti­do de­li­tos te­rri­bles, que era re­in­ci­den­te, que en cual­quier mo­men­to po­día ma­tar a al­guien, y que es­ta­ba ba­jo fian­za, re­sul­ta que an­da­ba de fies­ta, fra­guan­do es­ca­la­mien­tos y lo que se le ocu­rrie­ra. Las mis­mas per­so­nas que son tan com­ba­ti­vas, cri­ti­can­do por ejem­plo que un agre­sor ma­chis­ta es­té en la ca­lle des­pués de ha­ber ame­na­za­do a una mu­jer, con­si­de­ran de lo más nor­mal que la ma­má de Ty­ron ha­ya ido a La For­ta­le­za a pe­dir cle­men­cia por su hi­jo. Y a de­cir que por cul­pa de la Se­cre­ta­ria de Jus­ti­cia, al ben­di­to le echa­ron 15 años. Pues más de­bie­ron dar­le.

Que Ty­ron se hu­bie­ra me­ti­do en ca­sa de un pa­rien­te, pre­ci­sa­men­te el yerno de Wan­da Váz­quez, era un agra­van­te más. Ade­más de su ful­gu­ran­te ca­rre­ra co­mo de­lin­cuen­te ha­bi­tual, es­tá el de­ta­lle de que co­no­cía a las per­so­nas cu­ya ca­sa iba a asal­tar.

La ma­má de Ty­ron se pres­tó a ir a un ca­nal de te­le­vi­sión a con­tar su bue­na his­to­ria. Cuan­do las cá­ma­ras se en­fo­ca­ban en ella, sa­ca­ba el ce­lu­lar y re­tra­ta­ba el mo­ni­tor que te­nía de­lan­te. ¿Có­mo es po­si­ble? La tec­no­lo­gía nos pue­de. Y lo otro nos pue­de un po­qui­to tam­bién. Lo in­digno de to­do ese es­pec­tácu­lo.

Sé lo que di­jo el fis­cal Men­do­za, de que la vis­ta no era co­sa de dar­le la ra­zón a una madre y a otra madre, y a una se­ño­ra u otra se­ño­ra, y que millones de se­ño­ras son “millones de ma­dres”. Li­te­ral­men­te se re­fi­rió a “millones de ma­dres”. Yo en al­gún mo­men­to me ma­reé, no sa­bía cuán­do ha­bla­ba de quién. En re­su­men, di­jo que lo peor era que la se­cre­ta­ria Wan­da Váz­quez hu­bie­ra sa­ca­do be­ne­fi­cio de que a Ty­ron le echa­ran mu­chos años más que a su com­pin­che. Me atre­vo a de­cir que ese be­ne­fi­cio lo sa­có el país. Me ex­clu­yo, por­que mis dos pit­bulls son un po­co ve­ná­ti­cos, so­bre to­do si se en­con­tra­ran con Ty­ron, pe­ro las se­ño­ras, las ma­dres, las jue­zas, los jue­ces, los abo­ga­dos, los fis­ca­les, y los en­car­ga­dos del par­king —pa­ra­ron el jui­cio para de­cir que sa­ca­ran los ca­rros, que iba a ce­rrar el par­king—, es­tán más se­gu­ros en la ca­lle con Ty­ron a buen res­guar­do du­ran­te por lo me­nos una dé­ca­da. Con el fa­vor de Dios va a sa­lir an­tes.

El abo­ga­do An­dreu Fuen­tes di­jo que era in­creí­ble que él tu­vie­ra que es­tar pa­ra­do en ese po­dio para ex­pli­car al­go tan ob­vio co­mo lo que es­ta­ba ex­pli­can­do. Y yo sen­tí que era in­creí­ble que tu­vie­ra que es­tar sen­ta­da fren­te al te­le­vi­sor, mi­ran­do lo que ha­bía mi­ra­do.

El FEI que no va­ya en al­za­da. Aquí me le­van­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.