El puen­te de los músicos

El Nuevo Día - - OPINIÓN - Ed­gar­do Ro­drí­guez Ju­liá Puer­to­rro Blues

“Po­dría­mos, con el per­mi­so de la Jun­ta de Su­per­vi­sión Fis­cal, cons­truir uno de esos puen­tes en­jau­la­dos, a prue­ba de sui­ci­das, co­mo el que es­tá en la mis­ma Bal­do­rioty, ya en Is­la Ver­de, que po­si­bi­li­ta a los ve­ci­nos de esa co­mu­ni­dad ir a com­prar el pan en la Pa­na­de­ría Es­pa­ña. Al­go mo­des­to, en es­tos tiem­pos de aus­te­ri­dad, para esas dos co­mu­ni­da­des lle­nas de tra­di­ción ur­ba­na, Mi­ra­mar y El Con­da­do”

Tan pron­to me mu­do a un lu­gar, el De­par­ta­men­to de Trans­por­ta­ción y Obras Pú­bli­cas se­cues­tra mi aten­ción, co­mo si fue­ra ur­gen­te re­com­po­ner —con una in­ge­nie­ría su­pe­rior a la que se en­se­ña en Ma­ya­güez, o una ar­qui­tec­tu­ra más hu­ma­na que la pro­pues­ta en Río Pie­dras— el nue­vo ve­cin­da­rio, tan­to en su as­pec­to vial co­mo edi­fi­ca­do. Tra­to de “des­fa­cer en­tuer­tos” y se­ña­lar desa­cier­tos. So­lo en los mo­men­tos de la no­ve­dad en­cuen­tro los de­fec­tos. La cos­tum­bre nos vuel­ve in­di­fe­ren­tes.

Cuan­do me mu­dé al Sec­tor Los Fil­tros de Guay­na­bo —co­mu­ni­dad don­de más Pors­che Cayenne se ven­den en el mundo en­te­ro—, me im­pu­se a la ta­rea de es­cri­bir­le al se­cre­ta­rio de di­cha agen­cia, so­li­ci­tán­do­le, muy res­pe­tuo­sa­men­te, que co­lo­ca­ra an­tes del se­má­fo­ro del Sec­tor Los Fil­tros, fren­te a la ur­ba­ni­za­ción “The Falls”, una luz de trán­si­to que de­tu­vie­ra el en­de­mo­nia­do flu­jo vehi­cu­lar —de yup­pies y mi­lle­nials con pé­si­mos mo­da­les aun­que tre­pa­dos en B.M.W. y Mer­ce­des—, lo su­fi­cien­te co­mo para dar un sal­to —que no fue­ra mor­tal— al ca­rril del ex­tre­mo iz­quier­do, ello da­da la po­ca dis­tan­cia en­tre la sa­li­da que sube de la Mar­tí­nez Na­dal por la mar­gi­nal y esa luz de la Ave­ni­da Lo­mas Ver­des. Su­pon­go que no me en­ten­die­ron. Es­cri­bí va­rias cartas; to­da­vía es­toy es­pe­ran­do; so­bre­vi­ví los ca­si vein­te años que tu­ve que ha­cer ese cam­bio de ca­rril en po­cos se­gun­dos. To­da­vía vi­vo en la ilu­sión de que la ciu­da­da­nía res­pon­sa­ble, y que pa­ga im­pues­tos, de­be ser es­cu­cha­da; so­bre to­do, y pongo én­fa­sis en es­to, en lo que to­ca a la se­gu­ri­dad vial. En aquel en­ton­ces el Se­cre­ta­rio de Trans­por­ta­ción no es­cu­chó mi re­cla­mo. El ac­tual es­toy se­gu­ro que me es­cu­cha­rá.

Me mu­dé de la am­bi­ción a la tra­di­ción. Aun­que mi iPho­ne lo­ca­li­za es­te ba­rrio más el es­te, lla­mán­do­lo Gan­dul y Al­to del Ca­bro, me pien­so mu­da­do al prin­ci­pa­do de Mi­ra­mar, don­de la ciu­da­da­nía sa­ca sus pe­rros al atar­de­cer, y en las ma­ña­nas, don­de los jó­ve­nes sa­ben lo qué es un pes­to y un ta­bu­lé, don­de se inau­gu­ró un mu­seo del di­se­ño jus­to aho­ra, en el “oto­ño” tro­pi­cal. En al­gu­nos fi­nes de semana oi­go ti­ro­teos en el ve­cin­da­rio, pe­ro no si­re­nas, ni am­bu­lan­cias. Es­to es de ma­dru­ga­da, mien­tras que al­gu­nos sá­ba­dos, ha­cia la me­dia­no­che, el cie­lo se ilu­mi­na con fue­go, y no de pis­to­las Glocks cham­bo­nea­das en La Co­lec­to­ra: A lo le­jos, en el Van­der­bilt del Con­da­do, la hi­ja de al­gún bo­nis­ta bui­tre se ca­sa y el cie­lo se ilu­mi­na con fue­gos ar­ti­fi­cia­les a to­do co­lor, mu­chos en for­ma de emo­jis y co­ra­zo­nes, gen­te jo­ven que sus­pi­ra ca­mino al ma­tri­mo­nio. Des­de mi bal­cón en el pi­so die­ci­sie­te en Mi­ra­mar se ve el Con­da­do, con to­das sus lu­ces; pe­ro eso es co­mo otro mundo, co­mo la ba­rria­da Figueroa, acá de­trás, por­que ocu­rre que en­tre Mi­ra­mar y el Con­da­do es­tá la Ave­ni­da Bal­do­rioty de Cas­tro.

La Bal­do­rioty no siem­pre es­tu­vo ahí. De he­cho, la La­gu­na del Con­da­do —a la que Syl­via Rexach le de­di­có un bo­le­ro— lle­ga­ba has­ta una pla­yi­ta con em­bar­ca­de­ro, don­de hoy es­tán esos con­do­mi­nios cons­trui­dos en los se­sen­ta y se­ten­ta, cu­yos due­ños vie­ron y pro­tes­ta­ron la sal­se­ra “mar­gi­nal de la Bal­do­rioty”. En 1964 un com­pa­ñe­ro gra­duan­do me dio una tri­lla des­ca­po­ta­da por esa ave­ni­da re­cién inau­gu­ra­da, en un Triumph TR4, el re­ga­lo de gra­dua­ción de su pa­pi. Pe­ro en los años cua­ren­ta y cin­cuen­ta, los pri­vi­le­gia­dos de las man­sio­nes en la ca­lle Trigo, con sus por­ta­les y ven­ta­na­les en es­ti­lo re­na­ci­mien­to es­pa­ñol ca­li­for­niano, los más cer­ca­nos a la la­gu­na, se­rían ca­pa­ces de es­cu­char la ma­rea al­ta, ahí ba­tien­do can­sa­da­men­te en la pla­yi­ta de la la­gu­na. Hoy en día cru­zar la Bal­do­rioty para ca­mi­nar por el pa­seo-malecón de la La­gu­na del Con­da­do, en su la­do sur, el de aque­lla notoria “mar­gi­nal” de pin­chos y ma­zor­cas, es tan pe­li­gro­so co­mo el sal­to mor­tal al se­má­fo­ro de Los Fil­tros. Pro­pon­go, en­ton­ces, que, para re­me­diar el ac­ce­so pea­to­nal des­de Mi­ra­mar a la la­gu­na, y si se desea ca­mi­nar has­ta el Con­da­do, se cons­tru­ya un puen­te pea­to­nal que cru­ce des­de el Con­ser­va­to­rio de Mú­si­ca, so­bre los cin­co ca­rri­les de la ave­ni­da, al otro la­do.

La pro­pues­ta de es­te puen­te tie­ne un historial ar­qui­tec­tó­ni­co-vi­sio­na­rio. No sé si fue par­te del des­ca­be­lla­do plan ur­bano —he­cho ba­jo el go­bierno de Ace­ve­do Vi­lá— que se pro­po­nía ha­cer­le un se­gun­do pi­so vial a to­do San­tur­ce. Tam­bién so­ña­mos con ce­le­brar unas Olim­pia­das. De to­dos mo­dos, cuan­do se pla­ni­fi­ca­ba la bri­llan­te res­tau­ra­ción del vie­jo Ho­gar de Ni­ñas, para trans­for­mar­lo en el ac­tual Con­ser­va­to­rio de Mú­si­ca —du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción de Ros­se­lló—se con­ci­bió la idea de ex­ten­der la pla­zo­le­ta del Con­ser­va­to­rio so­bre la Bal­do­rioty, al­can­zar la ori­lla sur de la La­gu­na del Con­da­do, cul­mi­nar esa ar­qui­tec­tu­ra vi­sio­na­ria con la cons­truc­ción de una con­cha acús­ti­ca so­bre las quie­tas aguas, pla­ta­for­ma a ras de la ori­lla para con­cier­tos y fes­ti­va­les. El Tren Ur­bano y El Cho­li­seo se­ca­ron los bo­nos bui­tres dis­po­ni­bles. Nos que­da­mos sin el puen­te vi­sio­na­rio.

No pre­ten­do tan­to. Po­dría­mos, con el per­mi­so de la Jun­ta de Su­per­vi­sión Fis­cal, cons­truir uno de esos puen­tes en­jau­la­dos, a prue­ba de sui­ci­das, co­mo el que es­tá en la mis­ma Bal­do­rioty, ya en Is­la Ver­de, que po­si­bi­li­ta a los ve­ci­nos de esa co­mu­ni­dad ir a com­prar el pan en la Pa­na­de­ría Es­pa­ña. Al­go mo­des­to, en es­tos tiem­pos de aus­te­ri­dad, para esas dos co­mu­ni­da­des lle­nas de tra­di­ción ur­ba­na, Mi­ra­mar y El Con­da­do. El puen­te po­dría ser si­tio para que los es­tu­dian­tes del Con­ser­va­to­rio to­quen para un pú­bli­co pea­to­nal, o prac­ti­quen sus ins­tru­men­tos en la so­le­dad, y con ese ago­ra­fí­li­co pai­sa­je ma­rino de la la­gu­na a la vis­ta, más allá el Atlán­ti­co y los ma­ru­llos de San Ge­ró­ni­mo, el olea­je del arre­ci­fe de pla­ya a pla­ya, des­de El Es­cam­brón has­ta Is­la Ver­de. Un puen­te para en­sa­yar es­ca­las en el sa­xo­fón, co­mo lo hi­zo Sonny Ro­llins en el puen­te de Brooklyn a fi­nes de los cin­cuen­ta, re­cu­pe­ran­do de es­ta ma­ne­ra su so­ni­do. Y así, yo no ten­dría que sal­tar­me, ya me­nos ágil, los cin­co ca­rri­les de la Bal­do­rioty para al­can­zar la pro­me­sa del Con­da­do.

Es­pe­ro que el Se­cre­ta­rio de Trans­por­ta­ción y Obras Pú­bli­cas no sea sor­do, co­mo uno de sus an­te­ce­so­res, y aco­ja mi hu­mil­de pro­pues­ta. Por cier­to, el se­má­fo­ro de la es­qui­na de la Hoa­re con la Pon­ce de León, fren­te al Con­ser­va­to­rio, per­ma­ne­ce da­ña­do des­de Ma­ría; ese se­má­fo­ro es im­pres­cin­di­ble cru­ce pea­to­nal y PA­RE para los ague­rri­dos cho­fe­res de la A.M.A.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.