Lle­va la mú­si­ca por den­tro

Ed­gar Gar­cía Cruz fue el pri­mer puer­to­rri­que­ño en com­pe­tir en el cam­peo­na­to mun­dial de beat­box, que se ce­le­bró el pa­sa­do mes de agos­to en Ale­ma­nia

El Nuevo Día - - FLASH & CULTURA - MA­RIE­LA FULLANA ACOS­TA mfu­lla­[email protected]­nue­vo­dia.com Twit­ter: @Ma­rie­laFu­lla­na

Va­lién­do­se úni­ca­men­te de su voz, el jo­ven puer­to­rri­que­ño Ed­gar Gar­cía Cruz es ca­paz de crear un va­ria­do re­per­to­rio mu­si­cal al cual no se le pue­de ser in­di­fe­ren­te. Con con­cen­tra­ción, gra­cia y mu­cho rit­mo va emi­tien­do so­ni­dos vo­ca­les ha­cien­do de su cuer­po una gran or­ques­ta. Des­de mú­si­ca elec­tró­ni­ca, a sal­sa y hip hop, es­te ar­tis­ta lle­va la mú­si­ca por den­tro, li­te­ral­men­te.

Ed­gar Gar­cía Cruz, me­jor co­no­ci­do con “Black Rythm”, co­men­zó prac­ti­can­do el beat­box (so­ni­do vo­cal) pro­fe­sio­nal­men­te en el 2015 lue­go de apren­der la téc­ni­ca vien­do ví­deos en la pla­ta­for­ma YouTu­be y tras to­car en va­rios lo­ca­les en Río Pie­dras y San­tur­ce. Cuen­ta que mien­tras es­tu­dia­ba para un exa­men de psi­co­lo­gía se to­pó con un vi­sual de un ar­tis­ta ha­cien­do beat­box e in­me­dia­ta­men­te le lla­mó la aten­ción. “Has­ta ese mo­men­to no sa­bía que exis­tía al­go co­mo eso. Es­ta­ba to­tal­men­te ajeno a ese mundo”, re­la­ta. Pe­ro lo que co­men­zó co­mo un hob­bie se con­vir­tió en po­co tiem­po en su gran pa­sión y en su prin­ci­pal fuen­te de tra­ba­jo.

Hoy, “Black Rythm” es uno de nues­tros más des­ta­ca­dos in­tér­pre­tes de beat­box, re­pre­sen­tan­do a Puer­to Rico en va­rias com­pe­ten­cias na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. La más re­cien­te en la que es­tu­vo fue el cam­peo­na­to mun­dial de beat­box, el cual se ce­le­bró el pa­sa­do mes de agos­to en Ale­ma­nia, y don­de lo­gró po­si­cio­nar­se en­tre los pri­me­ros 25 de 100 par­ti­ci­pan­tes.

“Es la pri­me­ra vez que un puer­to­rri­que­ño par­ti­ci­pa, así que po­der te­ner la opor­tu­ni­dad de re­pre­sen­tar a mi país en el cam­peo­na­to más gran­de de beat­box a ni­vel mun­dial y abrir esa bre­cha, es un pa­lo enor­me. Por otro la­do, para mí, a ni­vel per­so­nal, fue ma­ra­vi­llo­so por­que fue la pri­me­ra vez que vi­si­té Ale­ma­nia y la pri­me­ra vez que es­tu­ve en Eu­ro­pa. Fue una ex­pe­rien­cia en­ri­que­ce­do­ra a ni­vel cul­tu­ral”, com­par­te el jo­ven, cu­yo es­ti­lo se ca­rac­te­ri­za por “crio­lli­zar” con ele­men­tos del re­gue­tón y sal­sa el so­ni­do del beat­box que ac­tual­men­te es­tá do­mi­na­do por la cul­tu­ral elec­tró­ni­ca.

“Es una ma­ne­ra de yo co­mo puer­to­rri­que­ño, vi­vien­do en una co­lo­nia, de­cir voy a ha­cer pa­tria, voy a re­sal­tar lo mío a tra­vés de mi ma­ne­ra de ha­cer beat­box”, ex­pli­ca, to­da vez que di­ce que su nom­bre ar­tís­ti­co es una re­afir­ma­ción de su iden­ti­dad afro­puer­to­rri­que­ña. “Para mí era im­por­tan­te por­que mu­chas ve­ces ese te­ma de la ne­gri­tud no se to­ma en cuen­ta cuan­do ha­bla­mos de la iden­ti­dad puer­to­rri­que­ña y las apor­ta­cio­nes de ese sec­tor en nues­tro país no es al­go que es­tá muy pre­sen­te”, agre­ga.

Black Rythm no so­lo se ha des- ta­ca­do a ni­vel in­ter­na­cio­nal, sino que tam­bién ha bri­lla­do en el país, sien­do cam­peón de su gé­ne­ro en las com­pe­ten­cias na­cio­na­les ce­le­bra­das en el 2016. Ade­más, ha si­do uno de los prin­ci­pa­les pro­mo­to­res de es­ta dis­ci­pli­na ar­tís­ti­ca en la is­la, sien­do el pre­si­den­te y fun­da­dor de Beat­box Puer­to Rico, una pla­ta­for­ma que bus­ca vi­si­bi­li­zar, pro­mo­cio­nar y fo­men­tar es­te ar­te en la is­la.

Con es­te pro­yec­to vi­si­ta anual­men­te di­ver­sas es­cue­las pú­bli­cas y pri­va­das del país, así co­mo co­mu­ni­da­des, para ofre­cer ta­lle­res, uti­li­zan­do el beat­box co- mo una he­rra­mien­ta edu­ca­ti­va.

“A tra­vés de mi his­to­ria lo que bus­co más que to­do es ins­pi­rar a la gen­te a que se atre­van a ha­cer lo que nun­ca han si­do para po­der ha­cer lo que nun­ca han he­cho y te­ner lo que nun­ca han te­ni­do. Eso es lo más po­de­ro­so por­que sa­brá cuán­ta gen­te por ahí tie­nen me­tas y tie­nen sue­ños, pe­ro no se atre­ven por­que lle­gar a eso re­quie­re que sea de otra ma­ne­ra, que cul­ti­ve otros há­bi­tos, que apren­da unas co­sas. Yo soy otra co­sa gracias al beat­box”, con­fie­sa.

Ed­gar Gar­cía Cruz na­rra que des­de pe­que­ño su me­ta fue ser atle­ta y que las ar­tes no es­tu­vie­ron en su ca­be­za has­ta sus años uni­ver­si­ta­rios. La prio­ri­dad para él y su fa­mi­lia era que se gra­dua­ra de la Uni­ver­si­dad de Puer­to Rico, Re­cin­to de Río Pie­dras -de la que ob­tu­vo su ba­chi­lle­ra­to en psi­co­lo­gía- y con­ti­nuar su ca­rre­ra co­mo atle­ta.

Pe­ro la vi­da le cam­bió cuan­do des­cu­brió el beat­box. Di­ce que su fa­mi­lia -prin­ci­pal­men­te sus abue­los con los que se crió ya que se madre fa­lle­ció de cán­cer cuan­do era un ni­ño-, así co­mo sus ami­gos, pen­sa­ban que es­ta­ba lo­co cuan­do de­jó a un la­do el de­por­te para su­bir­se al es­ce­na­rio y to­mar un mi­cró­fono. Su pa­dre, sin em­bar­go, lo apo­yó des­de el ini­cio, sien­do su fa­ná­ti­co nú­me­ro uno.

“Ja­más pen­sé que iba a ter­mi­nar sien­do un ar­tis­ta y no so­lo yo, sino mu­cha gen­te a mi al­re­de­dor, ja­más pen­sa­ron que eso hu­bie­se si­do po­si­ble, pe­ro aquí es­toy”, di­ce con una am­plia son­ri­sa de sa­tis­fac­ción.

“Ja­más pen­sé que iba a ter­mi­nar sien­do un ar­tis­ta”

ED­GAR GAR­CÍA CRUZ

BLACK RYTHM

Da­vid.vi­lla­fa­[email protected]­dia.com

El jo­ven ha crea­do una pla­ta­for­ma para ofre­cer ta­lle­res, uti­li­zan­do el beat­box co­mo una he­rra­mien­ta edu­ca­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.