El show de la se­ma­na

Ben­ja­mín To­rres Gotay Las co­sas por su nom­bre

El Nuevo Día - - PUERTO RICO HOY - ben­ja­min.to­[email protected]­dia.com Twit­ter.com/To­rre­sGo­tay

En las cár­ce­les de Puer­to Ri­co hay en­ce­rra­das, en es­te mo­men­to, cer­ca de 11,000 per­so­nas. Sal­vo unos po­cos que to­man cla­ses, par­ti­ci­pan de ta­lle­res u otras ac­ti­vi­da­des, la ma­yo­ría es­tá allí sim­ple­men­te al­ma­ce­na­da, vien­do el tiem­po pa­sar, con­tan­do los días. No po­cos, di­cen los que han es­ta­do allá aden­tro, es­tán usan­do dro­gas o apren­dien­do nue­vos crí­me­nes.

Hay es­tu­dios que di­cen que, una vez li­be­ra­dos, la ma­yo­ría vol­ve­rá a la cár­cel en po­co tiem­po. La im­pli­ca­ción de ese da­to es bru­tal: el Es­ta­do, te­nién­do­los ba­jo su cus­to­dia to­tal por de­ter­mi­na­do pe­río­do, pre­su­mi­ble­men­te para reha­bi­li­tar­los, no pue­de evi­tar que la ma­yo­ría vuel­va a las an­da­das ape­nas re­gre­sa a la ca­lle.

Es­to es al­go que va­le pen­sar en es­tos días con­vul­sos en los que el go­bierno, te­me­ro­so del da­ño que le ha­ce a su ima­gen el que ha­ya­mos re­des­cu­bier­to, de re­pen­te, que vi­vi­mos en un si­tio muy vio­len­to, es­tá ha­cien­do shows de día y de no­che para que­rer dar la im­pre­sión de que ha­ce al­go con­tra el fla­ge­lo del cri­men, que nos tie­ne aga­rra­dos del cue­llo ha­ce dé­ca­das.

El go­bierno sí ha­ce “al­go”. Pe­ro na­da que sir­va. En es­to del cri­men, has­ta aho­ra, el go­bierno de Ri­car­do Ros­se­lló ha se­gui­do el mis­mo li­bre­to fra­ca­sa­do de los go­bier­nos que creen que la vio­len­cia se pue­de con­tro­lar a ma­ce­ta­zos. Ya es­ta­ría, otra vez, la Guar­dia Na­cio­nal de pa­seo con po­li­cías, co­mo pa­só an­tes sin nin­gún re­sul­ta­do, si no fue­ra por­que, en es­ta oca­sión, no hay di­ne­ro para esa par­te del show.

El go­bierno de Ros­se­lló, en re­su- men, es­tá ha­cien­do, con li­ge­ras va­ria­cio­nes, lo que –sal­vo es­po­rá­di­cos y, por lo tan­to, va­nos in­ten­tos– se ha ve­ni­do ha­cien­do por dé­ca­das, con el re­sul­ta­do que ve­mos en nues­tras ca­lles to­dos los días. Na­die tie­ne que de­cir­nos que va a ser un fra­ca­so por­que ya lo he­mos vi­vi­do.

Al que le gus­ta ver a Ros­se­lló me­ti­do en un ope­ra­ti­vo de ca­se­río to­mán­do­se fo­tos es por­que es muy fa­ná­ti­co o por­que cree, de bue­na fe, que es­to del cri­men no tie­ne so­lu­ción y, pues, que se ha­ga lo que se pue­da.

Es bueno que se se­pa, sin em­bar­go, que el cri­men sí tie­ne so­lu­ción, que hay si­tios que han lo­gra­do lle­var­lo a ni­ve­les to­le­ra­bles, en los que, por ra­ro que nos pa­rez­ca, no hay ti­ro­teos a ple­na luz del día en las ca­lles y la gen­te ca­mi­na de no­che más o me­nos tran­qui­la. Pe­ro, no lle­ga­ron a eso por obra y gra­cia de nues­tro se­ñor Je­su­cris­to Lle­ga­ron con po­lí­ti­cas sen­sa­tas. Lo que pa­sa es que esas po­lí­ti­cas sen­sa­tas no dan re­sul­ta­dos de un día para otro y es di­fí­cil ex­hi­bir­las co­mo lo­gro en las pró­xi­mas elec­cio­nes.

Vol­va­mos al te­ma de los pre­sos un mo­men­to para que en­ten­da­mos có­mo es que las po­lí­ti­cas erra­das nos me­ten a to­dos en es­tas tra­mas de es­pan­to que tan­to nos due­len.

Mu­chos se pre­gun­ta­rán qué le im­pi­de al go­bierno dar me­jo­res ser­vi­cios de reha­bi­li­ta­ción en las cár­ce­les para que la ma­yo­ría de los que es­tán allí, ba­jo su cus­to­dia día y no­che, que no pue­den mo­ver un de­do si no es ba­jo la vi­gi­lan­cia de un agen­te del Es­ta­do, no vuel­van a de­lin­quir. La res­pues­ta a esa pre­gun­ta no es di­fí­cil: el go­bierno no tie­ne re­cur­sos para dar­les cla­ses uni­ver­si­ta­rias, cur­sos vo­ca­cio­na­les y ser­vi­cios si­co­ló­gi­cos, en­tre otras de sus ne­ce­si­da­des, a 11,000 reos.

Pe­ro, aho­ra es que vie­ne el de­ta­lle que com­pli­ca es­to: el go­bierno ca­re­ce de re­cur­sos para eso por­que tie­ne mu­chos más reos de los que de­be­ría. Si tu­vie­ra me­nos, po­dría aten­der­los me­jor y a to­dos en la so­cie­dad nos iría me­jor. Pe­ro tie­ne de­ma­sia­dos por­que mu­chí­si­mos de los que es­tán hoy tras las re­jas son en­fer­mos que no de­bían es­tar allí, sino en un hos­pi­tal.

El per­fil del con­fi­na­do del De­par­ta­men­to de Co­rrec­ción y Reha­bi­li­ta­ción (DCR) di­ce que el 48.54% de los reos es­tá allí por de­li­tos con­tra la pro­pie­dad o de sus­tan­cias con­tro­la­das.

De los que co­me­tie­ron “de­li­tos con­tra la pro­pie­dad”, otra for­ma de de­cir ro­bo, una gran can­ti­dad son adic­tos que hur­ta­ron para sa­tis­fa­cer su vi­cio. Esos no de­ben es­tar pre­sos, sino sien­do aten­di­dos para la con­di­ción de sa­lud, que es la adic­ción a sus­tan­cias.

En Puer­to Ri­co, en cam­bio, se les en­cie­rra sin ser­vi­cios, se les obli­ga a rom­per la de­pen­den­cia en frío y des­pués se les suel­ta en una po­bla­ción pe­nal en la que abun­dan las mis­mas sus­tan­cias que los lle­va­ron allí. Del to­tal de los con­fi­na­dos, el 16.26% es­tá en la cár­cel por dro­gas ilí­ci­tas. De esos, el 21.75% ca­yó por po­se­sión. Esos son otros que tam­po­co ten­drían que es­tar pre­sos, sino sien­do aten­di­dos por pro­fe­sio­na­les de la sa­lud.

Es­tos ejem­plos son ape­nas una mi­ra­da par­cial, di­mi­nu­ta, a un pro­ble­ma com­ple­jí­si­mo. Si se le da una mi­ra­da más de cer­ca a to­da la po­bla­ción pe­nal, se en­cuen­tra a mu­chí­si­ma gen­te que, por di­ver­sas otras ra­zo­nes, no de­be­ría es­tar pre­sa.

Es­tán­do­lo, le cues­tan al Es­ta­do en di­ne­ro y en re­cur­sos. En con­se­cuen­cia, to­dos pa­ga­mos, por un la­do, por el des­co­mu­nal pre­cio que tie­ne el al­ma­cén de gen­te que ope­ra­mos aho­ra y, por el otro, con el cos­to so­cial que im­pli­ca te­ner que li­diar des­pués con tan­ta gen­te a la que la cár­cel per­ju­di­có mu­cho más de lo que la ayu­dó.

Es­to de las cár­ce­les, ade­más, es so­lo un ejem­plo de una po­lí­ti­ca que em­peo­ra el cri­men y que nos cues­ta a to­dos. Se po­dría ha­ber ha­bla­do tam­bién de la ab­sur­da “gue­rra con­tra las dro­gas”.

Otros si­tios se mue­ven ya para sa­lir de ese sin­sen­ti­do. Pe­ro a Ros­se­lló se le pre­gun­tó, en es­tos días, si apo­ya­ba la des­pe­na­li­za­ción de la ma­rihua­na. Di­jo que no por­que, se­gún sus pa­la­bras, “yo no veo que ese es el Puer­to Ri­co que la ma­yo­ría de la so­cie­dad quie­re”. Eso no es una res­pues­ta sen­sa­ta, por­que la ra­zón para asu­mir pos­tu­ra an­te una pro­pues­ta así no de­be ser si la so­cie­dad quie­re o no, sino si es bueno o ma­lo en sus mé­ri­tos.

Y, lo que na­die pue­de ne­gar es que, has­ta aho­ra, los si­tios que han des­pe­na­li­za­do dro­gas han te­ni­do re­sul­ta­dos bas­tan­te po­si­ti­vos.

Lo im­por­tan­te de en­ten­der de to­do es­to es que, con­tra­rio a los que nos quie­ren hacer creer, no es­ta­mos obli­ga­dos a vi­vir con­tan­do ca­da ma­ña­na a cuán­tos ma­ta­ron el día an­te­rior, ni per­dien­do sue­ño cuan­do uno de nues­tros hi­jos sa­le de no­che.

De­be­mos sa­ber que hay so­lu­cio­nes. Son di­fí­ci­les, arries­ga­das y to­man tiem­po. Pe­ro es­tán ahí. Que quie­nes nos go­bier­nan no las quie­ran im­plan­tar, por mie­do, por de­sidia, por ig­no­ran­cia o, quién sa­be si por con­ve­nien­cia, ya eso es otro show.

“Es bueno que se se­pa que el cri­men sí tie­ne so­lu­ción, que hay si­tios que han lo­gra­do lle­var­lo a ni­ve­les to­le­ra­bles”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.