Fa­mi­lias san­jua­ne­ras re­ci­ben do­na­ti­vo de fun­da­ción neo­yor­qui­na

Unas 4,000 fa­mi­lias re­ci­bi­rán un do­na­ti­vo de $1,000 de par­te de una fir­ma de in­ver­sio­nes de Nue­va York

El Nuevo Día - - PORTADA - GLO­RIA RUIZ KUILAN [email protected]­nue­vo­dia.com Twit­ter: @gruiz­kui­lan

El ma­tri­mo­nio de Rai­za Rivera y Ed­gar­do Be­ní­tez no es­pe­ra­ba la tar­je­ta de dé­bi­to de $1,000. Por eso ayer, mien­tras sa­lían del coliseo Ro­ber­to Cle­men­te de San Juan, nin­guno pa­ra­ba de son­reír mien­tras lle­va­ban el so­bre con la tar­je­ta. El hi­jo de la pa­re­ja, Ediel, de cua­tro años, no pa­ra­ba de sa­lu­dar con su mano.

El trío fue una de las 3,642 fa­mi­lias re­si­den­tes en San Juan que ayer re­ci­bie­ron un do­na­ti­vo de par­te del Can­tor Fitz­ge­rald Relief Fund. Las ayu­das fue­ron po­si­bles gra­cias a la em­pre­sa neo­yor­qui­na de in­ver­sio­nes Can­tor Fitz­ge­rald.

El di­ne­ro fue en­tre­ga­do a fa­mi­lias de es­ca­sos re­cur­sos eco­nó­mi­cos de la ciu­dad ca­pi­tal. El Mu­ni­ci­pio de San Juan re­ci­bió la en­co­mien­da de iden­ti­fi­car a per­so­nas afec­ta­das por el hu­ra­cán Ma­ría y que tu­vie­ran de­pen­dien­tes en­tre edad prees­co­lar y el sex­to gra­do.

“Pien­so que fue una gran idea”, di­jo Rivera.

“Nues­tra ca­sa se fue com­ple­ta”, aña­dió su es­po­so. La fa­mi­lia ac­tual­men­te vi­ve en una re­si­den­cia al­qui­la­da, por lo cual Be­ní­tez se­ña­ló que los $1,000 les ayu­da­rán pa­ra re­pa­rar su ho­gar y com­prar­le un jue­go de cuar­to a Ediel.

Por su par­te, Melisa Ubie­ra pla­ni­fi­ca­ba com­prar ma­te­ria­les y uni­for­mes pa­ra su hi­jo de un año, Jon Oli­ver, que es­tá en un pro­gra­ma Early Head Start.

“Nun­ca me ima­gi­né al­go así”, sos­tu­vo la re­si­den­te de Vi­lla Pal­me­ras, mien­tras mi­ra­ba el so­bre con in­cre­du­li­dad.

Los pro­pie­ta­rios de Can­tor Fitz­ge­rald, Ho­ward y Eddie Lutnick, crea­ron el fon­do de ayu­das tres días des­pués del ata­que te­rro­ris­ta a las To­rres Ge­me­las de Nue­va York, ocu­rri­do el 11 de sep­tiem­bre de 2001.

El ob­je­ti­vo, re­la­ta­ron ayer en una con­fe­ren­cia de pren­sa, era brin­dar asis­ten­cia fi­nan­cie­ra a las fa­mi­lias de los 658 em­plea­dos de la em­pre­sa que mu­rie­ron du­ran­te el aten­ta­do. Las ofi­ci­nas de Can­tor Fitz­ge­rald es­ta­ban ubi­ca­das en una de las to­rres de­rri­ba­das en el ata­que te­rro­ris­ta.

Los her­ma­nos Lutnick pre­ci­sa­ron que el 11 de sep­tiem­bre per­die­ron a su her­mano, Gary. Tras crear el Can­tor Fitz­ge­rald Relief Fund des­ti­na­ron, du­ran­te cin­co años, el 25% de las ga­nan­cias pa­ra fi­nan­ciar­lo.

La or­ga­ni­za­ción ha en­tre­ga­do do­na­ti­vos en Hous­ton, Te­xas, tras el pa­so del hu­ra­cán Har­vey; en Oklaho­ma tras el hu­ra­cán Moo­re; y en Nue­va York ayu­da­ron a las fa­mi­lias afec­ta­das por la tor­men­ta Sandy.

“He­mos tra­ba­ja­do por ca­si un año pa­ra que es­tas fa­mi­lias re­ci­ban las ayu­das”, di­jo la al­cal­de­sa de San Juan, Car­men Yu­lín Cruz.

La fun­cio­na­ria pre­ci­só que, en to­tal, se en­tre­ga­rán $4 mi­llo­nes a 4,000 fa­mi­lias con ni­ños y ni­ñas. Ayer se dis­tri­bu­ye­ron $3.6 mi­llo­nes, y el res­tan­te se­rá en­tre­ga­do en los pró­xi­mos días.

“Se les da la ayu­da sin res­tric­ción al­gu­na (pa­ra su uso)” HO­WARD LUTNICK DUE­ÑO DE CAN­TOR FITZ­GE­RALD RELIEF

Los re­ci­pien­tes de la ayu­da fue­ron se­lec­cio­na­dos por el Mu­ni­ci­pio en­tre los par­ti­ci­pan­tes de los pro­gra­mas de Early Head Start y Head Start de la ca­pi­tal, las es­cue­las pú­bli­cas de San Juan, el Co­le­gio San Ga­briel pa­ra ni­ños y ni­ñas sor­das, los pro­gra­mas de de­por­tes de San Juan, los be­ne­fi­cia­rios de la Ofi­ci­na de Desa­rro­llo In­te­gral de la Mu­jer y las fa­mi­lias que han pe­di­do al­gu­na ayu­da en la Ofi­ci­na de Ayu­da al Ciu­da­dano. Las fa­mi­lias se­lec­cio­na­das de­bían ser de es­ca­sos re­cur­sos eco­nó­mi­cos y te­ner ni­ños o ni­ñas que cur­sen es­tu­dios has­ta sex­to gra­do en San Juan.

“Se les da la ayu­da sin res­tric­ción al­gu­na (pa­ra su uso), con mu­cho res­pe­to y amor”, ex­pre­só Ho­ward Lutnick.

Ade­más, sos­tu­vo que de­ci­die­ron en­tre­gar las ayu­das en San Juan por­que “nos gus­ta em­pe­zar por los es­pa­cios más gran­des y en­con­trar a la ma­yor can­ti­dad de ni­ños”.

“Al tra­ba­jar con la al­cal­de­sa, ella pu­do con­se­guir las es­cue­las, lo­grar esa con­fian­za pa­ra que las fa­mi­lias pu­die­ran ve­nir hoy”, agre­gó el em­pre­sa­rio.

“En Nue­va York, su al­cal­de­sa es una es­tre­lla de rock. Ella tie­ne pa­sión y un co­ra­zón gran­de pa­ra ha­cer es­tos ac­tos de ca­ri­dad”, con­tes­tó Ho­ward Lutnick cuan­do se le in­sis­tió en por qué se­lec­cio­nó a la al­cal­de­sa y al mu­ni­ci­pio de San Juan co­mo alia­dos pa­ra traer la ayu­da a Puer­to Ri­co.

Su­mi­nis­tra­da

La al­cal­de­sa de San Juan ex­pli­ca el pro­ce­so de do­na­ti­vos que re­ci­bie­ron fa­mi­lias san­jua­ne­ras jun­to a los em­pre­sa­rios Ho­ward Lutnick y su es­po­sa, Alli­son.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.