A Ba­rea le so­bran ta­lo­nes

El Nuevo Día - - DEPORTES - CHU GAR­CÍA Co­lum­nis­ta

El pe­dia­tra ma­ya­güe­zano Jai­me Vi­quei­ra fue el pri­me­ro en com­pro­bar que el re­cién na­ci­do el 26 de ju­nio de 1984, Jo­sé Juan Ba­rea Mo­ra, te­nía un co­ra­zón de león.

Cuan­do pa­re­cía que el re­cién na­ci­do via­ja­ría rá­pi­da­men­te al más allá por te­ner un pul­món co­lap­sa­do al ha­ber tra­ga­do mu­cho lí­qui­do am­nió­ti­co, que amor­ti­gua al fe­to y per­mi­te su mo­vi­mien­to li­bre an­tes del pri­mer gri­to de vi­da, su cuer­pe­ci­to qui­so sa­lir­se de la in­cu­ba­do­ra con tan­to ím­pe­tu y ra­pi­dez co­mo pos­te­rior­men­te co­rre­ría so­bre los ta­blon­ci­llos de ba­lon­ces­to.

Con su ma­dre, Mar­ta y su pa­dre, Jai­me, al igual que el res­to de sus fa­mi­lia­res en­tre­le­za­dos con Dios pa­ra su sal­va­ción, Vi­quie­ra hi­zo aco­pio de su ex­pe­rien­cia y su vi­sión cien­tí­fi­ca, y les in­su­fló op­ti­mis­mo al afir­mar­les que ese be­bé la­tía de va­len­tía y que su re­cu­pe­ra­ción se­ría in­me­dia­ta.

No se equi­vo­có y se for­mó así la ter­na de her­ma­nos con Ja­son y Jai­me Ja­vier, con­for­man­do una fa­mi­lia de­por­tis­ta des­de la cu­na: Mar­ta en te­nis y Jai­me en wa­ter­po­lo, cur­san­do es­tu­dios en el RUM, mien­tras ellos eli­gie­ron el bas­ket y vo­lei­bol co­mo de­por­tes pri­ma­rios.

Sin em­bar­go, Jo­sé Juan, el ben­ja­mín, fue siem­pre jun­to a Ja­son, quien fue­ra aco­mo­da­dor en un cam­peo­na­to vo­lei­bo­lís­ti­co su­pe­rior de San Se­bas­tián, el que se veía obli­ga­do a dar más ba­ta­lla por su ta­lle más chi­co que ellos y el res­to es his­to­ria. El lla­ma­do Ca­ni­to arra­só en to­das las ca­te­go­rías me­no­res y pu­do ma­tri­cu­lar­se en el úl­ti­mo año de Mia­mi Ch­ris­tian School, con el cu­bano Pi­lín Ál­va­rez de men­tor, y pos­te­rior­men­te fue be­ca­do en Nort­heas­tern Uni­ver­sity, don­de anotó 2,209 pun­tos, que­dan­do so­lo de­trás de Reg­gie Le­wis, y ter­mi­nan­do fi­na­lis­ta del pre­mio Bob Cousy, el me­jor ar­ma­dor de la NCAA, en 2005 y 2006, pe­ro no fue su­fi­cien­te pa­ra ser es­co­gi­do en nin­gu­na de las dos ron­das del sor­teo de la NBA.

Sin aco­jo­nar­se, Jo­sé Juan en­tró a Da­llas Ma­ve­ricks, cre­ció en ca­li­dad y po­pu­la­ri­dad, tu­vo un exi­lio de dos tem­po­ra­das y me­dia en Min­ne­so­ta, y en 2014 re­gre­só a su pa­tria chi­ca. Aho­ra, sus afi­cio­na­dos su­fren su gra­ve le­sión de la ro­tu­ra del ta­lón de Aqui­les del pie de­re­cho, pe­ro ya él afir­mó, sin ti­tu­beos, que se re­cu­pe­ra­rá y que no so­na­rán las cam­pa­na­das de su re­ti­ro.

Su ver­da­de­ro va­lor, pues, con­sis­te en sa­ber su­frir pa­ra lue­go ha­cer fe­liz a los de­más con su hom­bría, pa­trio­tis­mo y ge­ne­ro­si­dad.

Mar­ta Mo­ra y Jai­me Ba­rea son los pa­dres del ca­nas­te­ro enebeís­ta Jo­sé Juan Ba­rea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.