BOYS AND GIRLS CLUB BA­YA­MÓN

Ar­qui­tec­to: Dr. Na­ta­niel Fús­ter so­cio prin­ci­pal de FUS­TER + Ar­chi­tects

El Nuevo Día - - CONSTRUCCI­ON -

El di­se­ño de las nue­vas ins­ta­la­cio­nes del Boys and Girls Club de Ba­ya­món al­ber­ga­rá es­pa­cios pa­ra que es­ta ins­ti­tu­ción sin fi­nes de lu­cro reali­ce su la­bor a fa­vor de la ju­ven­tud. Di­ver­sas se­cuen­cias de es­pa­cios in­te­rio­res y ex­te­rio­res, ade­cua­dos pa­ra el es­tu­dio y el re­creo y or­ga­ni­za­dos en torno a un es­que­ma li­neal de cir­cu­la­ción pea­to­nal, ca­rac­te­ri­zan al pro­yec­to. El edi­fi­cio que ac­tual­men­te se cons­tru­ye en un an­gos­to pe­ro alar­ga­do so­lar en la ave­ni­da Los Mi­llo­nes, ha­ce uso in­ten­si­vo de pa­tios in­te­rio­res co­mo par­te in­te­gral del es­que­ma. Ca­da pa­tio cuen­ta con un tra­ta­mien­to pai­sa­jís­ti­co par­ti­cu­lar. El pro­yec­to le sa­ca má­xi­mo par­ti­do a la ilu­mi­na­ción y ven­ti­la­ción na­tu­ral. Por eso al­gu­nos de los vo­lú­me­nes de te­cho, en par­ti­cu­lar en el área de la can­cha te­cha­da, fun­cio­nan co­mo tra­ga­lu­ces y chi­me­neas. Fue ga­lar­do­na­do el año pa­sa­do con un Pre­mio de Ho­nor del A. I. A., Ca­pí­tu­lo de Puer­to Ri­co.

¿Por qué re­cu­rrir al SCIP?

El sis­te­ma SCIP re­fuer­za, a tra­vés del uso de un ma­te­rial y su sis­te­ma cons­truc­ti­vo, las in­ten­cio­nes sus­ten­ta­bles del pro­yec­to. La razón prin­ci­pal de em­plear­lo es por su gran ca­pa­ci­dad de ais­la­mien­to tér­mi­co, lo que se tra­du­ce en es­truc­tu­ras con la du­re­za, du­ra­bi­li­dad y plas­ti­ci­dad del hor­mi­gón pe­ro con la fres­cu­ra de la ma­de­ra. En la ma­yor par­te de la cons­truc­ción de las pa­re­des y los te­chos del pro­yec­to se uti­li­za el sis­te­ma, en par­ti­cu­lar en las áreas con orien­ta­ción sur, el la­do más cas­ti­ga­do por sol. Es­to com­ple­men­ta­rá al­gu­nas áreas en hor­mi­gón ex­pues­to en el la­do nor­te, así que ar­qui­tec­tó­ni­ca­men­te se re­co­no­ce­rán los di­ver­sos ma­te­ria­les se­gún sus ter­mi­na­cio­nes li­sas y ex­pues­tas, res­pec­ti­va­men­te.

¿Có­mo be­ne­fi­cia el sis­te­ma al pro­yec­to?

Apar­te de sus sor­pren­den­tes cua­li­da­des en cuan­to al ais­la­mien­to tér­mi­co lo que brin­da­rá sig­ni­fi­ca­ti­vos aho­rros ener­gé­ti­cos re­la­cio­na­dos a la po­ca ne­ce­si­dad de re­fri­ge­ra­ción de es­pa­cios in­te­rio­res en el edi­fi­cio; el sis­te­ma re­sul­ta muy ló­gi­co en cuan­to a su uso en la cons­truc­ción. Es­to es por­que prác­ti­ca­men­te eli­mi­na la ne­ce­si­dad de usos de for­ma­le­tas y en con­se­cuen­cia re­du­ce enor­me­men­te la can­ti­dad de uso de ma­de­ra y la sub­se­cuen­te ge­ne­ra­ción de es­com­bros. El sis­te­ma es li­viano, lo que fa­ci­li­ta su cons­truc­ción y re­du­ce los ele­men­tos es­truc­tu­ra­les ne­ce­sa­rios pa­ra sos­te­ner car­gas y pa­ra con­tra­rres­tar el im­pac­to de los mo­vi­mien­tos sís­mi­cos.

¿Usar SCIP im­pli­có aho­rros eco­nó­mi­cos y en tiem­po de cons­truc­ción?

El sis­te­ma pre­su­po­ne aho­rros de tiem­pos lo que re­dun­da en aho­rros en cos­tos. La ven­ta­ja de po­der ar­mar una es­truc­tu­ra y po­der­la vi­sua­li­zar an­tes de apli­car­le la ca­pa fi­nal de mor­te­ro es­truc­tu­ral tam­bién pre­su­po­ne aho­rros re­la­cio­na­dos a la re­duc­ción de cam­bios en la obra.

En cuan­to a eco­ami­ga­ble, ¿qué ven­ta­ja ofre­ce el sis­te­ma?

Es­co­gi­mos es­te sis­te­ma prin­ci­pal­men­te por con­si­de­ra­cio­nes sus­ten­ta­bles. Ade­más, me­dian­te el em­pleo del SKIP se re­du­ce sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el uso de hor­mi­gón, uno de los prin­ci­pa­les emi­so­res de CO2 en el Pla­ne­ta. Tam­bién la mez­cla del mor­te­ro es­truc­tu­ral uti­li­za­do en el sis­te­ma con­tie­ne 'fly ash', un de­ri­va­do de la ma­nu­fac­tu­ra del hor­mi­gón que, re­ci­cla­do, ha­ce que la mez­cla sea más plás­ti­ca y re­sis­ten­te a grietas. Me pa­re­ce que mu­chos edi­fi­cios y en par­ti­cu­lar mu­chas re­si­den­cias, se­rían mu­cho más fres­cos y eco ami­ga­bles si uti­li­za­ran en su cons­truc­ción un sis­te­ma co­mo es­te.

Arro­yo Wa­ter Front na­ce co­mo la pri­me­ra pie­za de un plan pa­ra re­vi­ta­li­zar el cas­co ur­bano del pue­blo de Arro­yo. Es tam­bién el pri­mer es­fuer­zo pa­ra res­ca­tar el fren­te ma­rino del pue­blo. La re­cons­truc­ción de las can­chas de hand­ball más la cons­truc­ción de seis kios­cos gas­tro­nó­mi­cos, ba­ño, áreas de jue­go y áreas ver­des crean un am­bien­te atrac­ti­vo pa­ra las fa­mi­lias del cas­co ur­bano.

La dis­po­si­ción de los ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos crea una nue­va ru­ta pea­to­nal que apro­ve­cha la ubi­ca­ción cos­te­ra del pre­dio y per­mi­te a la gen­te un ma­yor ac­ce­so al mar. Las vis­tas se ma­xi­mi­zan pa­ra la ex­pe­rien­cia del vi­si­tan­te y re­sul­tan atrac­ti­vas no so­lo pa­ra pea­to­nes sino tam­bién en cuan­to a la pers­pec­ti­va vehi­cu­lar des­de la en­tra­da.

El vocabulari­o ar­qui­tec­tó­ni­co evo­ca imá- ge­nes de ve­las co­mo otras for­mas su­ti­les re­la­cio­na­das al mar que es­tá muy arrai­ga­do a la his­to­ria del pue­blo de Arro­yo y su cul­tu­ra.

¿Por qué uti­li­zó el SCIP?

Esen­cial­men­te es­te pro­duc­to se usó por dos ra­zo­nes par­ti­cu­la­res al pro­yec­to y a su ubi­ca­ción: La pri­me­ra fue que era una so­lu­ción eco­nó­mi­ca pa­ra es­te di­se­ño en par­ti­cu­lar. Las for­mas cur­vas de los te­chos re­pre­sen­ta­ban un cos­to adi­cio­nal al pro­yec­to por la di­fi­cul­tad cons­truc­ti­va uti­li­zan­do mé­to­dos con­ven­cio­na­les de for­ma­le­tas en ma­de­ra y va­ciar hor­mi­gón des­pués. Tan­to la cur­va­tu­ra co­mo la geo­me­tría hu­bie­sen ge­ne­ra­do mu­cho des­per­di­cio en el ma­te­rial de las for­ma­le­tas. El uso del SCIP fa­ci­li­ta la cons­truc­ción de for­mas no con­ven­cio­na­les ya que no re­quie­ren for­ma­le­tear­se. El SCIP es un ma­te­rial muy fle­xi­ble en su uso y la

po­si­bi­li­dad de em­pa­tar pie­zas re­ma­nen­tes per­mi­te apro­ve­char al má­xi­mo el ma­te­rial ge­ne­ran­do me­nos des­per­di­cio.

La se­gun­da razón fue la pro­pie­dad ais­lan­te del ma­te­rial. El uso de es­tos kios­cos es gas­tro­nó­mi­co, las co­ci­nas ge­ne­ran ca­lor y, ade­más, el ca­lor en los pre­dios pue­de ser so­fo­can­te. La preo­cu­pa­ción de ba­jar la tem­pe­ra­tu­ra den­tro del kios­co era pri­mor­dial. La com­bi­na­ción de las pro­pie­da­des ais­lan­tes del ma­te­rial, los te­chos al­tos y la ven­ti­la­ción cru­za­da lo­gró con­ver­tir es­tas es­truc­tu­ras en unos oa­sis de fres­cu­ra. Era im­pre­sio­nan­te du­ran­te el pro­ce­so de cons­truc­ción ver la di­fe­ren­cia de tem­pe­ra­tu­ra den­tro de la es­truc­tu­ra.

¿Usar SCIP im­pli­có aho­rros eco­nó­mi­cos y en tiem­po de cons­truc­ción?

Por las ra­zo­nes cons­truc­ti­vas an­tes men­cio­na­das hu­bo un aho­rro eco­nó­mi­co sig­ni­fi­ca­ti­vo. Tam­bién hu­bo un aho­rro de­ri­va­do por el tiem­po de cons­truc­ción de las es­truc­tu­ras. Una vez fue­ron fun­di­das las za­pa­tas y los pi­sos, las es­truc­tu­ras de los seis kios­cos fue­ron cons­trui­das en un pe­rio­do de apro­xi­ma­da­men­te tres se­ma­nas. La es­truc­tu­ra de los ba­ños to­mó una se­ma­na adi­cio­nal más o me­nos.

En cuan­to a eco­ami­ga­ble, ¿qué ven­ta­ja ofre­ce el sis­te­ma?

Es­ta pre­gun­ta tie­ne va­rios as­pec­tos. Po­de­mos men­cio­nar lo más ob­vio que es el im­pac­to tér­mi­co den­tro de las es­truc­tu­ras. Una es­truc­tu­ra más fres­ca dis­mi­nu­ye la ne­ce­si­dad de man­te­ner me­cá­ni­ca­men­te la tem­pe­ra­tu­ra del mis­mo. Es­to tie­ne un be­ne­fi­cio di­rec­to en cos­tos ope­ra­cio­na­les y el be­ne­fi­cio in­di­rec­to de mi­ni­mi­zar el im­pac­to ener­gé­ti­co al sis­te­ma de dis­tri­bu­ción. Si gas­ta­mos me­nos ener­gía, to­dos ga­na­mos.

To­do pro­ce­so de cons­truc­ción tie­ne un im­pac­to am­bien­tal. Nues­tro sis­te­ma de cons­truc­ción con­ven­cio­nal de hor­mi­gón y blo­ques ge­ne­ra el uso tem­po­ral de ma­de­ra pa­ra for­ma­le­tas. Es­ta ma­de­ra se pue­de re­uti­li­zar par­cial­men­te pe­ro su vida útil es li­mi­ta­da. Es­to ge­ne­ra des­per­di­cio. Co­mo men­cio­na­mos an­te­rior­men­te el SCIP mi­ni­mi­za el des­per­di­cio. Una obra de cons­truc­ción ge­ne­ra pol­vo, ero­sión, des­per­di­cio y de­más. Si mi­ni­mi­za­mos el tiem­po de du­ra­ción de es­tos efec­tos, mi­ni­mi­za­mos el im­pac­to am­bien­tal. El uso del SCIP lo­gra es­to.

Ar­qui­tec­to Na­ta­niel Fús­ter

Ar­qui­tec­to Al­do Mi­noz­zi

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.