Pie­dras re­es­cri­ben la his­to­ria

Las pie­zas que el pa­dre Na­za­rio ex­ca­vó ha­ce 136 años son fo­co de es­tu­dio

El Nuevo Día - - PUERTO RICO HOY - Ge­rar­do E. Alvarado León gal­va­ra­do@el­nue­vo­dia.com Twit­ter: @GAl­va­ra­do_END

Des­de que una an­cia­na mo­ri­bun­da le con­tó al pa­dre José María Na­za­rio y Can­cel dón­de es­ta­ba guar­da­da la “bi­blio­te­ca de Agüey­ba­ná” y es­te en­con­tró una co­lec­ción de 800 pie­dras con tra­zos muy peculiares, di­ver­sas teo­rías han sur­gi­do so­bre su ori­gen, sig­ni­fi­ca­do y an­ti­güe­dad, pe­ro más im­por­tan­te aún, su po­si­ble re­la­ción con via­jes trans­atlán­ti­cos pre­vios a los del al­mi­ran­te Cris­tó­bal Co­lón.

Co­rría el año 1880 y el pa­dre Na­za­rio era pá­rro­co en Gua­ya­ni­lla. La an­cia­na, de ori­gen in­dí­ge­na, co­no­cía que el cu­ra era afi­cio­na­do de la his­to­ria y la ar­queo­lo­gía, por lo que no du­dó en de­cir­le dón­de es­ta­ban las pie­dras en agra­de­ci­mien­to por sus cui­da­dos.

La an­cia­na sa­bía de las pie­dras por­que le ha­bía di­cho su pa­dre, quien, a su vez, su­po a tra­vés del su­yo. El pa­dre Na­za­rio re­ci­bió ins­truc­cio­nes que si­guió al pie de la le­tra, dan­do con las pie­dras en un lu­gar que 136 años des­pués si­gue sien­do un enig­ma, aun­que al­gu­nos creen que fue cer­ca de la desem­bo­ca­du­ra del río Yau­co, en el puer­to de Gua­ya­ni­lla.

El pa­dre Na­za­rio, que te­nía ex­pe­rien­cia en el es­tu­dio de cien­cias an­ti­guas de­bi­do a su for­ma­ción cle­ri­cal en la Uni­ver­si­dad de Sa­la­man­ca, lle­gó a la con­clu­sión de que las pie­dras con­te­nían la es­cri­tu­ra co­no­ci­da co­mo he­breo-cal­dai­ca y que es­ta­ban re­la­cio­na­das con las 10 tri­bus per­di­das de Is­rael. Pen­sa­ba que al­gu­nas ra­mi­fi­ca­cio­nes de esas tri­bus se ha­bían mo­vi­do a las Amé­ri­cas, lle­gan­do a Puer­to Rico y te­nien­do con­tac­to con los in­dí­ge­nas de la Is­la.

“Fue una in­ter­pre­ta­ción con la que no mu­cha gen­te es­tu­vo de acuer­do, pues ha­bla­ba de con­tac­tos en­tre el Vie­jo y el Nue­vo Mun­do an­tes de la lle­ga­da de Cris­tó­bal Co­lón. Acep­tar una in­ter­pre­ta­ción co­mo esa al­te­ra­ría to­da la no­ción exis­ten­te so­bre el des­cu­bri- mien­to (de Amé­ri­ca), apar­te que le da­ría ba­se a un plan­tea­mien­to bí­bli­co so­bre los es­pa­cios a los que se dis­per­sa­ron las tri­bus de Is­rael”, sos­tu­vo el ar­queó­lo­go Reniel Ro­drí­guez, de la Uni­ver­si­dad de Puer­to Rico (UPR) en Utua­do, quien en 2012 ini­ció una in­ves­ti­ga­ción so­bre las pie­dras.

MÚL­TI­PLES VER­SIO­NES.

La pri­me­ra men­ción ofi­cial de las pie­dras la hi­zo en 1890 el in­ves­ti­ga­dor fran­cés Alp­hon­se Pi­nart, quien se en­tre­vis­tó con el pa­dre Na­za­rio y con­clu­yó que las pri­me­ras pie­zas ha­lla­das eran au­tén­ti­cas. Des­ta­có, em­pe­ro, que gen­te del pue­blo fal­si­fi­ca­ba pie­dras y se las lle­va­ba al cu­ra, a cam­bio de que es­te les die­ra re­ga­los al acep­tar­las.

Lue­go, en 1903, vino al País el ar­queó­lo­go es­ta­dou­ni­den­se Jes­se Wal­ter Few­kes, quien le ofre­ció $800 al pa­dre Na­za­rio pa­ra que le ven­die­ra su co­lec­ción, pe­ro no lo con­ven­ció. Few­kes es­ta­ble­ció que las pie­dras eran fal­sas, sien­do esa la per­cep­ción que se man­tu­vo –y se man­tie­ne– en­tre la ma­yo­ría de los ar­queó­lo­gos.

En­tre 1911 y 1912, el pa­dre Na­za­rio en­fer­mó y pa­só de Gua­ya­ni­lla al obis­pa­do de San Juan. Se lle­vó las pie­dras con­si­go y allí lo vi­si­ta­ron im­por­tan­tes his­to­ria­dos lo­ca­les, co­mo Ca­ye­tano Coll y Tos­te y Adolfo de Hos­tos, hi­jo de Eu­ge­nio María de Hos­tos.

“Am­bos his­to­ria­do­res en­ten­dían que las pie­dras eran de im­por­tan­cia pa­ra el País y que ha­bía que abor­dar el te­ma, pe­ro no se hi­zo. No se sa­be có­mo, pe­ro des­de el obis­pa­do las pie­dras co­men­za­ron a se­gre­gar­se. De la co­lec­ción ori­gi­nal de 800 pie­dras, so­lo 200 ter­mi­na­ron en el Ins­ti­tu­to de Cul­tu­ra Puer­to­rri­que­ña (ICP), don­de nun­ca se ha he­cho una ges­tión es­pe­cí­fi­ca pa­ra es­tu­diar­las”, la­men­tó Ro­drí­guez.

Tras la muer­te del pa­dre Na­za­rio en 1919, quien re­to­mó el es­tu­dio de las pie­dras, en la dé­ca­da de 1980, fue el in­ge­nie­ro Au­re­lio Tió, en­ton­ces pre­si­den­te de la Aca­de­mia Puer­to­rri­que­ña de la His­to­ria.

Tió con­tac­tó al cien­tí­fi­co Barry Fell, pro­fe­sor emérito de la Uni­ver­si­dad de Har­vard y es­tu­dio­so de epi­gra­fía, quien ar­gu­men­tó que la es­cri­tu­ra en las pie­dras es­tá re­la­cio­na­da con el si­la­ba­rio an­ti­guo de los vas­cos, quie­nes se ha­brían mo­vi­do por el océano Atlán­ti­co has­ta las Amé­ri­cas.

“Tíó es­cri­bió más de 30 ar­tícu­los so­bre las pie­dras, pe­ro la co­mu­ni­dad ar­queo­ló­gi­ca no es­cri­bió ni uno en reac­ción a es­tos. Tió tra­tó de es­ta­ble­cer con­tac­tos co­la­bo­ra­ti­vos con ins­ti­tu­cio­nes den­tro y fue­ra de la Is­la, pe­ro no se le pres­tó mu­cha aten­ción”, con­tó Ro­drí­guez.

NUE­VOS HA­LLAZ­GOS.

Ro­drí­guez, quien tie­ne un doc­to­ra­do en el es­tu­dio de las he­rra­mien­tas de piedra de las so­cie­da­des in­dí­ge­nas del Ca­ri­be, se in­tere­só en las pie­dras del pa­dre Na­za­rio, pues de com­pro­bar­se que son au­tén­ti­cas cons­ti­tui­rían “el ha­llaz­go ar­queo­ló­gi­co más im­por­tan­te” de las Amé­ri­cas.

“He tra­ta­do de es­tu­diar las pie­dras usan­do mé­to­dos que son análo­gos a los que uti­li­zo pa­ra es­tu­diar cual­quier pie­za ar­queo­ló­gi­ca aso­cia­da a las so­cie­da­des in­dí­ge­nas de Puer­to Rico”, ex­pli­có.

Su in­ves­ti­ga­ción, agre­gó, com­pren­de tres ele­men­tos prin­ci­pa­les: es­ta­ble­cer el ori­gen de las ma­te­rias pri­mas de las que es­tán he­chas las pie­dras, pre­ci­sar las téc­ni­cas con las que se hi­cie­ron las ins­crip­cio­nes, y des­ci­frar el ti­po de es­cri­tu­ra.

“He he­cho al­gu­nos es­tu­dios pre­li­mi­na­res, que me dan cier­ta in­for­ma­ción que pue­do ir ade­lan­tan­do”, di­jo Ro­drí­guez.

En tér­mi­nos del es­tu­dio del ori­gen de las ma­te­rias pri­mas, se es­ta­ble­ció que se tra­ta de pe­ri­do­ti­ta y que ese ti­po de ro­ca pro­ba­ble­men­te fue ob­te­ni­da de fuen­tes que se en­cuen­tran en el su­r­oes­te de la Is­la.

“Lo que plan­tea es­to, por lo tan­to, es que la piedra que se tra­ba­jó es de ori­gen lo­cal, o sea, que la es­cri­tu­ra se

“Po­dría plan­tear­se la po­si­bi­li­dad de que Cris­tó­bal Co­lón su­po de la ru­ta ha­cia el Ca­ri­be de per­so­nas que ha­bían he­cho ese via­je mu­cho an­tes”

RENIEL RO­DRÍ­GUEZ

Ar­queó­lo­go

hi­zo en Puer­to Rico. Es­to no fue que al­guien lo tra­jo en bar­co des­de Eu­ro­pa y la gen­te em­pe­zó a re­pli­car­la, sino que la ma­te­ria pri­ma es de aquí y la es­cri­tu­ra se hi­zo aquí”, afir­mó.

So­bre las téc­ni­cas con las que se hi­cie­ron las ins­crip­cio­nes, Ro­drí­guez des­ta­có que el ti­po de “tra­di­ción tec­no­ló­gi­ca” que se ob­ser­va en las pie­dras del pa­dre Na­za­rio es muy di­fe­ren­te al que se tien­de a ver en ob­je­tos in­dí­ge­nas lo­ca­les.

“Lo que pa­re­ce in­di­car, por lo tan­to, es que se em­plea­ron mé­to­dos de ha­cer los tra­zos que no son ori­gi­na­rios de la Is­la, sino que fue­ron di­se­ña­dos por per­so­nas que no eran in­dí­ge­nas de aquí”, ex­pu­so.

Y en cuan­to al ti­po de es­cri­tu­ra, Ro­drí­guez in­di­có que “to­da­vía es­tá por des­ci­frar­se”, pe­ro es­tu­dios pre­li­mi­na­res apun­tan a que pu­die­ra tra­tar­se del al­fa­be­to lí­bi­co-be­re­ber, si­mi­lar al iden­ti­fi­ca­do en las Is­las Ca­na­rias de Es­pa­ña.

“Es­ta es una es­cri­tu­ra que se de­ri­va del no­roes­te de Áfri­ca y tie­ne orí­ge­nes fe­ni­cios. De es­to po­der co­rro­bo­rar­se, lo que plan­tea­ría es la po­si­bi­li­dad de que gru­pos de las Is­las Ca­na­rias se mo­vie­ron a tra­vés del océano Atlán­ti­co y arri­ba­ron al Ca­ri­be an­tes que Cris­tó­bal Co­lón, en­tran­do en con­tac­to con las so­cie­da­des in­dí­ge­nas de aquí. Otra po­si­bi­li­dad es que las so­cie­da­des de aquí se mo­vie­ron ha­cia allá, apren­die­ron la es­cri­tu­ra y vol­vie­ron, pe­ro eso me pa­re­ce me­nos pro­ba­ble”, di­jo el ar­queó­lo­go.

RE­CA­BA APO­YO. Aun­que ha con­se­gui­do que ex­per­tos de la Uni­ver­si­dad del Tu­ra­bo y la Uni­ver­si­dad de Mia­mi se in­vo­lu­cren, Ro­drí­guez afir­mó que pa­ra po­der com­ple­tar su in­ves­ti­ga­ción “ha­ce fal­ta el apo­yo de las ins­ti­tu­cio­nes lo­ca­les”, co­mo el ICP y la Ofi­ci­na del Historiado­r Ofi­cial de Puer­to Rico, en­tre otras.

“Ne­ce­si­ta­mos su ayu­da pa­ra po­der con­cluir al­gu­nos de los es­tu­dios es­pe­cia­li­za­dos, por ejem­plo, el da­ta­do de al­gu­nas pie­zas que es­tán que­ma­das usan­do una téc­ni­ca que se co­no­ce co­mo ter­mo­lu­mi­nis­cen­cia. Otras pie­zas tie­nen car­bón ad­he­ri­do y so­lo po­de­mos da­tar­las usan­do la téc­ni­ca de car­bono 14. Tam­bién ha­ce fal­ta el pe­ri­ta­je de ex­per­tos en epi­gra­fía, que ayu­den a es­ta­ble­cer de ma­ne­ra con­clu­yen­te cuál es el ti­po de es­cri­tu­ra en las pie­dras”, ex­pre­só.

Ro­drí­guez con­clu­yó re­cal­can­do que las im­pli­ca­cio­nes de su in­ves­ti­ga­ción “se­rían he­mis­fé­ri­cas”, si se co­rro­bo­ra la au­ten­ti­ci­dad de las pie­dras.

Las pie­dras del pa­dre Na­za­rio po­drían evi­den­ciar via­jes trans­atlán­ti­cos pre­vios a los de Cris­tó­bal Co­lón.

De una co­lec­ción ori­gi­nal de 800 pie­dras, en las ac­tua­li­dad que­dan unas 200.

Ro­drí­guez ini­ció su in­ves­ti­ga­ción so­bre las pie­dras en el año 2012.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.