El Nuevo Día

Rodeado de misterio el asesinato de mujer

- POR GLORIA RUIZ KUILAN gruiz@elnuevodia.com

MOCA – Sentado en su balcón, rodeado de familiares y sujetando un celular con su mano derecha, Wilfredo González llegó ayer a una conclusión: la muerte de su hija fue un accidente desgraciad­o.

“Eso fue un accidente, un incidente desgraciad­o”, dijo el hombre, quien es un policía retirado de la Uniformada.

Respondió en la negativa cuando se le preguntó si la muerte de Vilmarie González Hernández pudo ser producto de un acto de violencia doméstica. “Él no estaba en la casa”, dijo sobre su yerno, Luis Loperena, hijo del exlegislad­or con el mismo nombre.

Pero el jefe del Cuerpo de Investigac­iones Criminales de la región policiaca de Aguadilla, Julio Pérez, calificó la conclusión de González como “su opinión personal, no necesariam­ente la mía”. Dijo que el esposo de la víctima, “de acuerdo a la investigac­ión y a las pruebas de forenses podría convertirs­e en un sospechoso (por asesinato)”.

“No voy a dar detalles que nos dañen la pesquisa. (Pero) no descartamo­s ningún ángulo, el único que descartamo­s es el robo”, dijo el oficial.

Loperena se amparó ayer en la Quinta Enmienda mientras era interrogad­o por las autoridade­s.

El cuerpo sin vida de González Hernández fue hallado el miércoles a las 8:53 de la noche en su residencia en el barrio Cuba de Moca junto a sus hijos de 3 y 7 años de edad. La mujer, de 30 años, presentaba un impacto de bala en la cabeza, indica el informe policial.

La hija de 3 años, a su vez, tenía una herida de bala –con entrada y salida– en su pómulo derecho y quemaduras en el hombro, que las autoridade­s presumen fueron a causa del impacto de bala. Dos armas fueron ocupadas en la casa, dijo Pérez. Cuando llegó la Policía a la escena, Loperena y su padre estaban en la residencia.

Loperena –quien posee licencia para portar armas– fue captado por El Nuevo Día cuando llegó ayer a la residencia a bordo de un vehículo negro que conducía su padre. Permaneció dentro del auto cabizbajo y con gafas de sol.

En cambio, el exlegislad­or respondió con un “desconozco” al preguntárs­ele si tenía idea de lo que pudo haber pasado que desembocar­a en el asesinato de su nuera.

“Ellos estaban solos aquí. Ella con los niños. ¿Qué pasó?, no lo sé. Mi hijo no estaba. Él llegó y se encontró con la escena. Estaba en el supermerca­do comprando unas cosas y cuando regresó se encontró con la situación”.

 ??  ?? EL ESPOSO de la víctima, Luis Loperena, hijo del exlegislad­or del mismo nombre, llegó ayer a la residencia en un vehículo conducido por su padre.
EL ESPOSO de la víctima, Luis Loperena, hijo del exlegislad­or del mismo nombre, llegó ayer a la residencia en un vehículo conducido por su padre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico