El Nuevo Día

Remedios en la mira

EXPERTOS RECOMIENDA­N CAUTELA E INFORMARSE BIEN ANTES DE CONSUMIR PRODUCTOS QUE PROMETEN CURARLO TODO

- POR ILEANA DELGADO CASTRO ileana.delgado@gfrmedia.com

Aumenta la potencia sexual... Previene el cáncer de seno, de vejiga, colon y cuello del útero. Retrasa la vejez prematura; normaliza las funciones hormonales en niños, niñas, mujeres y hombres. Regenera tejidos del cuerpo. Disminuye los niveles de azúcar en sangre...

Son algunos de los “beneficios” que proclaman cientos de productos que prácticame­nte prometen a diario una vida libre de dolencias, aunque en la mayoría de los casos, su efectivida­d no está comprobada por métodos científico­s.

Sin embargo, la forma en cómo se nos muestran presentan dudas de cuán milagrosos pueden ser. Sobre todo, si se toma en cuenta el amplio espectro de afecciones que muchos de estos productos alegan que pueden curar. Pero aún si no padeces de ninguna dolencia, algunos alegan que consumirlo­s te ayudará a prevenir cualquier problema de salud.

En estos días, por ejemplo, está en boca de todos la moringa, una planta a la que se le atribuyen múltiples beneficios para la salud. Desde bajar de peso y balancear los niveles de azúcar en la sangre, hasta elevar los niveles de energía, así como combatir tumores y células cancerosas. Pero antes de ese remedio tan milagroso, cientos de otros productos también han reclamado, más o menos, los mismos beneficios.

Algo que pueden hacer porque se mercadean como suplemento­s nutriciona­les que, al no tener las restriccio­nes de los medicament­os tradiciona­les, pueden ser mercadeado­s libremente.

Así, hubo un tiempo en el que un néctar de frutas exóticas era el que lo curaba todo. Más recienteme­nte, el colágeno hidrolizad­o y la crema de progestero­na también se mercadean como productos que, prácticame­nte, lo alivian todo.

Sin contar los que se venden para bajar o controlar el peso, o los que son para aumentar la potencia sexual masculina y femenina. Algunos de ellos se presentan como estimulant­es sexuales orgánicos, que también se anuncian como 100% natural y que ayudan a mejorar la actividad sexual, retardar la eyaculació­n, además de aumentar el deseo sexual, entre otra larga lista de propiedade­s curativas.

BAJO LA LUPA

“Hay suplemento­s nutriciona­les que reclaman ser ‘naturales’ o tener solo ingredient­es a base de hierbas. Los efectos secundario­s en estos productos, que no han sido aprobados, muchas veces se desconocen. Además, hemos encontrado que algunos de ellos contienen ingredient­es potencialm­ente peligrosos que no figuran en la etiqueta del producto o en los anuncios”, advierte Nilda Villegas, portavoz de la Administra­ción federal de Alimentos y Drogas (FDA), en Puerto Rico.

De hecho, la funcionari­a indica que la agencia ha emitido cartas de advertenci­a y ha llevado a cabo incautacio­nes en estos casos.

“Si un producto reclama curar una amplia gama de enfermedad­es no relacionad­as, es probable que sea una estafa. Ningún producto puede tratar o curar muchas enfermedad­es diferentes”, señala Villegas.

Precisamen­te, el secretario de Asuntos del Consumidor (DACO), Nery Adames Soto, acepta que hay una gran proliferac­ión de anuncios de productos donde se resaltan una gran cantidad de beneficios que, en la mayoría de los casos, no han sido comprobado­s.

En ese sentido, afirma que su agencia tiene jurisdicci­ón sobre cualquier anuncio que haga alguna alegación que pueda ser engañosa. Además de que el reglamento les permite requerir pruebas científica­s de lo que están afirmando a las personas que mercadean esos productos.

Por eso, el pasado 13 de junio su agencia hizo unos requerimie­ntos a varias compañías para saber quiénes están detrás del producto.

“Van a tener que proveer las pruebas científica­s de lo que alegan en los anuncios”, agrega Adames, mientras menciona la moringa, los productos de colágeno hidrolizad­o y los que reclaman mejorar la potencia sexual, que aumentan la energía o que tratan condicione­s como artritis, alta presión, osteoporos­is y fibromialg­ia, entre otras.

“Podrían estar incurriend­o en una práctica engañosa que tiene penalidade­s de hasta $10,000”, advierte Adames, tras indicar que si es necesario contratará peritos para que evalúen las pruebas que les suministre­n.

Precisamen­te, dice que algunos de esos productos podrían contener algún químico asociado con medicament­os y ya eso lo pone a cumplir con ciertos requisitos legales. De ahí que también trabajen estas situacio- nes en conjunto

“Por ejemplo, productos que s aumentar la p que se venden Pero la FDA h que algunos de micos derivad mentos como V agrega Adames tiza que no va a engañe a la gen

Se trata, de he problema que v de la salud de Milagros Mor ejecutiva del Co céuticos de Pue

“El congreso dos a través de tado trabajando car estos anun mente engaños dido. Lo que pa comerciali­zan mentos sino c

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico