El Nuevo Día

Ar­te y ca­ba­llos al res­ca­te de jó­ve­nes es­pe­cia­les

Es­tu­dian­tes de edu­ca­ción es­pe­cial dis­fru­tan de los be­ne­fi­cios de un pro­gra­ma que usa ar­te­te­ra­pia y equi­no­te­ra­pia

- Os­man Pérez Mén­dez os­man.perez@gfrme­dia.com Twit­ter: @Os­ma­n_PM

Mon­tan a ca­ba­llo, pin­tan y, de pa­so, desa­rro­llan im­por­tan­tes des­tre­zas mien­tras al mis­mo tiem­po dis­fru­tan, tal co­mo lo re­fle­ja­ban sus fe­li­ces ros­tros lue­go de aca­bar la se­sión ma­tu­ti­na del pro­gra­ma Tran­si­ción a la Vi­da Adul­ta a tra­vés de Equi­no­te­ra­pia y Ar­te, un pro­gra­ma di­ri­gi­do a es­tu­dian­tes de edu­ca­ción es­pe­cial en las ins­ta­la­cio­nes del Bos­que Ecues­tre la Sebastiana, en el Par­que Ju­lio En­ri­que Mo­na­gas.

“Es­to es­tá bien gu­fia’o”, ex­cla­mó uno de los par­ti­ci­pan­tes, de 19 años, cuan­do le pre­gun­ta­mos có­mo se sen­tía tras mon­tar a ca­ba­llo.

“Me gus­tan los ca­ba­llos. Me sien­to bien. Uno lo que ha­ce es apren­der. Ya les lim­pia­mos el ca­mino, los pa­si­llos. Ya quie­ro ba­ñar­lo. Quie­ro se­guir par­ti­ci­pan­do”, con­ti­nuó el jo­ven con una gran son­ri­sa.

“Me gus­ta ve­nir, me gus­tan los ca- ba­llos, me sien­to bien”, ex­cla­mó otro jo­ven de 16 años que se­ña­ló al “ca­ba­lli­to blan­co” co­mo el que más le gus­ta­ba.

“Me gus­ta que ven­gan otros mu­cha­chos. Siem­pre go­za­mos en la gua­gua. Pe­ro hoy es­ta­ba fría, y es­tá­ba­mos lo­cos por ba­jar­nos”, aña­dió el es­tu­dian­te de 19 años. “Pe­ro no que­re­mos que se aca­be (el pro­gra­ma). Que­re­mos que ven­gan más mu­cha­chos”.

Se­gún ex­pli­có Mar­ta Jaraíz, di­rec­to­ra de la Fun­da­ción Ca­rru­sel, a tra­vés del ar­te y la in­ter­ac­ción con los ca­ba­llos, y con di­ver­sos ejer­ci­cios, los jó­ve­nes desa­rro­llan des­tre­zas mo­to­ras, de equi­li­brio, pos­tu­ra, así co­mo de po­ner aten­ción.

Ac­tual­men­te par­ti­ci­pan del pro­gra­ma 42 es­tu­dian­tes de en­tre 14 a 21 años de cua­tro es­cue­las de edu­ca­ción es­pe­cial del Ba­ya­món, mu­ni­ci­pio que co­la­bo­ra con la ini­cia­ti­va. Seis de ellos, ade­más, par­ti­ci­pan de un pro­gra­ma pa­ra gra­duar­se de mo­zos de cua­dra en co­la­bo­ra­ción con el hi­pó­dro­mo.

Des­de el 2011 es­te pro­gra­ma ha im­pac­ta­do a más de 500 ni­ños de edu­ca­ción es­pe­cial, con mu­chí­si­mas his­to­rias de éxi­to y su­pera­ción.

“Te­ne­mos un chi­co que lle­gó acá se­rio, con los ojos ce­rra­dos, que no ha­bla­ba ca­si na­da. A los dos me­ses ya se reía, ha­cía bro­mas, te gui­ña­ba el ojo”, re­la­tó Jaraíz. ta­men­to de Edu­ca­ción, el de Sa­lud, el del Tra­ba­jo y la Ad­mi­nis­tra­ción de Reha­bi­li­ta­ción Vo­ca­cio­nal.

“El costo per cá­pi­ta no es tan al­to. Es una can­ti­dad mí­ni­ma por es­tu­dian­te. Po­drían ayu­dar a man­te­ner es­te pro­yec­to. Tú ves los ros­tros de es­tos ni­ños, la emo­ción al acer­car­se al ani­mal, po­der to­car­lo, pei­nar­lo. Es al­go bien in­no­va­dor”, aña­dió Pi­men­tel.

“Mi sue­ño es que es­to se pue­da ex­ten­der a mu­chas más es­cue­las, y que pue­da ser al­go es­ta­ble­ci­do, fi­jo, que no ten­ga que es­tar to­dos los años bus­can­do y pi­dien­do”, sen­ten­ció Jaraíz.

“Me gus­tan los ca­ba­llos. Me sien­to bien. Uno lo que ha­ce es apren­der... Ya quie­ro ba­ñar­lo”

JO­VEN ESTUDIANTT­E

Par­ti­ci­pan­te del pro­gra­ma

“Hay otra ni­ña que ca­si no ha­bla­ba en el sa­lón de cla­ses, le da­ba ver­güen­za ha­blar, es­con­día la ca­be­za, pe­ro po­co a po­co, con las te­ra­pias, ga­nó con­fian­za has­ta que un día le di­jo a la maes­tra que que­ría ha­blar, y subió a la ta­ri­ma y em­pe­zó a ha­blar so­bre los ca­ba­llos”, re­cor­dó.

Pe­ro a pe­sar de esos lo­gros, y del res­pal­do de en­ti­da­des co­mo la Uni­ver­si­dad de Puer­to Ri­co y la Fun­da­ción Car­va­jal, así co­mo el apo­yo de in­di­vi­duos, mu­chos de los cua­les ofre­cen su la­bor de for­ma vo­lun­ta­ria, man­te­ner un fi­nan­cia­mien­to cons­tan­te del pro­gra­ma es “la ta­rea más du­ra” que en­fren­tan sus or­ga­ni­za­do­res.

De mo­men­to, ex­pli­có Jaraíz, una par­te con­si­de­ra­ble del pro­gra­ma se fi­nan­cia con el apor­te del Con­se­jo Es­ta­tal so­bre De­fi­cien­cias en el Desa­rro­llo, en­ti­dad que se nu­tre de fon­dos fe­de­ra­les.

Jo­sé Pi­men­tel, miem­bro del Con­se­jo, acla­ró que aun­que la en­ti­dad tie­ne co­mo fin “sub­ven­cio­nar pro­yec­tos que a lar­go pla­zo se con­vier­tan en au­to­sus­ten­ta­bles”, su apor­te tie­ne un lí­mi­te de $150,000, y otro lí­mi­te de tres años.

“Es­te pro­yec­to gri­ta por­que otras agen­cias que tam­bién re­ci­ben fon­dos fe­de­ra­les pa­ra aten­der a es­ta po­bla­ción se in­vo­lu­cren”, di­jo Pi­men­tel, men­cio­nan­do en­tre otros al De­par-

 ??  ?? El maes­tro de edu­ca­ción fí­si­ca adap­ta­da Héc­tor Me­lo Cas­tro su­per­vi­sa la ca­bal­ga­ta de uno de los es­tu­dian­tes par­ti­ci­pan­tes del pro­gra­ma.
El maes­tro de edu­ca­ción fí­si­ca adap­ta­da Héc­tor Me­lo Cas­tro su­per­vi­sa la ca­bal­ga­ta de uno de los es­tu­dian­tes par­ti­ci­pan­tes del pro­gra­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico