Nick Qui­jano

El pin­tor re­tra­ta en su obra re­cien­te la mú­si­ca, la me­mo­ria cul­tu­ral y los es­pa­cios ur­ba­nos

El Nuevo Día - - PORTADA - ILEA­NA DEL­GA­DO CAS­TRO ilea­na.del­ga­do@gfrme­dia.com

El diá­lo­go en­tre la cul­tu­ra po­pu­lar, los es­pa­cios ur­ba­nos y la afir­ma­ción na­cio­nal es el hi­lo con­duc­tor de la mues­tra “Te­sis”, del ar­tis­ta puer­to­rri­que­ño Nick Qui­jano, que se ex­po­ne en la ga­le­ría SPA­CE, en San Pa­tri­cio, en Guay­na­bo. Te­mas muy afi­nes a Ma­nuel Váz­quez, pro­pie­ta­rio de la ga­le­ría y cu­ra­dor de la ex­hi­bi­ción, que le per­mi­tie­ron desa­rro­llar su te­sis de maes­tría en His­to­ria de Puer­to Ri­co en el Cen­tro de Es­tu­dios Avan­za­dos de Puer­to Ri­co y el Ca­ri­be.

“Las imá­ge­nes que Nick pin­ta me sir­vie­ron de do­cu­men­ta­ción his­tó­ri­ca”, ex­pli­ca Váz­quez, quien ma­ña­na, mar­tes 19 de no­viem­bre, a par­tir de las 7:00 p. m., pre­sen­ta­rá un con­ver­sa­to­rio so­bre los te­mas in­ves­ti­ga­dos, ade­más de com­par­tir jun­to al ar­tis­ta as­pec­tos de su obra y su vi­da.

Las obras, ex­pli­ca el cu­ra­dor, for­man par­te de la his­to­rio­gra­fía del ar­te puer­to­rri­que­ño y han si­do re­co­no­ci­das por los crí­ti­cos a ni­vel lo­cal e in­ter­na­cio­nal. Se tra­ta de 31 pie­zas en di­ver­sos for­ma­tos en las que Qui­jano uti­li­zó el me­dio “goua­che”, téc­ni­ca de pin­tu­ra que con­sis­te en di­luir los co­lo­res en agua so­bre pa­pel “Ar­ches”.

Se­gún in­di­ca Váz­quez, su tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción se ba­só en sie­te pie­zas ori­gi­na­les del ar­tis­ta -rea­li­za­das en­tre 1990 has­ta el 2005-, en las que se pue­de ob­ser­var la cul­tu­ra po­pu­lar, la mú­si­ca, el ba­rrio, la re­pre­sen­ta­ción del es­pa­cio fa­mi­liar, lo do­més­ti­co y la fies­ta de pue­blo.

“En es­tas obras se pue­de apre­ciar los di­fe­ren­tes gru­pos ét­ni­cos de Puer­to Ri­co y

los ele­men­tos que son par­te de lo que Nick Qui­jano lle­va mu­cho tiem­po tra­ba­jan­do”, agre­ga el ga­le­ris­ta, quien di­ce que lo une al ar­tis­ta mu­chos años de amis­tad, ade­más de una gran ad­mi­ra­ción por su tra­ba­jo.

PIN­TAR UNA ME­MO­RIA CUL­TU­RAL

To­das las pie­zas que se ex­hi­ben son iné­di­tas, pe­ro Qui­jano ex­pli­ca que al­gu­nas las ha­bía em­pe­za­do an­tes y las ter­mi­nó ba­sán­do­se en la te­sis de Váz­quez. “Él me di­jo que ha­bía una afi­ni­dad con­mi­go res­pec­to a su te­sis por­que lo que yo ven­go ha­cien­do, pre­ci­sa­men­te, es crean­do me­mo­ria his­tó­ri­ca. Así que esos bo­ce­tos, esas pie­zas em­pe­za­das es­ta­ban to­das ba­sa­das en ese mis­mo afán de re­crear, di­vul­gar y de ser tes­ti­mo­nio de una me­mo­ria cul­tu­ral del país”.

El ar­tis­ta, que se pro­cla­ma “baby boo­mer”, comenta que, en su pro­ce­so crea­ti­vo en torno a es­te ti­po de pie­zas, siem­pre se ha am­pa­ra­do en los maes­tros de la épo­ca de los 50 -Tony Mal­do­na­do, Rafael Tu­fi­ño y Jo­sé An­to­nio To­rres Mar­ti­nó, en­tre otros.

“Ellos in­flu­ye­ron en mí de una ma­ne­ra di­rec­ta o in­di­rec­ta. Pe­ro me di cuen­ta de que, aun­que es­ta­ba cer­ca de ellos, yo era de otra épo­ca y ha­bía un mon­tón de co­sas que son va­lio­sas pa­ra mí y que no se ha­bían he­cho. Ahí es que, pre­ci­sa­men­te, la te­sis de Ma­nuel me per­mi­te sa­car pie­zas con esa mi­ra­da ur­ba­na, de pue­blo, la mi­ra­da de lo que es el te­ji­do so­cial y la mú­si­ca, así co­mo la idio­sin­cra­sia bo­ri­cua”, ex­pli­ca Qui­jano.

MÚ­SI­CA Y ES­PA­CIOS UR­BA­NOS

Pre­ci­sa­men­te, una de las obras con las que pri­me­ro se to­pa el pú­bli­co en la ga­le­ría se ti­tu­la “El Buen Ca­fé” y que, se­gún Váz­quez, es una si­nop­sis de su te­ma de in­ves­ti­ga­ción. Co­mo su nom­bre in­di­ca, se ba­sa en el em­ble­má­ti­co ca­fé en Ha­ti­llo, una pa­ra­da obli­ga­da del tra­yec­to en los via­jes que ha­cía el ar­tis­ta en­tre San Juan y Ma­ya­güez.

“Es­tá re­pre­sen­ta­do el pue­blo, la cul­tu­ra po­pu­lar, el es­pa­cio ur­bano y la mú­si­ca. Y esa es su im­por­tan­cia, por eso es­tá en la en­tra­da de la ga­le­ría por­que fue el sím­bo­lo pa­ra lle­gar a en­ten­der el pro­yec­to”, ex­pli­ca el cu­ra­dor, quien en­fa­ti­za en que el te­ma cen­tral de la mues­tra es la re­pre­sen­ta­ción de la cul­tu­ra po­pu­lar en los es­pa­cios ur­ba­nos co­mo afir­ma­ción na­cio­nal.

En ese sen­ti­do, agre­ga Qui­jano, quie­re pro­vo­car que la per­so­na que ve ca­da una de las pie­zas, de al­gu­na ma­ne­ra tam­bién “en­cuen­tre un hi­lo con­duc­tor en su vi­da que lo pue­da atar con la obra”. Más que na­da, por­que a tra­vés de ellas se pue­de re­cor­dar, por ejem­plo, a la abue­la, a un tío o al­gún fa­mi­liar cer­cano, así co­mo re­vi­vir ex­pe­rien­cias fa­mi­lia­res “que a la vez son com­po­nen­tes esen­cia­les que con­tri­bu­yen a cons­truir un país”.

Por eso, a lo lar­go de la ex­hi­bi­ción se crea un re­co­rri­do his­tó­ri­co con un en­fo­que ha­cia la cul­tu­ra bo­ri­cua. Es lo que se pue­de ob­ser­var en su ho­me­na­je y ce­le­bra­ción de los ali­men­tos que se cul­ti­van en nues­tra tie­rra, así co­mo a los agri­cul­to­res, don­de so­bre­sa­le una pie­za de una piña gi­gan­te, u otra en la que se des­ta­ca el man­gó. La mues­tra con­ti­núa con un ho­me­na­je a la mú­si­ca de Ti­te Cu­ret con la pie­za “Com­par­sa Ca­cha­na”, ins­pi­ra­da en la icó­ni­ca pin­tu­ra de Fran­cis­co de Go­ya ti­tu­la­da “El en­tie­rro de la sar­di­na”.

Ca­be re­sal­tar que Nick Qui­jano, ade­más de to­car el sa­xo­fón, es can­tan­te. Su pa­dre y tío eran mú­si­cos y es pri­mo del re­co­no­ci­do mú­si­co Joe Qui­jano. “Así que en mí te­sis ha­blo mu­cho de la mú­si­ca y de la im­por­tan­cia en la vi­da de Nick”, afir­ma Váz­quez.

Otras pie­zas que lla­man la aten­ción son la que ce­le­bran la cos­ta y los fru­tos ma­ri­nos. En es­tas, por ejem­plo, el ar­te re­ba­sa la pie­za y sa­le has­ta el mar­co, un ejer­ci­cio que pa­ra el ar­tis­ta sig­ni­fi­ca “sa­lir de esa fron­te­ra que se su­po­ne que obli­gue a uno a en­mar­car”.

“Hay un jue­go me­ta­fó­ri­co y lo que tra­to es, de cier­ta ma­ne­ra, crear una es­pe­ci­fi­ci­dad de quie­nes so­mos pa­ra de­fi­nir quién es bo­ri­cua y quién no. Pe­ro no tie­ne na­da que ver con pre­jui­cio; es pa­ra de­cir que nues­tra es­pe­ci­fi­ci­dad nos de­fi­ne co­mo cul­tu­ra”, ana­li­za Qui­jano.

Tam­bién se ex­hi­ben obras que des­ta­can los es­pa­cios ur­ba­nos, co­mo las pla­zas pú­bli­cas de los pue­blos y las que les ha­cen un ho­me­na­je a la mu­jer, tan­to a la be­lle­za de la fé­mi­na puer­to­rri­que­ña “y a nues­tras ma­dres”. Una de ellas es “El ten­de­re­te” y otra, más sen­sual, la “Ma­don­na”.

“En mu­chas pie­zas de Nick siem­pre se re­pre­sen­ta a la fa­mi­lia y tam­bién la vi­da po­lí­ti­ca y so­cial en las que ex­pre­sa los sen­ti­mien­tos que tie­ne en tér­mi­nos de su afir­ma­ción na­cio­nal”, agre­ga Váz­quez.

“Esos bo­ce­tos, esas pie­zas em­pe­za­das es­ta­ban to­das ba­sa­das en ese mis­mo afán de re­crear, di­vul­gar y de ser tes­ti­mo­nio de una me­mo­ria cul­tu­ral del país”.

NICK QUI­JANO

PIN­TOR

Te­re­sa.ca­nino@gfrme­dia.com

En la ex­po­si­ción, Nick Qui­jano abor­da no so­lo per­so­na­jes, si­tua­cio­nes y es­pa­cios re­la­ti­vos a la cul­tu­ra po­pu­lar puer­to­rri­que­ña, sino que rin­de tri­bu­to a los fru­tos cul­ti­va­dos en la is­la que se han in­ser­ta­do en la me­mo­ria co­lec­ti­va del país.

Dfg dsf gdfs gfdsg

La im­por­tan­cia de la mú­si­ca en los di­ver­sos es­ce­na­rios de la vi­da co­ti­dia­na del puer­to­rri­que­ño que­da re­fle­ja­da en al­gu­nas pie­zas.

Te­re­sa.ca­nino@gfrme­dia.com

Ma­nuel Váz­quez y Nick Qui­jano do­cu­men­tan la his­to­ria de Puer­to Ri­co a tra­vés del ar­te des­de dos acer­ca­mien­tos: el aca­dé­mi­co y el pic­tó­ri­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.