No­ci­vo can­ce­lar las fies­tas de la ca­lle San Se­bas­tián

El Nuevo Día - - OPINIÓN -

Los te­rre­mo­tos sin nom­bres del día de la fies­ta de Reyes y sus múl­ti­ples ré­pli­cas cau­sa­ron un desas­tre y emer­gen­cia en la is­la, en par­ti­cu­lar en la zo­na sur. La eco­no­mía se pa­ra­li­zó va­rios días por la pér­di­da de ener­gía eléc­tri­ca.

Con mu­cho pe­sar por los da­ños emo­cio­na­les y fí­si­cos que cau­sa­ron los te­rre­mo­tos, las fies­tas de la ca­lle San Se­bas­tián no fue­ron can­ce­la­das y con­ti­núan en pie es­ta se­ma­na, del miér­co­les 15 al do­min­go 19 de enero, en su lu­gar tra­di­cio­nal en el Vie­jo San Juan, sin agua­fies­tas y sin pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les emo­cio­na­les.

Las fies­tas de la ca­lle San Se­bas­tián cum­plen 50 años y son fuen­te de in­gre­sos im­por­tan­tes pa­ra pe­que­ños co­mer­cian­tes, artistas y ar­te­sa­nos.

Jun­tos y uni­dos co­mo pue­blo, va­mos a la ce­le­bra­ción de las fies­tas con fuer­za, en la his­tó­ri­ca y amu­ra­lla­da ciu­dad an­ti­gua de San Juan Bau­tis­ta. La San­Se no fue can­ce­la­da por el per­jui­cio que im­pli­ca­ría pa­ra el tu­ris­mo y la eco­no­mía de la is­la.

Es­tas son las más gran­des fies­tas de Puer­to Ri­co, que su­pe­raron la no­che de San Juan que pro­mo­vió Do­ña Fe­la, quien nos en­se­ñó la nie­ve del nor­te en la pa­ra­da 8 en Puer­ta de Tie­rra, en la is­le­ta de San Juan.

So­mos un pue­blo de tradicione­s, de artistas y ar­te­sa­nos fies­te­ros de car­na­val ale­gre de enero, a pe­sar de que un ma­no­jo de ñán­ga­ras amar­ga­dos, río arri­ba, agua­fies­tas, es­tán siem­pre en con­tra de to­do, in­clu­so de la fe­li­ci­dad de las fies­tas de la ca­lle San Se­bas­tián.

Los tem­blo­res re­cu­rren­tes en la is­la son una ex­pe­rien­cia no­ve­do­sa pa­ra los ha­bi­tan­tes de la is­la. Te­ne­mos que su­pe­rar el mie­do a los te­rre­mo­tos y sus ré­pli­cas. El día de los Reyes Ma­gos re­ya­mos con tem­blo­res en Jua­na Díaz y en el Cas­ti­llo de San Fe­li­pe del Mo­rro.

Los te­rre­mo­tos no de­tie­nen el 50 aniver­sa­rio de las fies­tas de la ca­lle San Se­bas­tián en la an­ti­gua ciu­dad de San Juan, que tam­bién ce­le­bra su quin­to cen­te­na­rio en su má­xi­ma ex­pre­sión cul­tu­ral puer­to­rri­que­ña afro­an­ti­lla­na.

La an­sie­dad co­lec­ti­va por es­tos tiem­pos re­vuel­tos de tem­blo­res de­be mi­ti­gar­se con la ale­gría de nues­tras fies­tas de la ca­lle San Se­bas­tián sin ries­gos es­truc­tu­ra­les en los cas­ti­llos San Fe­li­pe, San Cris­tó­bal y San Ge­ró­ni­mo, edi­fi­cios cen­te­na­rios y las bellas pla­zas de San Jo­sé, de Ar­mas, La Ba­ran­di­lla y Co­lón. De­te­ner y can­ce­lar la San­Se afec­ta el tu­ris­mo y la eco­no­mía de Puer­to Ri­co, que lle­va una se­ma­na pa­ra­li­za­da.

Los que tie­nen pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les emo­cio­na­les son un ma­no­jo de per­so­nas que se opo­nen a to­do, mi­ran siem­pre con­tra el go­bierno es­ta­tal o municipal y vi­ven de pre­ten­der sem­brar el te­rror. Tam­bién se co­no­cen co­mo los te­rro­ris­tas lí­qui­dos iz­quier­dis­tas. Pe­ro, co­mo di­cen en el nor­te, “the show must go on”.

Iván Ga­rau Díaz San Juan

Un lec­tor apo­ya la con­ti­nui­dad de las fies­tas san­jua­ne­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.