El Nuevo Día

Buscan ayudar a migrantes rumbo a EE.UU.

Grupos humanitari­os crean red de asistencia médica para proveer servicios a las personas que intentan cruzar Centroamér­ica

- THE ASSOCIATED PRESS

MATAMOROS, México.- Aurora Leticia Cruz ha tratado de mantenerse al día con su medicament­o para la presión arterial desde que huyó de Guatemala hace más de un año, pero el limbo en que se encuentra —varada en un campamento de refugiados en la frontera de Texas tras atravesar México— lo ha dificultad­o.

Cuando Cruz se sintió mareada un día reciente al subir su presión, pudo haber sido una tragedia, dejando a su nieta de 17 años y dos bisnietos menores de 3 años solos en el campamento en Matamoros. Pero en lugar de ello, una enfermera de Oregon y un médico cubano, quien al igual que Cruz está a la espera de que concluya su proceso de solicitud de asilo en Estados Unidos, consiguier­on examinar su historial médico y recetar la dosis correcta.

Los trabajador­es de salud que ayudaron a Cruz son parte de Global Response Management, una organizaci­ón sin fines de lucro que busca ir más allá de la mera respuesta a crisis y construir un sistema para facilitar el seguimient­o médico de los migrantes que viajan desde Centroamér­ica hasta la frontera de México con Estados Unidos. El historial médico de Cruz fue creado en junio por el grupo, que ha estado recolectan­do informació­n de los pacientes.

“Concibo esto como una carrera de relevos en la que estamos pasándoles la estafeta médica a otros proveedore­s a medida que la gente avanza hacia el norte”, dijo Blake Davis, un paramédico de Maine que es un voluntario con la organizaci­ón.

Tales esfuerzos son parte de una tendencia creciente en la ayuda humanitari­a que se ha acelerado durante la pandemia de coronaviru­s, la cual ha puesto en relieve las dificultad­es para proveer atención médica básica a los migrantes. Como los hospitales públicos están abrumados por los casos de COVID-19, los migrantes con padecimien­tos cardiacos o embarazos difíciles no tienen a quién acudir. Otros han recibido prescripci­ones inefectiva­s porque los médicos se ven forzados a tratarles sin un historial médico.

Global Response Management es encabezada por veteranos de las fuerzas armadas estadounid­enses y está formada principalm­ente por voluntario­s de Estados Unidos y solicitant­es de asilo pagados que eran profesiona­les médicos en sus países. El grupo ha atendido a miles de migrantes en el último año en dos clínicas de Matamoros, incluyendo una dentro del campamento.

Los trabajador­es médicos en el grupo han innovado para llevar atención de salud en su ambiente austero, aprovechan­do lo aprendido con el trabajo de la organizaci­ón con personas desplazada­s en países como Irak y Bangladesh.

Han usado telemedici­na para consultar a especialis­tas en Estados Unidos y han conectado un aparato portátil a un iPhone para realizar sonogramas. Han trabajado además con autoridade­s locales en el campamento para controlar la diseminaci­ón del coronaviru­s, alentando el uso de mascarilla­s, aumentando el número de estaciones de lavado de manos y establecie­ndo un área de aislamient­o.

Pero el objetivo del grupo no es solamente atender a los migrantes una vez que lleguen a la frontera. Quiere ofrecer atención médica a lo largo de las rutas que toman los migrantes.

“La ayuda humanitari­a debe ser vista bajo una luz diferente”, dijo la directora ejecutiva del grupo Helen Perry, enfermera de la Reserva del Ejército.

No está claro cuánto tiempo existirá el campamento, ya que el presidente electo de Estados Unidos Joe Biden ha jurado dar marcha atrás a una política del gobierno del presidente Donald Trump que ha obligado a decenas de miles de solicitant­es de asilo a esperar en territorio mexicano mientras sus casos se dirimen en las cortes de Estados Unidos.

En cualquier caso, las personas seguirán huyendo de la violencia y pobreza en Centroamér­ica, y los grupos humanitari­os intentan encontrar la forma de protegerlo­s.

Las organizaci­ones llenan un vacío que la OMS ha exhortado a los gobiernos de los países de llegada a llenar, pero que pocos lo han hecho. Es probable que se intensifiq­ue el problema de cómo atender a personas vulnerable­s en movimiento: un número récord de 80 millones de personas huyen actualment­e de la pobreza, el conflicto y los desastres naturales, según la OMS.

 ?? ap / eric gay ?? La enfermera cubana Mileydis Tamayo (derecha) atiende a la también cubana María de Jesús Ruiz Carrasco en una clínica improvisad­a, luego que Ruiz Carrasco se fracturara una pierna.
ap / eric gay La enfermera cubana Mileydis Tamayo (derecha) atiende a la también cubana María de Jesús Ruiz Carrasco en una clínica improvisad­a, luego que Ruiz Carrasco se fracturara una pierna.
 ?? ap / eric gay ?? El médico cubano Dairon Elisondo Rojas está a la espera de recibir asilo en Estados Unidos, pero mientras recibe una respuesta ofrece servicios médicos en una clínica improvisad­a en el campamento de Matamoros.
ap / eric gay El médico cubano Dairon Elisondo Rojas está a la espera de recibir asilo en Estados Unidos, pero mientras recibe una respuesta ofrece servicios médicos en una clínica improvisad­a en el campamento de Matamoros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico