El Nuevo Día

2020, un año para olvidar

En el deporte, niños, jóvenes, atletas profesiona­les, aficionado­s, y entrenador­es se quedaron sin taller, y los fanáticos fueron privados de ver grandes eventos

- FERNANDO RIBAS REYES fernando.ribas@gfrmedia.com Twitter: @deportespr

La pandemia causada por el COVID-19, sin duda, golpeó con fuerza y le robó taller de trabajo y grandes momentos al deporte a nivel local e internacio­nal durante este año.

En el 2020 pandémico fueron pocos los eventos que sobrevivie­ron las posposicio­nes y cancelacio­nes ante el virus para evitar mayores contagios.

Y los pocos eventos deportivos que sí estuvieron activos, cerraron las puertas a sus fanáticos, quedando ese vacío en los estadios y arenas.

El mundo se quedó sin ver las Olimpiadas de Tokio, que fueron la principal suspensión en el mundo deportivo. Se quedó sin ver a los principale­s atletas del mundo en el ruedo olímpico, incluyendo a una nueva edición del Dream Team de Estados Unidos, que siempre que participa en los Juegos del Verano es una de las principale­s atraccione­s.

Puerto Rico, por su parte, se quedó sin ver —por el momento— el histórico debut olímpico de la Selección Nacional femenina de baloncesto, que lidera la veterana armadora, Pamela Rosado.

Japón y el Comité Olímpico Internacio­nal (COI) tuvieron que tomar una decisión salubrista por encima de una económica, lo que resultó complicado. Y el martes 24 de marzo anunciaron la posposició­n de los Juegos por un año hasta el 2021.

Pospuestas las Olimpiadas, como efecto directo también fueron pospuestos cientos de eventos clasificat­orios para Tokio entre marzo y junio. Las seleccione­s de baloncesto masculino y de béisbol son dos que buscarán el pase a Tokio en 2021.

Continenta­lmente, los fanáticos se quedaron sin ver en vivo a sus equipos favoritos. Los estadios vacíos de fanáticos fue una imagen desalentad­ora alrededor del mundo, tanto para seguidores como jugadores y entrenador­es.

En Estados Unidos, cientos de miles de fanáticos no pudieron ver a sus equipos de MLB, NBA, NHL, y MLS, cuyas ligas cerraron las puertas a la fanaticada por el tema de la seguridad y redujeron en muchos casos hasta la mitad la celebració­n de sus calendario­s.

La NBA, en su caso, montó una ‘burbuja’ en Orlando y solo por televisión se pudo ser testigo del último minuto de juego del puertorriq­ueño José Juan Barea con los Mavericks de Dallas.

Y solo por la pantalla chica algunos pudieron ver al jinete boricua Manny Franco ganar el Belmont Stakes o a John Velázquez ampliar su resumé de Salón de la Fama con sus victorias en el Kentucky Derby y el Breeders Cup.

Ningún boricua pudo viajar a Las Vegas para sentir la pegada de Edgar Berlanga, como sí hacían para ver a Tito Trinidad o Miguel Cotto.

En Europa, los fanáticos alemanes no pudieron ver en vivo al Bayern Munich y a su Jugador del Año FIFA 2020, Robert Lewandoswk­i, coronarse campeones de la Bundesliga­s y de la Champions League.

En Brasil tiene que haber sido soso para el Sau Paulo coronarse campeón de fútbol sin el calor de su fanaticada. ¿Y qué habrá sido del estadio La Bombonera sin los cánticos de sus fanáticos argentinos?

De seguro, el velatorio del exfutbolis­ta argentino Diego Maradora hubiese durado una semana.

SIN BÉISBOL EN LAS MENORES

Deportivam­ente, la pandemia tampoco permitió el desarrollo de cientos de peloteros boricuas en las ligas Menores de las Grandes Ligas, cuya temporada fue cancelada en su totalidad. No se sabrá si el 2020 hubiese sido el año del debut para el

principal prospecto de la isla, el jardinero Heliot Ramos, con los Giants de San Francisco.

El 2020 tampoco dejó completar la temporada de voleibol en la NCAA, en donde el carolinens­e Gabriel García se dirigía a ganar el campeonato con la Universida­d Brigham Young. Al menos, la NCAA le dio el premio Jugador del Año de la liga en la abreviada temporada.

AFECTADAS LAS LIGAS LOCALES

El deporte en Puerto Rico también fue duramente golpeado por la pandemia, tal vez más que en muchos países.

Aquí los Cangrejero­s de Santurce no pudieron revalidar su campeonato en la pelota profesiona­l luego de que decidieran no participar tras la decisión de jugar sin fanáticos en las gradas. El torneo se redujo a cuatro equipos y a 18 juegos. Tampoco fue posible ver un casi seguro sexto campeonato corrido de las Criollas de Caguas en el Voleibol Superior, que canceló su torneo en medio de la pandemia. Y en el caso de los varones, el torneo superior de voleibol nunca comenzó.

El Béisbol Doble A tampoco pudo reanudar su torneo, tras paralizarl­o en marzo, y la LAI no festejó su tradiciona­l Festival Deportivo en el segundo semestre, incluyendo las Justas de Atletismo.

Las pérdidas de salarios de jugadores desemplead­os tienen que haber sido de cientos de miles de dólares localmente y de millones internacio­nalmente.

SIN CATEGORÍAS MENORES

Aquí no se pudo ver deporte competitiv­o a nivel de categoría menores, de colegio ni de universida­des. Cerraron cientos de clubes y decenas de ligas. Se perdieron cientos de trabajos y talleres.

Toda esa actividad quedó cancelada por las órdenes ejecutivas o voluntaria­mente por la conciencia de líderes y padres.

En fin, el 2020 fue para olvidar deportivam­ente hablando también.

 ?? Ap ?? La cancelació­n de los Juegos Olímpicos de Tokio fue la noticia más trascenden­tal en el mundo del deporte durante este año. La justa fue pospuesta para el verano de 2021. Abajo, una imagen de un estadio de fútbol en Italia sin fanáticos.
Ap La cancelació­n de los Juegos Olímpicos de Tokio fue la noticia más trascenden­tal en el mundo del deporte durante este año. La justa fue pospuesta para el verano de 2021. Abajo, una imagen de un estadio de fútbol en Italia sin fanáticos.
 ??  ??
 ?? archivo ?? Este año pudo haber sido el momento del debut de Heliot Ramos en las Mayores.
archivo Este año pudo haber sido el momento del debut de Heliot Ramos en las Mayores.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico