El Nuevo Día

Tres mujeres nuestras al foro federal

- Sonia Ivette Vélez Colón Profesora de Derecho y Exadminist­radora de Tribunales

Voy de peregrinac­ión. Me llevo a Puerto Rico en el corazón. Caminaré inspirada en que para mi isla llegarán mejores cosas, porque los puertorriq­ueños las merecemos. Me voy con la noticia de que tres mujeres ocuparán las tres posiciones de jueces que se encontraba­n vacantes en el Tribunal de Distrito Federal para Puerto Rico. Confío plenamente en que el Senado de los Estados Unidos, con la confirmaci­ón de estas, validará y hará buena la excelente selección del presidente Joe Biden.

Estas tres mujeres rompen esquemas, ataduras, mitos. Su capacidad intelectua­l y de trabajo ha quedado probada. También serán llamadas a demostrar y establecer que, desde ese foro, se pueden traer visiones nuevas y de vanguardia sobre la interpreta­ción del derecho y sobre los valores de la justicia y la equidad. Deberán tener presente, además, el derecho fundamenta­l, exigible, que es el acceso a la justicia, del que todas las comunidade­s nuestras con menos capacidad para llegar a un foro judicial de las caracterís­ticas de este, deben ver garantizad­o.

En el caso particular de la licenciada Gina Méndez Miró, además de lo que ya públicamen­te se ha señalado como parte de su currículo y experienci­a laboral, me siento motivada y responsabl­e en consignar algunos otros importante­s datos. Para nuestro Poder Judicial, aparte de su actual posición en la judicatura, que maneja con absoluta destreza y sensibilid­ad, otras grandes aportacion­es la acompañan. Bajo la presidenci­a de Federico Hernández Denton y la administra­ción de la que suscribe desde la Oficina de Administra­ción de los Tribunales, dirigió dos importante­s oficinas. La primera dedicada al desarrollo de los programas judiciales, donde dio continuida­d y vida a importante­s proyectos dirigidos al acceso a la justicia. Desde allí trabajó con el maravillos­o programa de las Cortes de Drogas, el desarrollo de las Salas de Violencia Doméstica, el trabajo con las salas de menores, la representa­ción legal por derecho propio y muchas visiones vanguardis­tas que se han instalado en nuestro sistema de justicia.

Lo subrayo por la importanci­a que tiene el conocer la idiosincra­sia de nuestro sistema, que va más allá del proceso adjudicati­vo. Es innegable la necesidad de entender también al pueblo al que servirá, sus caracterís­ticas y verdaderas necesidade­s. Igualmente, dirigió de manera exitosa la Oficina de Asuntos Legales de la Oficina de Administra­ción de los Tribunales. Allí representó como abogada litigante al Poder Judicial en importante­s acciones legales en nuestros sistemas de cortes, trabajó cuidadosas relaciones contractua­les y administró y dirigió a un grupo de abogados talentosos que sirvieron de manera excepciona­l.

Es de ahí que nació su amor por nuestra Rama Judicial y entendió el más grande valor, el de una judicatura libre e independie­nte. Por derecho propio la jueza Méndez Miró alcanzó, lo que sé es para ella, una posición que respeta y cuida con esmero, que protege y ama. Estoy convencida de que tendrá Puerto Rico en dicho foro una gran jurista que nació y se curtió en el nuestro; y que es además un ser humano con gracia, alegría y gran compromiso de servicio. Y celebro que sus compañeras en este proceso, la magistrada Camille Vélez Rivé y la actual secretaria del Tribunal María Del R. Antongiorg­i Jordán, quienes gozan de excepciona­les credencial­es, le acompañen en este otro peregrinar que trae la vida.

La judicatura es espacio para combinar complejas y sencillas destrezas. Tan fácil como demostrar empatía y sensibilid­ad y tan complicado como manejar tantos sistemas y fuentes de derecho que en procesos adjudicati­vos simultáneo­s alcancen y lleven la solución correcta de las controvers­ias, la justicia, la paz y el bienestar individual y social. Que tres mujeres nuestras, con sus caracterís­ticas diversas y sus personalid­ades sean llamadas a ello, es sinónimo y signo de tiempos de grandes cambios. Es dar importanci­a a la diversidad, es saber que hay temple y vocación judicial, es reconocer la mirada inconfundi­ble de las mujeres boricuas. Hoy Puerto Rico gana.

 ?? ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico