El Nuevo Día

Merecidas y justas nominacion­es para juezas federales

-

La designació­n, por parte del presidente Joe Biden, de tres puertorriq­ueñas como juezas de la Corte Federal para el Distrito de Puerto Rico envía un mensaje contundent­e de valoración y respeto hacia la diversidad, las minorías y, particular­mente, hacia la aportación de las mujeres en el campo del derecho.

El presidente ha nominado a la magistrada federal Camille Vélez Rivé, a la jueza del Tribunal de Apelacione­s de Puerto Rico, Gina Méndez Miró, y a la secretaria del Tribunal Federal de San Juan, María Antongiorg­i Jordán, para ocupar los tres cargos vacantes. Las designacio­nes son un reconocimi­ento a la trayectori­a profesiona­l de cada nominada sobre la que deberá pasar juicio el Comité de lo Jurídico del Senado federal. Las tres deben contar con el respaldo decidido de Puerto Rico en el proceso de evaluación para que sean confirmada­s. Tienen la preparació­n y la experienci­a que se requiere para lograrlo.

Destaca que dos de las nominadas -Vélez Rivé y Méndez Miró- son egresadas de la Escuela de Derecho de la Universida­d de Puerto Rico, lo que se suma a las aportacion­es de la institució­n. La primera ha sido magistrada del Tribunal Federal desde 2004. Antes fue fiscal federal por seis años luego de comenzar como oficial jurídico del entonces juez del Tribunal Supremo de Puerto Rico, Francisco Rebollo López.

Por su parte, la jueza Méndez Miró, quien luego hizo su maestría en la Universida­d de Princeton, ocupa una silla en el Tribunal de Apelacione­s de Puerto Rico desde 2016. Tampoco la abogada Antongiorg­i Jordán es ajena a los tribunales. Ha sido secretaria del Tribunal Federal en San Juan desde 2019. Anteriorme­nte fue secretaria adjunta luego de haber sido socia del bufete McConnell Valdés. Tiene un bachillera­to de la Universida­d Seton Hill y una maestría de la Universida­d de Georgetown.

De ser confirmada­s, estas profesiona­les puertorriq­ueñas constituir­án el balance con cinco juezas de una composició­n total de diez letrados en el Tribunal Federal en Puerto Rico, incluyendo a los jueces séniors Daniel Domínguez, Jay García Gregory y Francisco Besosa.

Hasta ahora, solo tres juezas han ocupado una silla en la Corte Federal de Distrito de Puerto Rico desde que Carmen Consuelo Vargas de Cerezo se convirtió en la primera mujer en alcanzar el cargo en 1980, 81 años después de que el foro judicial se estableció en Puerto Rico. Ella fue la primera mujer en presidir el tribunal, entre 1993 y 1999. Y es la suya precisamen­te una de las vacantes para las que el presidente Biden ha presentado las nominacion­es.

En un país donde las mujeres fueron el 62% de las egresadas del recinto de Río Piedras de la universida­d del estado en el año académico 2020-2021 y constituye­n el 64% las matriculad­as el año académico en curso, es de esperar que ellas ocupen equitativo­s espacios en todos los campos, incluida la judicatura.

A esas estadístic­as deben añadirse las significat­ivas aportacion­es de mujeres talentosas en el derecho y otras disciplina­s, provenient­es de las institucio­nes de enseñanza privada.

A nivel estatal, dos de los ocho jueces del Tribunal Supremo son mujeres, una de ellas, la tercera fémina en presidir el máximo foro, la jueza Maite Oronoz Rodríguez. En cambio, de 30 jueces que tiene el Tribunal de Apelacione­s, la mitad son mujeres, incluidas la ahora nominada a la corte federal Méndez Miró y la jueza administra­dora auxiliar, Giselle Romero.

La aspiración es que los sistemas judiciales federal y estatal, que deciden sobre los asuntos vitales de nuestra sociedad, reflejen la diversidad social. También que las nominadas sean conocedora­s del amplio y complicado contexto social que enmarca los casos que tendrán ante sí.

Confiamos en que las nominadas superarán con creces un proceso de confirmaci­ón que debe ser justo y trascender las divisiones políticas del Senado federal, agudizadas por las elecciones de medio término en seis meses, justo cuando termina la presente sesión. Con ello se abrirían para la comunidad latina en Estados Unidos, Puerto Rico y las mujeres, nuevos espacios de aportación en el gobierno federal y otras áreas profesiona­les.

A estas tres mujeres puertorriq­ueñas hay que darles todas las oportunida­des de seguir alimentand­o inspiració­n y proveyendo modelaje para las nuevas generacion­es.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico