Buscan am­pliar ac­ce­so de bo­ri­cuas a ayu­das

Metro Puerto Rico - - PORTADA -

“Des­pués de vi­vir en ho­te­les du­ran­te me­ses, se les ha re­cor­ta­do la asis­ten­cia pa­ra la vi­vien­da sin te­ner dón­de ir. Des­pués del es­trés y el trau­ma ex­pe­ri­men­ta­do por los re­si­den­tes de Puerto Ri­co y sus se­res que­ri­dos, el me­jor ser­vi­cio que los fun­cio­na­rios es­ta­ta­les y lo­ca­les pue­den brin­dar es la es­ta­bi­li­dad ne­ce­sa­ria pa­ra re­cu­pe­rar­se y pla­ni­fi­car pa­ra el fu­tu­ro”, apun­ta el in­for­me.

De acuer­do con el re­por­te, uno de los obs­tácu­los que han te­ni­do que en­fren­tar los puer­to­rri­que­ños al emi­grar es que los Go­bier­nos es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les los re­mi­ten a las agen­cias fe­de­ra­les pa­ra ago­tar to­das las de­más op­cio­nes an­tes de po­der ofre­cer­le un re­cur­so adi­cio­nal lo­cal. Aun­que el aná­li­sis re­co­no­ce la im­por­tan­cia de ago­tar to­dos re­cur­sos, de mo­do que las au­to­ri­da­des lo­ca­les pue­dan asis­tir a un ma­yor nú­me­ro de per­so­nas con re­cur­sos li­mi­ta­dos, el efec­to prác­ti­co de es­to pue­de ser que las per­so­nas se que­den sin ayu­da, de­bi­do a que los pro­ce­sos bu­ro­crá­ti­cos y el mo­vi­mien­to en un lu­gar des­co­no­ci­do obli­ga a mu­chos a dar­se por ven­ci­dos.

“En lu­gar de re­fe­rir cie­ga­men­te a los so­li­ci­tan­tes a las agen­cias fe­de­ra­les, las agen­cias es­ta­ta­les y lo­ca­les de­ben de­sa- rro­llar un sis­te­ma de re­fe­ren­cia que ga­ran­ti­ce que los so­li­ci­tan­tes pue­dan ac­ce­der de for­ma efec­ti­va a to­dos los re­cur­sos dis­po­ni­bles”, re­co­mien­da el in­for­me.

La or­ga­ni­za­ción Cen­ter for Po­pu­lar De­mo­cracy re­co­mien­da que el per­so­nal de las agen­cias que asis­ten a mi­gran­tes de Puerto Ri­co de­be po­der asis­tir al in­di­vi­duo en ha­cer las ci­tas ne­ce­sa­rias e iden­ti­fi­can­do y reunien­do la do­cu­men­ta­ción ne­ce­sa­ria pa­ra re­ci­bir las ayu­das. Tam­bién se­ña­la que el per­so­nal de­be po­der iden­ti­fi­car po­si­bles ba­rre­ras a otros ser­vi­cios, in­clui­do el idio­ma, el cos­to, ne­ce­si­da­des de cui­da­do de ni­ños, y trans­por­te, y tra­ba­jar con la per­so­na pa­ra en­con­trar for­mas de su­pe­rar esas ba­rre­ras, así co­mo dar se­gui­mien­to a los ca­sos.

Otro de los prin­ci­pa­les obs­tácu­los que con­ti­núan en­fren­tan­do los bo­ri­cuas es el ac­ce­so a em­pleo. En ese sen­ti­do, la or­ga­ni­za­ción sos­tie­ne que, pa­ra aque­llos cu­yas pro­fe­sio­nes, nor­mal­men­te, re­que­ri­rían li­cen­cias o per­mi­sos pa­ra ejer­cer en la ju­ris­dic­ción, los fun­cio­na­rios de la ciu­dad y del es­ta­do de­be­rían ofre­cer un ser­vi­cio agi­li­za­do y ex­pe­di­to de so­li­ci­tu­des.

“En Flo­ri­da, el go­ber­na­dor Rick Scott au­to­ri­zó a cual­quier agen­cia es­ta­tal, cu­yas re­glas po­drían, de al­gu­na ma­ne­ra, pre­ve­nir, obs­ta­cu­li­zar o re­tra­sar ac­ción ne­ce­sa­ria pa­ra ha­cer fren­te a las se­cue­las del hu­ra­cán Ma­ría, sus­pen­der esas re­glas”, men­cio­na el re­por­te a mo­do de ejem­plo.

En la mis­ma lí­nea, ex­hor­ta a las au­to­ri­da­des a ca­pa­ci­tar a los pro­vee­do­res de ser­vi­cios de sa­lud pa­ra iden­ti­fi­car sig­nos de an­sie­dad, de­pre­sión, tras­torno de es­trés pos­trau­má­ti­co y otras en­fer­me­da­des que pu­die­ran es­tar in­ter­fi­rien­do con la ca­li­dad de vi­da de los mi­gran­tes, so­bre to­do lue­go de un even­to ca­tas­tró­fi­co co­mo Ma­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.