La aven­tu­ra es­pa­cial de Ryan Gos­ling

Metro Puerto Rico - - PORTADA -

cre­ció con la idea de que el alu­ni­za­je ya ha­bía si­do un he­cho”. Lo que sig­ni­fi­ca que él era muy cons­cien­te de to­das esas imá­ge­nes icó­ni­cas, in­clu­so si él no las da­ba por sen­ta­do.

“Apren­dí lo que real­men­te su­ce­dió e in­ten­té se­guir ese pro­ce­so, pa­so a pa­so, có­mo es­ta fan­tás­ti­ca idea se con­vir­tió en reali­dad y cuá­les fue­ron los cos­tos, por­que eran enor­mes. Creo que eso es lo que me im­pul­só a ha­cer es­ta his­to­ria”, afir­mó.

Tam­bién que­dó im­pre­sio­na­do “por es­tas na­ves es­pa­cia­les y dar­me cuen­ta de lo pe­que­ñas que eran. Eso fue al­go que no vi en otras pe­lí­cu­las “, en­fa­ti­zó.

Es por eso que pen­só que “po­dría ser una nue­va fa­ce­ta pa­ra mos­trar aho­ra. Que­ría cap­tu­rar ese sen­ti­mien­to más que cual­quier otra co­sa”.

En cier­to sen­ti­do, subimos un es­ca­lón des­de Apo­lo 13, de Ron Ho­ward, o in­clu­so de Gra­vity, pe­lí­cu­la de Al­fon­so Cua­rón, de 2013, que tam­bién se mos­tró aquí en el fes­ti­val ita­liano, y mu­cho más cer­cano al clá­si­co de 1983, The Right Stuff, de Phi­lip Kauf­man. In­clu­so 2001: A Spa­ce Odys­sey, de Ku­brick per­ma­ne­ce in­tac­ta.

Es­te, tal vez, es un via­je que nos lle­va des­de las in­creí­bles prue­bas de 1961 en el De­sier­to de Mo­ja­ve, don­de tra­ta­ron, co­mo par­te del pro­yec­to Ge­mi­ni, de lle­gar a la at­mós­fe­ra, pa­ra lue­go pa­sar por el pro­yec- to Apo­lo, con la muer­te de va­rios as­tro­nau­tas en el pro­ce­so. To­do eso lle­vó al via­je de 1969 a la Lu­na, don­de la cien­cia fic­ción se con­vir­tió en reali­dad, tan so­lo una se­ma­na des­pués del lan­za­mien­to de “Spa­ce Od­dity”, de Da­vid Bo­wie.

Esa clá­si­ca can­ción es una gran an­ti­ci­pa­ción de la “ca­mi­na­ta lu­nar” en el mar de la tran­qui­li­dad que lue­go rea­li­za­rían Neil Arms­trong y “Buzz” Al­drin. Sí, la cul­tu­ra pop es­pa­cial ya es­ta­ba en sin­to­nía. Mu­cho, mu­cho más tar­de que la pe­lí­cu­la fran­ce­sa de Me­liès Via­je a la lu­na o de una de las his­to­rias de fic­ción de Julio Ver­ne o los via­jes de Co­lón. Cuan­do pen­sa­mos en las ha­bi­li­da­des de Ryan Gos­ling, po­de­mos ima­gi­nar­lo co­mo la elec­ción per­fec­ta pa­ra in­ter­pre­tar a Neil Arms­trong. Es­pe­cial­men­te des­pués de La La Land. Pe­ro la ver­dad es que Cha­ze­lle se acer­có a Ryan Gos­ling pri­me­ro con es­te pro­yec­to.

“Nos jun­ta­mos pa­ra ha­blar so­bre es­ta pe­lí­cu­la”, con­fir­mó el rubio ac­tor son­rien­te so­bre su pri­mer en­cuen­tro con Da­mien. “Pe­ro ha­bía un pro­ble­ma”, re­cuer­da el ac­tor ca­na­dien­se son­rien­do, “te­nía que

Sin em­bar­go, tam­bién te­ne­mos al­gu­nos bai­les aquí. Ya sea con la cá­ma­ra or­gá­ni­ca trans­mi­tien­do to­da la emo­ción o cuan­do el ma­tri­mo­nio Arms­trong bai­la “Lu­nar Rhap­sody”, su can­ción fa­vo­ri­ta.

De­trás de la Sra. Arms­trong, te­ne­mos la ac­tua­ción efec­ti­va y so­bria de Clai­re Foy (que mues­tra to­da su ver­sa­ti­li­dad en al­go to­tal­men­te dis­tin­to a The Crown) mien­tras man­tie­ne las emo­cio­nes. Ella es Ja­net­te Arms­trong, una es­po­sa ca­paz de li­diar con su vi­da ines­ta­ble, sus hi­jos, pe­ro tam­bién ca­paz de se­ña­lar­le al je­fe del pro­gra­ma prin­ci­pal de la NA­SA los pe­li­gros de es­tas mi­sio­nes gri­tan­do: “¡Son so­lo un gru­po de mu­cha­chos que ha­cen bo­tes en ma­de­ra de bal­sa! “

Por su pa­pel, Gos­ling ad­mi­te: “Nun­ca he re­ci­bi­do más ayu­da pa­ra una pe­lí­cu­la en mi vi­da que con es­ta”. Co­men­zan­do con la fa­mi­lia de Arms­trong, el Mu­seo Es­pa­cial Neil Arms­trong y, por su­pues­to, el li­bro de 700 pá­gi­nas de Jim Hen­son.

Acer­ca de su per­so­na­je, Ryan di­ce que él era “una per­so­na muy hu­mil­de, in­tere­san­te y tran­qui­lo. El desafío, su­pon­go, fue hon­rar­lo, pe­ro tam­bién crear ven­ta­nas pa­ra nues­tra in­ter­pre­ta­ción so­bre las emo­cio­nes que po­dría es­tar ex­pe­ri­men­tan­do en ese mo­men­to”.

Du­ran­te su pre­pa­ra­ción pa­ra la pe­lí­cu­la, ad­mi­tió: “Fue re­le­van­te apren­der a vo­lar. Fue muy im­por­tan­te pa­ra Neil. Él ya es­ta­ba vo­lan­do an­tes de que pu­die­ra con­du­cir “.

Pe­ro ahí es don­de se pro­bó su va­len­tía. “Él era de esa cier­ta ra­za de per­so­nas de quie­nes me doy cuen­ta de que son muy di­fe­ren­tes a mí”, agre­gó. “Y re­co­no­cer es­ta di­fe­ren­cia me per­mi­tió in­ter­pre­tar­lo”.

Cuan­do se tra­ta de co­men­tar so­bre su tra­ba­jo con Cha­ze­lle, Gos­ling no se que­da sin pa­la­bras: “Hay al­go so­bre él. Él quie­re unir a la gen­te a tra­vés del ci­ne. Es­ta es una his­to­ria in­creí­ble, aun­que sea com­pli­ca­da y con opi­nio­nes com­pli­ca­das al res­pec­to. Pe­ro uni­fi­có al mun­do en un pe­río­do de tiem­po muy di­fí­cil. Su lo­gro tras­cen­dió las fron­te­ras del país y se con­vir­tió en un lo­gro hu­mano”.

Tal vez de eso tam­bién se tra­ta es­ta pe­lí­cu­la. Re­des­cu­brir la emo­ción de ese pe­río­do. Qui­zás otra razón por la cual la fa­mo­sa “ci­ta” es so­lo un mo­men­to rá­pi­do en la pe­lí­cu­la. Ca­si co­mo un so­ni­do. O un tuit.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.