Go­bierno pro­me­te me­jor vi­da en Mi­si­si­pi a con­fi­na­dos

Metro Puerto Rico - - PORTADA -

El guar­dia co­rrec­cio­nal que car­ga­ba un ra­ci­mo de es­po­sas pla­tea­das se acer­có y me pre­gun­tó si ve­nía “a en­tre­vis­tar a los que se van”.

“¿Cuán­tos son los que se van?”, le pre­gun­tó a una fun­cio­na­ria co­rrec­cio­nal. “Hay co­mo 89 [con­fi­na­dos] iden­ti­fi­ca­dos”, res­pon­dió la mu­jer.

En la cár­cel de Gua­ya­ma 500, hay 456 re­clu­sos en to­tal. Es una pri­sión de cus­to­dia mí­ni­ma ca­li­fi­ca­da co­mo “pro­tec­ti­va”, por­que al­ber­ga a re­clu­sos que, por su se­gu­ri­dad, no pue­den con­vi­vir con el res­to de la po­bla­ción pe­nal, co­mo por ejem­plo po­li­cías que cum­plen una con­de­na. La cár­cel es­tá ubi­ca­da en el mu­ni­ci­pio su­re­ño de Gua­ya­ma, en una zo­na ári­da, cer­ca de fá­bri­cas y far­ma­céu­ti­cas.

De­trás de la pri­me­ra de va­rias puer­tas de se­gu­ri­dad, hay un ca­mino cer­ca­do que co­nec­ta con una es­truc­tu­ra en don­de hay va­rios sa­lo­nes, pa­re­ci­da ca­si a una es­cue­la aban­do­na­da o un hos­pi­tal vie­jo. Pe­ro aquí hay guar­dias ar­ma­dos.

En uno de los sa­lo­nes, 27 con­fi­na­dos se sen­ta­ron en pu­pi­tres. Al­gu­nos pa­re­cen aca­ba­dos de gra­duar de es­cue­la su­pe­rior; otros tie­nen as­pec­to de maes­tros de lar­ga tra­yec­to­ria y sa­bi­du­ría. To­dos es­tán sen­ta­dos co­mo alum­nos, con uni­for­mes ca­qui, mi­ra­das re­cias y una sen­ten­cia a cues­tas.

En una pi­za­rra se pro­yec­tan imá­ge­nes e in­for­ma­ción de Ta­llahat­chie County Co­rrec­tio­nal Fa­ci­lity, la cár­cel pri­va­da de Mi­si­si­pi en la cual el De­par­ta­men­to de Co­rrec­ción y Reha­bi­li­ta­ción de Puer­to Ri­co (DCR) les pro­me­te que van a es­tar mu­cho me­jor que aquí. Lue­go de más de cua­tro me­ses de cam­bios en la in­for­ma­ción so­bre el rum­bo fi­nal, el DCR de­ci­dió que esa cár­cel de Mi­si­si­pi, ad­mi­nis­tra­da por la em­pre­sa Co­reCi­vic, se­rá don­de se re­ubi­ca­rán por lo me­nos 1,200 con­fi­na­dos que par­ti­ci­pen de la pri­me­ra fa­se del pro­gra­ma de tras­la­dos que pro­pu­so la ad­mi­nis­tra­ción del go­ber­na­dor Ri­car­do Ros­se­lló co­mo pre­sun­ta me­di­da de aho­rro. La me­ta es que, en cin­co años, se tras­la­den a cár­ce­les pri­va­das de Es­ta­dos Uni­dos 3,200 de los 9,600 con- fi­na­dos que com­po­nen la po­bla­ción pe­nal de Puer­to Ri­co; po­co más del 30 % de los re­clu­sos que se en­cuen­tran en la is­la ac­tual­men­te.

El pri­mer vue­lo sal­dría el 30 de sep­tiem­bre si la Jun­ta de Con­trol Fis­cal que im­pu­so el Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra con­tro­lar las fi­nan­zas de Puer­to Ri­co aprue­ba el con­tra­to en­tre Co­reCi­vic y el DCR, que co­men­za­ría en $25 mi­llo­nes al año, por cin­co años, lo cual al fi­nal cos­ta­ría $125 mi­llo­nes, se­gún Erik Ro­lón, se­cre­ta­rio de Co­rrec­ción.

El pro­gra­ma de tras­la­dos es pre­sen­ta­do por el DCR co­mo vo- lun­ta­rio. Cin­co re­clu­sos en­tre­vis­ta­dos por el Cen­tro de Pe­rio­dis­mo In­ves­ti­ga­ti­vo (CPI) que se apun­ta­ron pa­ra ser eva­lua­dos a ver si cua­li­fi­can al pro­gra­ma, di­je­ron que no han sen­ti­do pre­sión di­rec­ta pa­ra ser tras­la­da­dos. Re­cal­ca­ron, sin em­bar­go, que las con­di­cio­nes de las ins­ta­la­cio­nes y el tra­to que re­ci­ben de par­te del sis­te­ma co­rrec­cio­nal en Puer­to Ri­co los im­pul­sa a que­rer ex­plo­rar lo que el DCR les pre­sen­ta co­mo una me­jor op­ción a las cár­ce­les de la is­la.

“Por lo me­nos ahí en el pa­pel, por lo que nos di­cen, pues, nos in­tere­sa, por­que hay más be­ne­fi­cios que aquí, más co­sas que nos pue­den ayu­dar”, di­jo al CPI el con­fi­na­do Jor­ge Mo­ra­les, sen­ta­do jun­to a cua­tro com­pa­ñe­ros en una pe­que­ña bi­blio­te­ca ad­jun­ta al sa­lón don­de se dio la orien­ta­ción.

“Sin­ce­ra­men­te, nos va­mos más por el área edu­ca­ti­va, por­que no te­ne­mos pa­ra co­ger cla­ses, no te­ne­mos na’. No te­ne­mos pa’ ma­tar el ocio. Aquí nos ofre­cen tra­ba­jo, y el tra­ba­jo nun­ca exis­te. Nos ofre­cen vi­llas y cas­ti­llas, y eso nun­ca apa­re­ce; nun­ca. Es­toy en una cus­to­dia mí­ni­ma. Pe­ro aquí eso de cus­to­dia mí­ni­ma no exis­te, en el sen­ti­do de que los pri­vi­le­gios que tie­ne la cus­to­dia mí­ni­ma, aquí [en Gua­ya­ma 500] no nos los es­tán dan­do. Aquí te­ne­mos una cus­to­dia que le po­de­mos lla­mar me­dia al­ta”, men­cio­nó el con­fi­na­do Jo­sé Or­te­ga.

Es­te re­por­ta­je se pu­bli­ca en gra­cias a una alian­za con el Cen­tro de Pe­rio­dis­mo In­ves­ti­ga­ti­vo. Pue­de ac­ce­der su ver­sión ori­gi­nal en www.pe­rio­dis­moin­ves­ti­ga­ti­vo.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.