Da­tos que de­bes co­no­cer so­bre la ri­no­plas­tia

Metro Puerto Rico - - PORTADA -

su nariz, co­mo es el ca­so de la an­chu­ra, la pun­ta de la nariz o al­gu­na gi­ba que tu­vie­ra, men­cio­na el especialista de Doc­to­ra­lia, Ale­xan­dro Aguilera.

Ade­más de los as­pec­tos bá­si­cos so­bre es­tas ope­ra­cio­nes na­sa­les, co­no­ce los si­guien­tes as­pec­tos que no co­no­cías so­bre la ri­no­plas­tia: Al­re­de­dor del 50 % de nues­tra aten­ción al ros­tro de al­guien va en­fo­ca­da a la nariz, por lo que cual­quier cam­bio que se reali­ce a es­ta par­te se­rá muy evi­den­te.

Ade­más de los sín­to­mas co­men­ta­dos, co­mo los ron­qui­dos, se rea­li­za un diag­nós­ti­co con un ri­nos­co­pio, que sir­ve pa­ra ver la nariz por den­tro con de­ta­lle en el ta­bi­que, los cor­ne­tes, y pa­ra ob­ser­var si la mu­co­sa no es­tá in­fla­ma­da. Ade­más se com­ple­men­ta con una to­mo­gra­fía pa­ra de­tec­tar el ni­vel de obs­truc­ción o des­via­ción. El pro­ce­di­mien­to abier­to se rea­li­za con un cor­te a ni­vel de la piel en la par­te in­fe­rior de la nariz, don­de se le­van­ta to­da la piel, y por otro la­do, es­tá el pro­ce­di­mien­to ce­rra­do, don­de so­lo se ha­cen cor­tes in­ter­nos y no que­dan ci­ca­tri­ces.

En ca­so de op­tar por una mo­di­fi­ca­ción es­té­ti­ca, la per­so­na ten­drá más se­gu­ri­dad y au­to­es­ti­ma al sen­tir­se a gus­to con su nue­vo ros­tro.

Al sa­lir de la ci­ru­gía, so­lo se co­lo­can un par de ta­po­nes que se re­ti­ran al día si­guien­te, des­pués so­lo se co­lo­ca una fé­ru­la por dos semanas y, fi­nal­men­te, a la ter­ce­ra se­ma­na, so­lo se uti­li­zan cin­tas mi­cro­po­re.

A pe­sar de ser una re­cu­pe­ra­ción re­la­ti­va­men­te rá­pi­da, no se pue­den rea­li­zar es­fuer­zos ni usar ga­fas de al­gún ti­po, ade­más de no po­der mo­jar­se la nariz du­ran­te ese pro­ce­so. Se re­cuer­da que, an­te­rior­men­te, las per­so­nas que se so­me­tían a es­te pro­ce­di­mien­to ter­mi­na­ban con la ca­ra mo­re­tea­da; sin em­bar­go, ac­tual­men­te, hay me­jo­res pro­ce­di­mien­tos que son me­nos in­va­si­vos y do­lo­ro­sos. El tiem­po to­tal de des­in­fla­ma­ción de la nariz es de tres me­ses, así que no po­drás ob­ser­var có­mo que­dó el nue­vo ros­tro has­ta que ter­mi­ne es­te tiem­po.

Re­cuer­da que cual­quier ci­ru­gía es­té­ti­ca siem­pre de­be es­tar su­per­vi­sa­da por un especialista.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.