De

Metro Puerto Rico - - PORTADA -

pa­ra di­rec­to­res. Así que mi­rar­lo des­de su pers­pec­ti­va arro­ja una nue­va luz so­bre él.”

“Es muy, muy es­pe­cí­fi­co en su na­rra­ción. Tam­bién vie­ne a las co­sas des­de un lugar muy fi­lo­só­fi­co. Sa­bía que ten­dría un di­rec­tor con un punto de vis­ta muy dis­tin­to. Y yo po­día ve­nir a él con cual­quier idea, y co­la­bo­ra­ría­mos pa­ra lle­gar a al­go muy úni­co”.

“Nos sen­ta­mos a to­mar un par de tés. Y si lle­gas a co­no­cer­lo, pro­ba­ble­men­te te ins­pi­ra­rás y que­rrás ha­cer una pe­lí­cu­la con él. Es­ta­rás en­can­ta­do.”

“En­ton­ces, cuan­do ves su tra­ba­jo, no es fre­cuen­te que co­noz­cas a al­guien que sea tan in­te­li­gen­te, in­te­lec­tual­men­te como crea­ti­va­men­te in­te­li­gen­te, y ese es él”.

Noer me dio una idea de lo “in­te­lec­tual­men­te in­te­li­gen­te” que es, ha­blan­do lar­go y ten­di­do so­bre al­gu­nos de los te­mas que que­ría cu­brir con su ver­sión de Pa­pi­llon.

“Es­to es al­go que es el te­lón de fon­do de la pe­lí­cu­la, pe­ro me pa­re­ció in­tere­san­te que los pre­sos —es­to es al­go muy gran­de con las cár­ce­les— eran co­lo­nias de cár­ce­les, y la gen­te ga­na­ba di­ne­ro con los pre­sos”.

“Lo que sig­ni­fi­ca que fue una pri­va­ti­za­ción e in­dus­tria­li­za­ción del en­car­ce­la­mien­to. Lo que me pa­re­ce muy pro­ble­má­ti­co por­que, en reali­dad, se es­tá pri­va­ti­zan­do al­go que es tan pe­li­gro­so. Por­que ¿qué le pasa a la jus­ti­cia cuan­do la pri­va­ti­zas?”

“Es real­men­te ex­tra­ño con la his­to­ria, por­que se­gui­mos ol­vi­dán­do­la. De­be­ría­mos in­ves­ti­gar to­dos es­tos erro­res que la gen­te ha co­me­ti­do an­tes y apren­der de ellos”.

“Pe­ro cuan­to más vie­jo me ha­go, más me doy cuen­ta de que es­toy haciendo un tra­ba­jo como es­te, don­de le recuerdas a la gen­te al­gu­nas de las in­jus­ti­cias que no­so­tros, como se­res hu­ma­nos, he- mos he­cho a lo lar­go del tiem­po”.

“Por­que se­gui­mos ol­vi­dán­do­las, aun­que es­te­mos vi­vien­do en un tiem­po de in­for­ma­ción, es como si so­lo las re­cor­dá­ra­mos 10 mi­nu­tos a la vez”.

“Eso fue al­go que sen­tí que era im­por­tan­te. Es­pe­ro que al­gu­nas per­so­nas re­cuer­den es­to y lo dis­cu­tan to­man­do un ca­fé des­pués de ver la pe­lí­cu­la”.

Pen­sar en Pa­pi­llon a es­ta es­ca­la tam­bién mo­ti­vó a Noer, a su elenco y a su equi­po cuan­do la pro­duc­ción ame­na­za­ba con per­der im­pul­so.

“Es­to ayu­da a man­te­ner­te mo­ti­va­do cuan­do las co­sas se po­nen di­fí­ci­les”, in­sis­tió Noer. “Te sien­tes como si es­tu­vie­ras en una mi­sión, que es más gran­de que tu pro­pio ego”.

“Es­tás tra­tan­do de trans­mi­tir al­go que es más gran­de que el aho­ra. Us­te­des es­tán re­tra­tan­do al­go que ocu­rrió en el pa­sa­do, que tie­ne al­go que ju­gar pa­ra los rei­nos del fu­tu­ro. Creo que in­ten­to ha­cer eso en to­das mis pe­lí­cu­las”.

Las co­sas se com­pli­ca­ron al ha­cer Pa­pi­llon tam­bién, por­que es­ta ver­sión de la his­to­ria de Cha­rrie­re es mucho más su­cia y are­no­sa que su pre­de­ce­so­ra.

“Era una pe­lí­cu­la muy, muy su­cia. En el sen­ti­do de que es­tá­ba­mos ca­mi­nan­do por el ba­rro en nues­tros mu­chos, mu­chos días”, re­cor­dó Ma­lek.

“In­con­ta­bles dis­pa­ros noc­tur­nos ba­jo la llu­via. Tam­bién ro­da­mos 6 días de 7. Fue una de esas pe­lí­cu­las que un ma­qui­llis­ta apre­cia por­que hay me­nos tra­ba­jo que ne­ce­si­ta ha­cer día a día, que te ha­ce pa­re­cer que has es­ta­do su­frien­do”.

Esas con­di­cio­nes son ne­ce­sa­rias, por­que la in­ten­ción prin­ci­pal de Noer con Pa­pi­llon era crear una ex­pe­rien­cia tan ví­vi­da que el pú­bli­co pu­die­ra oler dón­de es­ta­ban los personajes y por lo que es­ta­ban pa­san­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.