Mu­dos los hos­pi­ta­les tras sus fa­llas por el hu­ra­cán

Metro Puerto Rico - - PORTADA -

que es el re­gis­tro más com­ple­to que exis­te has­ta la fe­cha de las muer­tes vin­cu­la­das al hu­ra­cán Ma­ría. En cuan­to a los hos­pi­ta­les, las en­tre­vis­tas tam­bién re­la­tan un pa­trón de re­cha­zos y tras­la­dos de pa­cien­tes de hos­pi­tal en hos­pi­tal an­te la in­ca­pa­ci­dad de brin­dar ser­vi­cios, lo que ter­mi­na­ba en muer­tes do­lo­ro­sas y len­tas co­mo la de Ra­mo­na Or­tiz Or­tiz.

La fa­mi­lia de Ra­mo­na Or­tiz Or­tiz ja­más pen­só que la sa­lud de es­ta fue­se a des­me­jo­rar lue­go de su lle­ga­da al Pro­fes­sio­nal Hos­pi­tal en Guay­na­bo pa­ra ser aten­di­da por un do­lor en la ve­sí­cu­la, tres días an­tes del pa­so del de­vas­ta­dor hu­ra­cán Ma­ría.

Or­tiz Or­tiz lle­gó al hos­pi­tal el 17 de sep­tiem­bre. Al día si­guien­te, le rea­li­za­ron un pro­ce­di­mien­to pa­ra co­lo­car­le un dre­na­je y esa mis­ma se­ma­na, el sá­ba­do 23, la die­ron de al­ta abrup­ta­men­te sin no­ti­fi­car a sus fa­mi­lia­res.

Ste­fa­nie Vi­lle­neu­ve, nie­ta de Or­tiz Or­tiz, con­tó que la fa­mi­lia la fue a vi­si­tar el día des­pués del hu­ra­cán, y no­ta­ron la fal­ta de agua y luz. “Las ven­ta­nas del cuar­to es­ta­ban abier­tas… Es­ta­ba to­do os­cu­ro, aun­que era de día”, des­cri­bió. Aún así, la de­ja­ron en el lu­gar por­que aún con­va­le­cía del pro­ce­di­mien­to y no ha­bía có­mo trans­por­tar­la an­te los des­tro­zos cau­sa­dos por el hu­ra­cán en to­da la is­la.

Cuan­do la fa­mi­lia re­gre­só el sá­ba­do 23 de sep­tiem­bre, pa­ra su sor­pre­sa en­con­tra­ron el hos­pi­tal ce­rra­do. Que­da­ban tres en­fer­me­ras en el primer pi­so, quie­nes le in­di­ca­ron que so­lo que­da­ban dos pa­cien­tes en el hos­pi­tal, in­clui­da su abue­la, y que se la te­nían que lle­var. Ya Or­tiz Or­tiz es­ta­ba en el primer pi­so es­pe­ran­do ser re­co­gi­da.

Cuan­do Vi­lle­neu­ve pre­gun­tó có­mo trans­por­ta­ría a su abue­la pa­ra su ca­sa en Cu­pey, los en­fer­me­ros le con­tes­ta­ron que ha­bía que es­pe­rar a ver si pa­sa­ba al­gu­na am­bu­lan­cia. Es­to nun­ca ocu­rrió. Fue en­ton­ces que la nie­ta mon­tó a su abue­la en su pro­pio vehícu­lo con la ayu­da de los en­fer­me­ros pa­ra lle­var­la a la ca­sa. Los tres en­fer­me­ros tam­bién se mon­ta­ron pa­ra acom­pa­ñar­la y lue­go ella los re­gre­só al hos­pi­tal.

Ya en la ca­sa, no­ta­ron que su abue­la te­nía úl­ce­ras en di­fe­ren­tes par­tes del cuer­po. Vi­lle­nue­ve ase­gu­ra que, an­tes de lle­gar al hos­pi­tal, ella no te­nía úl­ce­ras, ya que, por es­tar en­ca­ma­da, su fa­mi­lia es­ta­ba bien pen­dien­te a las re­co­men­da­cio­nes mé­di­cas pa­ra que es­to no le ocu­rrie­ra. Se­gún di­jo, las úl­ce­ras sur­gie­ron a con­se­cuen­cia del ca­lor de los seis días que es­tu­vo en el hos­pi­tal.

En di­ciem­bre, Ra­mo­na Or­tiz Or­tiz re­gre­só al Pro­fes­sio­nal Hos­pi­tal pa­ra una vi­si­ta am­bu­la­to­ria, de ru­ti­na, pa­ra que le re­vi­sa­ran las úl­ce­ras. Sin em­bar­go, el per­so­nal de­ci­dió in­gre­sar­la di­cien­do que te­nía la pre­sión ba­ja. Dos días des­pués, mu­rió en el lu­gar. Las cau­sas de muer­te in­di­ca­das en su cer­ti­fi­ca­do de de­fun­ción fue­ron arres­to car­dio­rres­pi­ra­to­rio, as­pi­ra­ción y san­gra­do gas­tro­in­tes­ti­nal. Co­mo otras cau­sas, men­cio­na anemia y las úl­ce­ras que, se­gún su nie­ta, desa­rro­lló por la si­tua­ción pre­ca­ria en el hos­pi­tal.

En­tre el 18 de sep­tiem­bre y el 31 de di­ciem­bre, en el Pro­fes­sio­nal Hos­pi­tal mu­rie­ron 22 per­so­nas, cuan­do el promedio pa­ra es­te mis­mo pe­rio­do du­ran­te los tres años pre­vios era de cua­tro fa­lle­ci­mien­tos anua­les. El CPI in­ten­tó ob­te­ner una reac­ción de los due­ños del hos­pi­tal, los her­ma­nos y ci­ru­ja­nos Leo­nar­do y Wil­mer Va­len­tín, pe­ro la lla­ma­da fue re­fe­ri­da a Gian­car­lo Va­len­tín, di­rec­tor de ope­ra­cio­nes, quien rehu­só con­tes­tar pre­gun­tas alu­dien­do que ne­ce­si­ta­ba au­to­ri­za­ción de la Jun­ta de Di­rec­to­res de la ins­ti­tu­ción de sa­lud an­tes de ex­pre­sar­se so­bre el par­ti­cu­lar. Nun­ca ofre­ció res­pues­tas.

Al Pro­fes­sio­nal Hos­pi­tal tam­bién lle­gó el 28 de oc­tu­bre Isabel Mu­ñoz a bus­car tra­ta­mien­to mé­di­co pa­ra su ma­dre, Luz Acos­ta Dal­mau, de 94 años, quien te­nía fuer­tes do­lo­res ab­do­mi­na­les, de es­pal­da y vó­mi­tos. Lle­gó a las 2:00 p. m, en am­bu­lan­cia y no fue aten­di­da has­ta las 6:00 p. m., cua­tro ho­ras des­pués. La doc­to­ra de turno or­de­nó que le rea­li­za­ran es­tu­dios de san­gre y ori­na. Pos­te­rior­men­te, le diag­nos­ti­có in­fec­ción de ori­na, le re­ce­tó an­ti­bió­ti­cos y la dio de al­ta a las 9:00 p. m.

A las 5:00 a. m. del pró­xi­mo día, Acos­ta Dal­mau es­ta­ba de vuel­ta en el hos­pi­tal, ya que los do­lo­res con­ti­nua­ban. Fue en es­ta se­gun­da vi­si­ta cuan­do el mé­di­co de turno les in­di­có que los do­lo­res eran pro­vo­ca­dos por una obs­truc­ción in­tes­ti­nal y no por una in­fec­ción de ori­na, co­mo le ha­bían diag­nos­ti­ca­do la no­che an­te­rior. Le pu­sie­ron un tu­bo por la na­riz has­ta el in­tes­tino pa­ra suc­cio­nar la obs­truc­ción.

Acos­ta Dal­mau mu­rió el 30 de oc­tu­bre por obs­truc­ción in­tes­ti­nal, se­gún el cer­ti­fi­ca­do de de­fun­ción.

Pa­ra Mu­ñoz, abo­ga­da de pro­fe­sión, el tra­to que re­ci­bió su ma­dre en el Pro­fes­sio­nal Hos­pi­tal “no fue el ade­cua­do” por el diag­nós­ti­co erra­do y la fal­ta de co­mu­ni­ca­ción del per­so­nal de en­fer­me­ría con ella. Su sen­tir se lo hi­zo sa­ber a tra­vés de una car­ta a la Jun­ta de Di­rec­to­res del hos­pi­tal.

“Fue pu­ra ca­sua­li­dad que lle­gué tem­prano y pu­de es­tar esos úl­ti­mos mo­men­tos con ella, ya que nin­gún miem­bro del equi­po de en­fer­me­ría del hos­pi­tal se co­mu­ni­có con­mi­go pa­ra de­jar­me sa­ber que la con­di­ción de mi ma­dre era crí­ti­ca y de­be­ría ir al hos­pi­tal de in­me­dia­to”, ex­pre­sa la li­cen­cia­da en su car­ta.

A pe­sar de es­tas si­tua­cio­nes y del dis­pa­ro en la mor­ta­li­dad, el De­par­ta­men­to de Sa­lud, que ale­gó que es­tu­vo ins­pec­cio­nan­do to­dos los hos­pi­ta­les ca­da 48 ho­ras des­pués del 20 de sep­tiem­bre, nun­ca ce­rró ofi­cial­men­te ni anun­ció el cie­rre del Pro­fes­sio­nal Hos­pi­tal.

Aun­que rehu­só con­ce­der en­tre­vis­ta al CPI pa­ra es­ta his­to­ria, el se­cre­ta­rio Rodríguez Mer­ca­do se ha con­tra­di­cho en sus ex­pre­sio­nes so­bre la ope­ra­ción de los hos­pi­ta­les en Puer­to Ri­co tras el hu­ra­cán Ma­ría. El 26 de sep­tiem­bre, el fun­cio­na­rio di­jo al CPI que el 70 % de los hos­pi­ta­les en Puer­to Ri­co es­ta­ban ce­rra­dos y brin­dó una lis­ta de los 18 que es­ta­ban abier­tos. Pos­te­rior­men­te, di­jo que so­lo ce­rró dos du­ran­te la emer­gen­cia. En ma­yo, hi­zo cla­ro que su pos­tu­ra es tra­tar de no ce­rrar hos­pi­ta­les, aun­que en­cuen­tre pro­ble­mas.

Ve­ró­ni­ca Nú­ñez, se­cre­ta­ria au­xi­liar de Re­gla­men­ta­ción y Acre­di­ta­ción de Fa­ci­li­da­des de Sa­lud de Puer­to Ri­co (SARAFS) a car­go de las ins­pec­cio­nes a los hos­pi­ta­les e ins­ta­la­cio­nes de sa­lud, ne­gó al CPI co­pia de los in­for­mes de las vi­si­tas que sus ins­pec­to­res hi­cie­ron tras el desas­tre, se­ña­lan­do que son con­fi­den­cia­les. Sin em­bar­go, du­ran­te la Pri­me­ra Cum­bre de Pre­pa­ra­ción y Res­pues­ta an­te Emer­gen­cias y Desas­tres del De­par­ta­men­to de Sa­lud, la fun­cio­na­ria di­jo que, in­de­pen­dien­te­men­te de sus ha­llaz­gos y re­co­men­da­cio­nes, es­ta­ba “se­gu­ra de que el 99 % de las ve­ces” el se­cre­ta­rio de Sa­lud iba a “dar­les la opor­tu­ni­dad” de en­trar en cum­pli­mien­to sin ce­rrar­los.

Cuan­do le pre­gun­tó a Rodríguez Mer­ca­do si es­to era cier­to du­ran­te la con­fe­ren­cia de pren­sa que ce­rró el even­to, el fun­cio­na-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.