Ma­ría trans­for­mó la Florida cen­tral

Metro Puerto Rico - - PORTADA -

an­tes de par­tir de la is­la, San­tos ha­bía con­fir­ma­do, ade­más, que es­pe­ra­ban su cuar­to hi­jo, una no­ti­cia que ter­mi­nó por con­ven­cer­los de co­men­zar una nue­va vi­da fue­ra de la is­la.

“Las dos ne­nas se en­fer­ma­ron y, en dos oca­sio­nes, tra­ta­mos de ir a un pe­dia­tra y las ofi­ci­nas no abrie­ron. Lle­var­las a una sa­la de emer­gen­cia a un hos­pi­tal pa­ra no­so­tros no era una op­ción por­que ha­bía tan­to bro­te de tan­tas co­sas, y pen­sar que al­gu­na bac­te­ria se les po­día pe­gar a las ne­nas, pues de­ci­di­mos ve­nir pa­ra acá (Florida)”, ex­pli­có Ju­ra­do, de 30 años, res­pec­to a las ra­zo­nes que los mo­ti­va­ron a to­mar la de­ci­sión en me­dio de las se­cue­las del hu­ra­cán.

“Uno, co­mo adul­to, pue­de aguan­tar esas si­tua­cio­nes, pe­ro ya cuan­do vez a un ni­ño que se en­fer­mó de­bi­do a esa ma­la ali­men­ta­ción, se te ha­ce di­fí­cil. Ya tú quie­res me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da pa­ra ellos”, sos­tu­vo por su par­te San­tos, de 31 años.

La tran­si­ción, re­co­no­ció el matrimonio, no fue sen­ci­lla, pe­ro el áni­mo y las es­pe­ran­zas de un me­jor por­ve­nir no han fal­ta­do. Des­de su lle­ga­da al es­ta­do en no­viem­bre de 2017, Juan Car­los ha te­ni­do tres tra­ba­jos —ca­da uno con me­jor sa­la­rio que el an­te­rior—, y en fe­bre­ro de es­te año, lo­gra­ron ren­tar el apar­ta­men­to des­de don­de ofre­cie­ron es­ta en­tre­vis­ta. Su hi­jo ma­yor, de 11 años, ya es­tá ma­tri­cu­la­do en la es­cue­la y la fa­mi­lia no pre­vé un pron­to re­gre­so a Puer­to Ri­co.

El nú­me­ro de bo­ri­cuas que al día de hoy se mu­dó a esa re­gión lue­go de Ma­ría, aún no es pre­ci­so. El Cen­tro de Es­tu­dios Puer­to­rri­que­ños del Hun­ter Co­lle­ge de la Uni­ver­si­dad de la Ciu­dad de Nue­va York, cal­cu­ló en mar­zo que el éxo­do ne­to de bo­ri­cuas ha­cia Florida —prin­ci­pal­men­te, Florida cen­tral—, lue­go del hu­ra­cán, al­can­za­ba las 56,477 per­so­nas, con­vir­tién­do­se en el es­ta­do que más puer­to­rri­que­ños re­ci­bió lue­go de Ma­ría.

El cre­ci­mien­to de la co­mu­ni­dad bo­ri­cua en Florida cen­tral por la nue­va ola mi­gra­to­ria no so­lo ha traí­do cam­bios en tér­mi­nos so­cia­les, sino po­lí­ti­cos. Aun­que his­tó­ri­ca­men­te la co­mu­ni­dad de cu­ba­nos ha si­do el vo­to más dispu­tado, con el au­men­to de bo­ri­cuas se pro­yec­ta un nue­vo vo­to de­ci­si­vo en el es­ta­do.

“Si nos uni­mos, po­de­mos ha- cer un cam­bio po­si­ti­vo aquí. To­do lo que es Es­ta­dos Uni­dos es­tá pen­dien­te al vo­to puer­to­rri­que­ño. Es­ta­mos en la lí­nea de fue­go y de­pen­de de no­so­tros sa­lir a vo­tar”, afir­mó Ma­rit­za Sanz, pre­si­den­ta y CEO de la or­ga­ni­za­ción Latino Lea­ders­hip en Florida.

“Te­ne­mos que crear esa con­cien­cia. Yo quie­ro que, cuan­do lle­guen las elec­cio­nes, cuan­do se vean esos re­sul­ta­dos, di­gan: ‘Wow, es­tos bo­ri­cuas de ver­dad que sa­lie­ron e hi­cie­ron la di­fe­ren­cia’. Va a es­tar en nues­tras ma­nos ha­cer eso”, sos­tu­vo. Latino Lea­ders­hip iden­ti­fi­có y asis­tió a más de nue­ve mil fa­mi­lias puer­to­rri­que­ñas lle­ga­das a Florida cen­tral lue­go del hu­ra­cán.

De ca­ra a las elec­cio­nes de me­dio tér­mino en no­viem­bre, en las que se ele­gi­rá a un nue­vo go­ber­na­dor de la Florida, así co­mo a un nue­vo se­na­dor y a 26 re­pre­sen­tan­tes en el Con­gre­so fe­de­ral, di­ver­sas or­ga­ni­za­cio­nes han uni­do fuer­zas ha­cia va­rios ob­je­ti­vos: lo­grar que se ins­cri­ban pa­ra vo­tar la ma­yor can­ti­dad po­si­ble de bo­ri­cuas, y que los can­di­da­tos que eli­jan res­pon­dan a las ne­ce­si­da­des de los puer­to­rri­que­ños no so­lo en di­cho es­ta­do, sino tam­bién de quie­nes re­si­den en la is­la.

“Es su­ma­men­te im­por­tan­te nues­tra par­ti­ci­pa­ción en lo que es el vo­to, por­que Florida es­tá lleno de mu­chí­si­mos puer­to­rri- que­ños. Si no nos in­vo­lu­cra­mos y es­co­ge­mos a esos can­di­da­tos que real­men­te nos apo­yen a no­so­tros, ¿qué es lo que va­mos a ver en un fu­tu­ro?”, in­di­có San­tos, quien di­jo es­tar in­tere­sa­da en co­no­cer más so­bre las pla­ta­for­mas de los can­di­da­tos que es­ta­rán en la pa­pe­le­ta en no­viem­bre.

“Hay que de­jar­le sa­ber al Go­bierno fe­de­ral que aquí hay una co­mu­ni­dad puer­to­rri­que­ña gran­de. De­jar sa­ber que ‘yo es­toy aquí, pe­ro es­toy ve­lan­do por los míos en la is­la”, afir­mó Car­los En­car­na­ción, re­si­den­te en la zo­na de Florida cen­tral des­de 2004.

Dis­tin­tas or­ga­ni­za­cio­nes no so­lo tra­ba­jan pa­ra que se re­gis­tren los bo­ri­cuas re­cién lle­ga­dos, sino tam­bién aque­llos que re­si­den des­de an­tes del hu­ra­cán Ma­ría en Florida, pe­ro por dis­tin­tas ra­zo­nes no par­ti­ci­pa­ban de even­tos elec­to­ra­les. Tam­bién lle­van a ca­bo ini­cia­ti­vas pa­ra edu­car a la co­mu­ni­dad so­bre el pro­ce­so electoral.

“No so­la­men­te nos pa­sa a los puer­to­rri­que­ños. Les pa­sa tam­bién a los do­mi­ni­ca­nos, a los ve­ne­zo­la­nos, a to­dos. De mo­men­to se en­cuen­tran con que lo que ellos co­no­cen, que son los par­ti­dos nues­tros, en nues­tros paí­ses, de mo­men­to esos par­ti­dos ya no exis­ten. En lu­gar de la gen­te de­cir: ‘Yo no en­tien­do, es­toy con­fun­di­do’, la gen­te di­ce: ‘Yo no quie­ro vo­tar’, y es la for­ma más fá­cil de evi­tar una con­ver­sa­ción”, ex­pli­có Jimmy To­rres-Vé­lez, por­ta­voz de la or­ga­ni­za­ción Bo­ri­cua Vo­ta.

Uno de esos bo­ri­cuas que re­si­den en Florida cen­tral des­de an­tes de Ma­ría, pe­ro que nun­ca ha­bía de­ci­di­do par­ti­ci­par de un even­to electoral es Pe­dro Co­rrea Otero, de 66 años. Vi­ve en la zo­na des­de ha­ce tres años y es na­tu­ral de Are­ci­bo. Ca­li­fi­có co­mo “pé­si­ma” la res­pues­ta del Go­bierno fe­de­ral en Puer­to Ri­co lue­go de Ma­ría, al­go que lo ha he­cho cam­biar de opi­nión res­pec­to a la im­por­tan­cia del vo­to de la co­mu­ni­dad puer­to­rri­que­ña.

“No lo ha­bía he­cho an­tes por­que creía que no era ne­ce­sa­rio, pe­ro vien­do que aho­ra el Go­bierno, los que ga­nan, no nos ayu­dan en ver­dad, hay que vo­tar pa­ra po­der po­ner a las per­so­nas co­rrec­tas ahí pa­ra que nos ayu­den”, ex­pre­só.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.