A UN AÑO DE El re­la­to de una bo­ri­cua en Chica­go: “Ma­mi­ta se nos fue”

Metro Puerto Rico - - PORTADA -

na: ‘Ay, ne­na, yo ten­go do­lor de es­tó­ma­go, acués­ta­me’, y cuan­do mi her­ma­na la acos­tó, di­ce mi her­ma­na que ella em­pe­zó a su­dar, y mi her­ma­na la so­pla­ba, y ma­mi­ta de­jó de res­pi­rar y se nos fue. En ese mis­mo ins­tan­te, mi her­ma­na me lla­ma: ‘Ma­mi se nos fue, ma­mi se nos fue”.

En su cer­ti­fi­ca­do de de­fun­ción, re­la­tó Yo­lan­da, el mé­di­co cer­ti­fi­có la muer­te de Lu­cia­na co­mo un ata­que ma­si­vo al co­ra­zón. “El mis­mo ago­bio, el sus­to, por­que ella se asus­tó mu­cho el día de la tor­men­ta. Ella en­tris­te­ció al pun­to que le dio un ata­que al co­ra­zón y mu­rió”.

Yo­lan­da pu­do abor­dar el pró­xi­mo vue­lo a Puer­to Ri­co. Diez ho­ras des­pués de la muer­te de su ma­dre, su cuer­po aún ya­cía en la ca­ma en la que fa­lle­ció.

“Tu­vi­mos que, con do­lor, lle­var­la has­ta don­de la mor­gue la al­can­zó pa­ra tras­la­dar el cuer­po de mi ma­má”.

De los 13 hi­jos de do­ña Lu­cia­na, ocho no lo­gra­ron lle­gar a tiem­po des­de los lu­ga­res don­de re­si­den pa­ra es­tar pre­sen­tes en el en­tie­rro de su ma­dre, da­da la di­fi­cul­tad que ha­bía en­ton­ces pa­ra con­se­guir bo­le­tos de avión.

“A mi ma­mi­ta no le pu­di­mos ha­cer au­top­sia por­que no ha­bía elec­tri­ci­dad. La tu­vi­mos que en­te­rrar de un día pa­ra otro por­que no ha­bía ne­ve­ras; ni una flor, por­que no ha­bía flo­res, no ha­bía na­da”.

Des­de los ojos de Yo­lan­da, Puer­to Ri­co lu­cía co­mo “una zo­na de gue­rra”. Su­mi­da en el do­lor an­te la pér­di­da de su ma­dre, la aho­ga­ba tam­bién to­do lo que pre­sen­cia­ba.

“Yo nun­ca pen­sé ver a mi is­la de esa for­ma”, afir­mó. “En los ros­tros de las per­so­nas se veía su de­ses­pe­ra­ción, su abo­rre­ci­mien­to, su can­san­cio, fue al­go tan di­fí­cil pa­ra mí”.

“No­so­tros en­te­rra­mos a mi ma­má un sá­ba­do. El do­min­go por la ma­dru­ga­da, mi so­bri­na, que te­nía ocho me­ses de em­ba­ra­zo, entra en la­bour (par­to). Arran­ca­mos pa’l hos­pi­tal. El más cer­cano era el de Ca­guas. To­dos los hos­pi­ta­les de Hu­ma­cao es­ta­ban ce­rra­dos”.

En el hos­pi­tal HIMA San Pa­blo en Ca­guas, re­la­tó Yo­lan­da que a su so­bri­na la de­ja­ron en una sa­la de es­pe­ra des­de las 7:00 de la ma­ña­na, apro­xi­ma­da­men­te, has­ta la 1:30 de la tar­de. En el es­ta­cio­na­mien­to ha­bía ca­mi­llas. “Ha­bía una se­ño­ra en­tu­ba­da, en li­fe sup­port, en el par­king”.

“Mi so­bri­na con do­lo­res… Es­pe­ra­mos tan­to. Cuan­do fi­nal­men­te la en­tran, no en­con­tra­ban la­ti­dos del co­ra­zón del be­bé… El be­bé mu­rió, el be­bé mu­rió”, re­la­tó. La trau­má­ti­ca ex­pe­rien­cia se ex­ten­dió has­ta las 9:00 de la no­che, apro­xi­ma­da­men­te, cuan­do la mu­jer tu­vo que dar a luz a su hi­jo —el pri­me­ro de un matrimonio jo­ven— sin vi­da. El do­lor per­sis­te.

An­te la si­tua­ción que vi­vía –que vi­ve– Puer­to Ri­co, y las se­cue­las del más po­ten­te hu­ra­cán que ha to­ca­do tie­rra bo­ri­cua en la his­to­ria mo­der­na, Yo­lan­da de­ci­dió lle­var­se a su fa­mi­lia a Chica­go du­ran­te el pe­rio­do na­vi­de­ño.

“Era lo úni­co que me iba a ha­cer sen­tir un po­qui­to me­jor des­pués de per­der a ma­mi, and I know (y yo sé) que eso era lo que ella que­ría que yo hi­cie­ra”, con­tó.

“Mi ma­má era de cam­po, le en­can­ta­ba sem­brar. Ella te­nía una fin­ca de plá­tano, de ca­fé, de to­das las fru­tas que po­días ima­gi­nar. Mi ma­má te­nía seis cuer­das de te­rreno y las seis las sem­bra­ba ella so­li­ta. Era el ser más fuer­te que yo pu­de ha­ber co­no­ci­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.