¿ CAN­DI­DA­TO PA­RA QUÉ?

Metro Puerto Rico - - Noticias / Mundo -

El pa­sa­do fin de se­ma­na pa­re­cía sa­ca­do de pleno año elec­to­ral. Mo­vi­li­za­ción de al­cal­des, ne­go­cia­cio­nes y bús­que­da de en­do­sos; anun­cios de cam­pa­ña y au­gu­rios de vic­to­ria. To­do lle­ga­ba pin­ta­do de ro­jo y azul. En un ban­do, cin­co as­pi­ran­tes a la can­di­da­tu­ra a la go­ber­na­ción por el Par­ti­do Po­pu­lar, de­le­ga­dos y una que otra can­di­da­tu­ra adi­cio­nal. En el otro, el PNP con en­do­sos a las as­pi­ra­cio­nes del se­na­dor Mi­guel Ro­me­ro pa­ra con­ver­tir­se en al­cal­de de la ca­pi­tal y la cer­te­za del go­ber­na­dor de que se pos­tu­la­rá y re­va­li­da­rá en los co­mi­cios de 2020.

Pe­ro a pe­sar de lo mu­cho di­cho, en el ba­lan­ce son más las pre­gun­tas sin con­tes­tar que las res­pues­tas pro­du­ci­das por la avalancha de pre­can­di­da­tos. To­dos tie­nen el res­pal­do del pue­blo “por­que es lo que ven en la ca­lle”. To­dos tie­nen la cer­te­za de que ven­ce­rán. So­lo que no es­tá cla­ro pa­ra qué la vic­to­ria en me­dio de un com­ple­jo ta­ble­ro de jue­go en el que los ofi­cia­les elec­tos y su ra­dio de ac­ción se ven li­mi­ta­dos has­ta el aho­ga­mien­to por la Jun­ta de Con­trol Fis­cal.

Si los pa­sa­dos co­mi­cios fue­ron com­pli­ca­dos pa­ra el par­ti­dis­mo, el 2020 au­gu­ra ma­yo­res pro­ble­mas. El pri­me­ro de ellos es, pre­ci­sa­men­te, la Jun­ta. El en­te que ayer le re­cor­da­ba al go­ber­na­dor que tie­ne la obli­ga­ción de con­sul­tar­le has­ta las ór­de­nes eje­cu­ti­vas. Esas que, por de­fi­ni­ción, no re­quie­ren con­sul­ta de nin­guno de los de­más po­de­res cons­ti­tu­cio­na­les. Aquí, en el Puer­to Ri­co del Go­bierno “su­per­vi­sa­do”, el muy de­mo­crá­ti­co Con­gre­so fe­de­ral ha fa­cul­ta­do a los in­te­gran­tes de un or­ga­nis­mo no elec­to a or­de­nar­le a un go­ber­nan­te elec­to consultar an­tes de emi­tir una or­den pa­ra la que, en teo­ría, es­tá fa­cul­ta­do por ley. Y así,en un es­ce­na­rio en el que los po­de­res del Eje­cu­ti­vo y el Le­gis­la­ti­vo se han vis­to cuar­ta­dos gra­cias al Con­gre­so de los Es­ta­dos Uni­dos y Pro­me­sa, ¿pue­den real­men­te pro­me­ter al­go que no es­té su­je­to al per­mi­so pre­vio de la Jun­ta Fis­cal los can­di­da­tos a pues­tos elec­ti­vos? ¿Po­drán cum­plir­se pro­me­sas de cam­pa­ña sin con­tar con “la ben­di­ción” de ese en­te que nos re­cuer­da que hoy más que nun­ca es un he­cho que es­ta­mos su­bor­di­na­dos a los po­de­res del Con­gre­so?

¿Pue­den te­ner la ex­pec­ta­ti­va real, los can­di­da­tos a pues­tos elec­ti­vos, de pro­po­ner y en­ca­mi­nar pla­nes eco­nó­mi­cos sin an­tes consultar esos pla­nes con la Jun­ta? En me­dio de es­te es­ce­na­rio his­tó­ri­co, las op­cio­nes pa­re­cen li­mi­ta­das pa­ra quien de­ci­da as­pi­rar a un car­go elec­ti­vo. Pe­dir un vo­to pa­ra lle­gar al po­der co­mo co­la­bo­ra­dor de la Jun­ta e ins­tru­men­to pa­ra ade­lan­tar sus pla­nes pa­ra la is­la, en el me­jor de los ca­sos, in­ten­tan­do con­ven­cer a sus in­te­gran­tes de la bon­dad de sus ideas; o in­ten­tar com­ba­tir al en­te fis­cal y, con ello, re­cor­dar­le a Was­hing­ton que la de­mo­cra­cia no es so­lo ne­ce­sa­ria en el dis­cur­so, sino que, pa­ra que sea cier­ta, exi­ge ser va­li­da­da en los he­chos. Siem­pre. ¿Can­di­da­to pa­ra qué?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.