UN PUER­TO RI­CO AMA­BLE Y SERVICIAL

Metro Puerto Rico - - Voces -

So­lo te­ne­mos que es­cu­char las no­ti­cias o hacer una ges­tión que re­quie­ra de ser­vi­cio al clien­te pa­ra con­cluir que es­ta­mos vi­vien­do tiem­pos de mu­cha ne­ga­ti­vi­dad. La reali­dad que no po­de­mos ig­no­rar es que, así co­mo el mal com­por­ta­mien­to tien­de a pro­pa­gar­se, tam­bién lo ha­cen las con­duc­tas po­si­ti­vas. La ama­bi­li­dad es con­ta­gio­sa, y cuan­do en­ten­de­mos que otros son más ge­ne­ro­sos, no­so­tros tam­bién lo so­mos.

Cla­ro, ne­ce­si­ta­mos ser rea­lis­tas y, es­ta vi­sión de cortesía, sen­si­bi­li­dad y or­gu­llo de lo que ha­ce­mos, se apli­ca a to­dos: en el Go­bierno, la em­pre­sa pri­va­da y has­ta las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas.

Es in­creí­ble va­li­dar que to­ma so­bre sie­te ho­ras ser aten­di­do en el CRIM; dos ho­ras com­prar un te­lé­fono nue­vo; en oca­sio­nes so­bre tres ho­ras en ci­tas mé­di­cas; y cua­tro lla­ma­das y dos co­rreos elec­tró­ni­cos pa­ra ins­ta­lar al­go en mi vehícu­lo nue­vo que in­clu­so ya pa­gué.

¿Qué po­de­mos hacer pa­ra que va­ya­mos más allá de los es­tán­da­res nor­ma­les de ser­vi­cio? Mu­cho, pues la reali­dad es que te­ne­mos el po­der de im­pac­tar po­si­ti­va­men­te nues­tro en­torno, re­for­zan­do una cul­tu­ra de co­ne­xión, ama­bi­li­dad, com­pa­sión, or­gu­llo pro­pio y co­lec­ti­vo.

Si que­re­mos te­ner ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va co­mo in­di­vi­duos y co­mo país, ne­ce­si­ta­mos pre­gun­tar­nos qué ser­vi­cio nos brin­da­mos y brin­da­mos a los de­más. Ex­plo­rar có­mo po­de­mos te­ner com­pro­mi­so en ca­da una de las ac­cio­nes que rea­li­za­mos. Por ejem­plo, de ca­mino al tra­ba­jo, ¿bo­ta­mos la basura en la ca­rre­te­ra?; mien­tras pa­sea­mos nues­tro pe­rro ¿de­ja­mos sus re­ga­li­tos frente a la ca­sa del ve­cino?; nos atre­ve­mos a de­cir­le a una per­so­na que re­quie­re un ser­vi­cio de sa­lud que has­ta pa­ra com­prar pin­tu­ra hay que es­pe­rar; sus­pi­ra­mos aten­dien­do una lla­ma­da de ser­vi­cio, pues la per­so­na a quien aten­de­mos no en­tien­de. Ana­li­ce­mos qué re­que­ri­mos pa­ra dar lo me­jor de no­so­tros y có­mo lo­gra­mos cam­biar nues­tra vi­da y la de los de­más, un día a la vez. La ca­je­ra en la far­ma­cia de mi ve­cin­da­rio sa­lu­da a to­do el que en­tra efu­si­va­men­te, mi­ran­do a los ojos y lle­na de or­gu­llo por su tra­ba­jo. Ella, al igual que mu­chos otros que se com­por­tan de for­ma si­mi­lar en las or­ga­ni­za­cio­nes que vi­si­to a diario, me ins­pi­ran y me ha­cen pen­sar que, en efec­to, po­de­mos lo­grar una cul­tu­ra po­si­ti­va. Pre­gun­té­mo­nos có­mo de­jar las ac­ti­tu­des ne­ga­ti­vas y es­te­mos cons­cien­tes de que, cuan­do sir­vi­mos bien, ase­gu­ro ma­yor fe­li­ci­dad, tiem­po, sa­lud y éxi­to, y si a mí me va bien, a la or­ga­ni­za­ción que re­pre­sen­to y a mi país tam­bién. El cam­bio co­mien­za con no­so­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.