IN­CEN­TI­VOS AGRÍ­CO­LAS

Metro Puerto Rico - - Voces -

El te­ma de los in­cen­ti­vos con­tri­bu­ti­vos que se otor­gan a em­pre­sas e in­di­vi­duos con el pro­pó­si­to de alen­tar y desa­rro­llar nues­tra eco­no­mía to­ma­rá pro­ta­go­nis­mo en la dis­cu­sión pú­bli­ca con el ini­cio de es­ta nueva se­sión de la Asam­blea Le­gis­la­ti­va.

Se tra­ta de un asun­to im­por­tan­te que responde a una exi­gen­cia de la Jun­ta de Con­trol Fis­cal que, co­mo mu­chas otras de sus re­cla­ma­cio­nes, no apa­re­ce vin­cu­la­da a un mo­de­lo cohe­ren­te de desa­rro­llo eco­nó­mi­co pa­ra el país.

De lo po­co que co­no­ce­mos es que los miem­bros del en­te de con­trol fis­cal im­pues­to por el Congreso fe­de­ral re­cla­man una re­duc­ción de un mí­ni­mo de 50 por cien­to a to­dos los in­cen­ti­vos con­tri­bu­ti­vos que otor­ga el go­bierno. Em­pe­ro, tal pe­ti­ción no pre­ci­sa cuá­les sub­si­dios vo­la­rán en pe­da­zos o dis­mi­nui­rán.

Has­ta el mo­men­to, se ha in­for­ma­do ofi­cial­men­te que ese es­cru­ti­nio pro­cu­ra­rá eli­mi­nar o re­du­cir aque­llas exen­cio­nes con­tri­bu­ti­vas que, se­gún los cálcu­los con­ta­bles de fun­cio­na­rios del De­par­ta­men­to de Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co y Co­mer­cio (DDEC), no ofre­cen un re­torno de in­ver­sión a las ar­cas pú­bli­cas. Queda por de­fi­nir, en tan­to, có­mo se compu­ta ese re­torno de in­ver­sión y a qué con­cre­ta­men­te se re­fie­re.

En un prin­ci­pio, des­de el po­der eje­cu­ti­vo se es­ta­ble­ció que la for­mu­la­ción de un nue­vo Có­di­go de In­cen­ti­vos es­ta­ba ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­da con la pro­pues­ta de re­for­ma con­tri­bu­ti­va. Sin em­bar­go, la le­gis­la­tu­ra lo­gró apro­bar la re­fe­ri­da re­for­ma en la pa­sa­da se­sión compu­tan­do re­cau­dos y re­cor­tes en otras áreas sin to­car es­tos in­cen­ti­vos.

Es­ta es una dis­cu­sión im­por­tan­te, to­da vez que co­no­ce­mos que, por las pa­sa­das dé­ca­das, ba­jo el pre­tex­to de im­pul­sar nues­tra eco­no­mía, las ad­mi­nis­tra­cio­nes que han re­gen­ta­do el go­bierno se han des­bor­da­do en otor­gar in­cen­ti­vos y exen­cio­nes a in­di­vi­duos y em­pre­sas que no han aportado mu­cho a nues­tra eco­no­mía.

Ejem­plo de es­to son las le­yes de in­cen­ti­vos con­tri­bu­ti­vos di­ri­gi­das, en su ma­yo­ría, a in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros que se mu­dan a Puer­to Ri­co al am­pa­ro de las le­yes 20 y 22. Es­tas le­yes, crea­das por el pa­sa­do go­bierno, pe­ro en­men­da­das en di­ciem­bre de 2017 por la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción, no han lo­gra­do evi­den­ciar cuál ha si­do el be­ne­fi­cio ne­to que ha re­ci­bi­do el país al pro­pi­ciar una política pú­bli- ca di­ri­gi­da a in­cen­ti­var la mu­dan­za de mul­ti­mi­llo­na­rios a la Is­la a cam­bio de gran­des exen­cio­nes.

Lo que sí sa­be­mos es que tan­to la Ley de Rein­ver­sión de Ca­pi­tal de Puer­to Ri­co (Ley 20-2014) co­mo la Ley Pa­ra In­cen­ti­var el Tras­la­do de In­di­vi­duos In­ver­sio­nis­tas a Puer­to Ri­co (Ley 22-2012) es­tán he­chas a la me­di­da de los in­tere­ses de mag­na­tes que han bau­ti­za­do a nues­tro ar­chi­pié­la­go el Sin­ga­pur del Ca­ri­be. Así las co­sas, la le­gis­la­tu­ra de­be­ría po­ner sus ojos so­bre es­tas le­yes a los fi­nes de ga­ran­ti­zar el me­jor be­ne­fi­cio pa­ra el país.

De la mis­ma ma­ne­ra, la asam­blea le­gis­la­ti­va tie­ne el de­ber de pro­te­ger los in­cen­ti­vos que sí son im­por­tan­tes pa­ra nues­tro desa­rro­llo eco­nó­mi­co, co­mo los sub­si­dios agrí­co­las, re­co­gi­dos en su ma­yo­ría en la Ley 225, y que per­mi­te que agri­cul­to­res bo­na­fi­de, ya sean em­pre­sas o in­di­vi­duos, pue­dan re­ci­bir exen­cio­nes en el pa­go de con­tri­bu­cio­nes a la pro­pie­dad mue­ble e in­mue­ble, pa­ten­tes mu­ni­ci­pa­les, in­gre­sos y ar­bi­trios. La in­ten­ción de es­ta ley es pro­veer de un me­ca­nis­mo fis­cal que in­cen­ti­ve la ac­ti­vi­dad agra­ria, al tiem­po que pro­pi­cia el sur­gi­mien­to de nue­vos em­pre­sa­rios agrí­co­las y el for­ta­le­ci­mien­to de los exis­ten­tes.

Si ha­ce­mos una va­lo­ra­ción jus­ta, re­co­no­ce­ría­mos que el país ur­ge de me­ca­nis­mos que fo­men­ten nues­tra ac­ti­vi­dad agrí­co­la y que los es­tí­mu­los tri­bu­ta­rios que se le ofre­cen a nues­tros agri­cul­to­res no pue­den ser cal­cu­la­dos ba­jo una fór­mu­la rí­gi­da que pre­ten­da un re­torno de in­ver­sión de uno a uno, co­mo han su­ge­ri­dos los miem­bros de la Jun­ta de Con­trol Fis­cal.

Ya el sec­tor agrí­co­la re­ci­bió un gol­pe con la im­po­si­ción del pre­su­pues­to vi­gen­te al re­du­cir­se en $20 millones el sub­si­dio sa­la­rial que se le con­ce­de a los agri­cul­to­res pa­ra el pa­go de tra­ba­ja­do­res, a te­nor con lo dis­pues­to en la Ley 46 de 1989. Queda pen­dien­te que los le­gis­la­do­res re­vi­sen es­te ren­glón de ca­ra a la apro­ba­ción del nue­vo pre­su­pues­to en ju­nio pró­xi­mo.

Mas, lo que de­be­mos en­fa­ti­zar es que, co­mo política pú­bli­ca, el go­bierno de­be bus­car las for­mas de pro­te­ger e in­cen­ti­var nues­tra agri­cul­tu­ra y pro­pi­ciar su desa­rro­llo. Es­ta es una ta­rea ur­gen­te, mu­cho más cuan­do co­no­ce­mos que la agri­cul­tu­ra puer­to­rri­que­ña ha su­fri­do el que­bran­to de fun­cio­na­rios y ad­mi­nis­tra­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les in­sen­si­bles que no po­nen em­pe­ño en el desa­rro­llo de ese im­por­tan­te ren­glón de

la eco­no­mía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.