De­di­ca­da a

Metro Puerto Rico - - Entretener -

Li­bo­ria Ro­drí­guez, a quien Cuarón y su fa­mi­lia lla­man es una mu­jer de ori­gen mix­te­co que co­men­zó a tra­ba­jar con la fa­mi­lia del ci­neas­ta cuan­do el di­rec­tor ape­nas te­nía 9 me­ses y cu­ya his­to­ria de vi­da es la ba­se pa­ra la pe­lí­cu­la. Ro­drí­guez, que pro­ce­de de la co­mu­ni­dad de Te­pel­me­me en el es­ta­do de Oa­xa­ca. Se en­car­gó des­de en­ton­ces de la crian­za de los ni­ños, co­mo mu­chas em­plea­das do­més­ti­cas. Se­gún ha con­ta­do el di­rec­tor, a me­di­da que fue cre­cien­do, se dio cuen­ta de que era tam­bién una per­so­na con ne­ce­si­da­des, con­flic­tos y vi­da in­te­rior y no so­lo al­guien que le la­va­ba la ro­pa o le pre­pa­ra­ba la co­mi­da. De ahí que se ins­pi­ra­ra en ella y en su pa­pel en la fa­mi­lia pa­ra es­cri­bir el guión. ¿Có­mo fue la ex­pe­rien­cia de tra­ba­jar con Al­fon­so Cuarón?

Fue in­creí­ble tra­ba­jar con él, aun­que en un prin­ci­pio no sa­bía quién era, sien­to que me en­se­ñó mu­chas co­sas, co­mo la im­por­tan­cia que tie­ne una pe­lí­cu­la, to­do el tra­ba­jo que ha­ce el equi­po de­trás de ella pa­ra que ten­ga tal im­pac­to y lo más im­por­tan­te es que me ayudó a te­ner con­fian­za y se­gu­ri­dad en mí. Ade­más me en­se­ñó que pue­do hacer co­sas que ja­más creí po­si­bles y pues no ca­be du­da de que es un ge­nio con to­do lo que ha­ce. El ver ter­mi­na­da la pe­lí­cu­la fue al­go im­pac­tan­te.

¿Con­si­de­ras es­ta opor­tu­ni­dad co­mo un gol­pe de suer­te?

Po­dría ser, por­que era al­go que no es­pe­ra­ba y to­do des­de el prin­ci­pio ha si­do muy ex­tra­ño, ya no sé bien qué es (ri­sas). ¿Có­mo han to­ma­do la fa­ma?

El ayu­dar a otras per­so­nas es lo que me da va­lor. Es ex­tra­ño que te pi­dan fotos y que se acer­quen, en lo per­so­nal no era ni de fotos ni de ha­blar con la gen­te, en los even­tos me es­con­día, pe­ro aho­ra es­to ha ser­vi­do pa­ra que otras per­so­nas se sien­tan ins­pi­ra­das y si­gan lu­chan­do por más co­sas. Es al­go que me lle­na el al­ma. ¿Có­mo ima­gi­nas tu vi­da des­pués de

En Ve­ne­cia re­ci­bí un con­se­jo de una pe­rio­dis­ta, me di­jo ‘tú tran­qui­la, ha­brá mu­chos cam­bios, es al­go nue­vo, pe­ro tra­ta de dis­fru­tar ca­da mo­men­to que se pre­sen­te por­que no to­das las pe­lí­cu­las son igua­les, no sa­be­mos si quie­res se­guir ac­tuan­do. Es una bo­ni­ta ex­pe­rien­cia que te que­da­rá por siem­pre, vi­ve ca­da mo­men­to’. En- ton­ces, si me ator­men­to aho­ri­ta de lo que va a pa­sar, no voy a dis­fru­tar lo que es­tá pa­san­do.

¿Qué fue lo que más te mar­có de la his­to­ria?

Me mar­ca­ron va­rios mo­men­tos, por­que la pe­lí­cu­la jue­ga con tu me­mo­ria. La es­ce­na en la que se va el pa­pá es una de ellas, y el aban­dono de Fer­mín a Cleo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.