DESENFOCADA LU­CHA CON­TRA EL CRI­MEN

Metro Puerto Rico - - Economía Y Negocios -

A ini­cios de la dé­ca­da del no­ven­ta, el país vi­vía ase­dia­do por una fuer­te ola de vio­len­cia y cri­mi­na­li­dad. En­ton­ces, la es­tra­te­gia gu­ber­na­men­tal con­sis­tió en im­plan­tar la po­lí­ti­ca Mano Du­ra Con­tra el Cri­men, en­fo­ca­da en ope­ra­ti­vos po­li­cia­cos que se lan­za­ban con­tra re­si­den­cia­les pú­bli­cos con la in­ten­ción de des­ar­ti­cu­lar los pun­tos de ven­ta y con­su­mo de dro­gas ile­ga­les y, a su vez, atra­par a sus mer­ca­de­res.

Co­mo re­sul­ta­do de esa ope­ra­ción, que tam­bién al­can­zó un fuer­te ma­tiz me­diá­ti­co, la Po­li­cía to­mó el con­trol de más de 80 re­si­den­cia­les pú­bli­cos en­tre el pe­rio­do de 1993 a 1999, don­de se cons­tru­ye­ron ver­jas y ca­se­tas pa­ra es­ta­ble­cer pun­tos de con­trol de ac­ce­so y vi­gi­lan­cia.

Ese ope­ra­ti­vo, que trans­cu­rrió ba­jo los dos cua­trie­nios que co­man­dó el ex­go­ber­na­dor Pe­dro Ros­se­lló Gon­zá­lez, re­qui­rió la mo­vi­li­za­ción de más de cua­tro mil po­li­cías es­ta­ta­les y más de cin­co mil miem­bros de la Guar­dia Na­cio­nal.

Se es­ti­ma que so­lo has­ta el año 1997 el Go­bierno ha­bía des­em­bol­sa­do más $70 mi­llo­nes en­tre sa­la­rios, ho­ras ex­tras y otros gas­tos pa­ra man­te­ner ac­ti­va la fuer­za po­li­cia­ca.

Con­se­cuen­cia de esas in­ter­ven­cio­nes, el tra­sie­go de dro­gas se des­pla­zó de los re­si­den­cia­les ha­cia ba­rria­das y zo­nas ru­ra­les, don­de co­men­za­ron a iden­ti­fi­car­se el es­ta­ble­ci­mien­to de me­ga pun­tos. La ac­ti­vi­dad cri­mi­nal, en tan­to, no se de­tu­vo y los ac­tos de vio­len­cia con­ti­nua­ron su rit­mo as­cen­den­te.

En pleno au­ge de esa es­tra­te­gia an­ti­cri­men, en 1994, el país vi­vió uno de los años más san­grien­tos en su his­to­ria re­cien­te. Hu­bo 995 ase­si­na­tos. Mien­tras, en 1997 los re­sul­ta­dos de una en­cues­ta de opi­nión pú­bli­ca in­for­ma­ron que el 68 % de la po­bla­ción creía que el cri­men ha­bía em­peo­ra­do en los úl­ti­mos cin­co años.

La ge­ne­ra­ción que na­ció y se crío du­ran­te la dé­ca­da del no­ven­ta, de­no­mi­na­da co­mo los hi­jos e hi­jas de la mano du­ra, apren­dió des­de muy tem­prano en sus vi­das a con­vi­vir en­tre las ar­mas y la vio­len­cia. Aque­lla mi­li­ta­ri­za­ción de la lu­cha con­tra la cri­mi­na­li­dad, que con­tó con un des­plie­gue des­co­mu­nal de fuer­za po­li­cia­ca, no sir­vió de na­da pa­ra de­te­ner el cri­men en nues­tras ca­lles.

Peor aún, ex­per­tos en el te­rreno de las cien­cias so­cia­les con­clu­ye­ron que el Es­ta­do ha­bía con­cen­tra­do sus es­fuer­zos en una fór­mu­la muy cos­to­sa y sim­plis­ta pa­ra en­fren­tar un pro­ble­ma so­cial de gran com­ple­ji­dad y cu­yas raí­ces ya­cen an­cla­das en la cri­sis de de­sigual­dad so­cial.

Sin em­bar­go, los Go­bier­nos que re­gen­ta­ron el país al ini­cio del nue­vo milenio se man­tu­vie­ron ata­dos a las mis­mas es­tra­te­gias po­li­cia­cas pa­ra aten­der el pro­ble­ma cri­mi­nal, aun cuan­do se com­pro­bó su inefec­ti­vi­dad.

De esa ma­ne­ra, de la Mano Du­ra de Ros­se­lló Gon­zá­lez pa­sa­mos a la Mano Fir­me de Si­la Ma­ría Cal­de­rón y, lue­go, al Cas­ti­go Se­gu­ro de Aní­bal Ace­ve­do Vi­lá. To­dos es­tos go­ber­nan­tes se en­sa­ña­ron en fo­ca­li­zar el cri­men des­de la mis­ma pers­pec­ti­va y en el mis­mo lu­gar, ata­can­do a las co­mu­ni­da­des po­bres, se­ña­la­das co­mo ejes de ac­ti­vi­dad cri­mi­nal y vio­len­cia, lo que, al mis­mo tiem­po, los res­pon­sa­bi­li­za­ba de ser cau­san­tes de la in­se­gu­ri­dad so­cial que su­fría el país.

Por tan­to, las prác­ti­cas de ocu­pa­ción en esas zo­nas con­ti­nua­ron, y sus re­si­den­tes fue­ron es­te­reo­ti­pa­dos, lo que pro­vo­có una vi­sión ca­da vez más pre­jui­cia­da y dis­cri­mi­na­to­ria con­tra la po­bre­za y su gen­te.

En 2009, con Luis For­tu­ño al man­do del go­bierno de la is­la, las au­to­ri­da­des po­lí­ti­cas co­men­za­ron a bus­car so­lu­ción al pro­ble­ma cri­mi­nal tra­zan­do su mi­ra­da ha­cia el Nor­te pa­ra co­piar el mo­de­lo de Ven­ta­nas Ro­tas y To­le­ran­cia Ce­ro, po­lí­ti­cas pú­bli­cas an­ti­cri­men, sos­te­ni­das en una fuer­te in­ter­ven­ción po­li­cia­ca, que se ha­bían im­plan­ta­do en la ciu­dad de Nue­va York. Lo mis­mo pro­cu­ró su su­ce­sor, Ale­jan­dro Gar­cía Pa­di­lla al lle­gar al po­der en 2013.

A su vez, For­tu­ño y Gar­cía Pa­di­lla ali­men­ta­ron sus es­tra­te­gias an­ti­cri­men re­cla­man­do ayu­da a las agen­cias fe­de­ra­les de Es­ta­dos Uni­dos. Nin­guno tu­vo éxi­to en ata­jar los pro­ble­mas de tra­sie­go y vio­len­cia en el país.

Po­co se ha­bla de que al tiem­po en que se in­cre­men­ta­ron to­das esas po­lí­ti­cas de ata­car con fuer­za po­li­cia­ca el pro­ble­ma cri­mi­nal, de 1993 al pre­sen­te, Puer­to Ri­co co­men­zó a ex­pe­ri­men­tar un al­za en los ca­sos de vio­la­ción de de­re­chos ci­vi­les, re­sul­ta­do del abu­so de po­der de efec­ti­vos de la Po­li­cía con­tra la ciu­da­da­nía. Tam­bién tras­cen­dió un au­men­to en ca­sos de co­rrup­ción po­li­cia­ca.

Que­da cla­ro que las fór­mu­las que han ex­pe­ri­men­ta­do las úl­ti­mas cin­co ad­mi­nis­tra­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les pa­ra li­diar con el cri­men y la vio­len­cia no han da­do re­sul­ta­do. La gue­rra po­li­cia­ca con­tra las dro­gas se per­dió por­que el pro­ble­ma nun­ca ha si­do aten­di­do des­de la raíz, con po­lí­ti­cas pú­bli­cas so­cia­les di­ri­gi­das a ata­car la po­bre­za y las de­sigual­da­des so­cia­les. Por ahí te­ne­mos que em­pe­zar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.