MÁS QUE CO­QUE­TE­RÍA

Im­por­tan­te el cui­da­do de la piel

Por Dentro - - PORTADA -

Po­si­ble­men­te nun­ca has pen­sa­do en la re­le­van­cia que tie­ne la piel pa­ra tu cuer­po. Es­ta mi­de más de dos me­tros cua­dra­dos, pe­sa unas 12 li­bras y tie­ne 177 me­tros de re­des de va­sos san­guí­neos. De igual mo­do, es­te te­ji­do jue­ga un pa­pel fun­da­men­tal en el bie­nes­tar del or­ga­nis­mo. Ac­túa co­mo ba­rre­ra pro­tec­to­ra fren­te al ex­te­rior, nos pro­te­ge de en­fer­me­da­des, tem­pe­ra­tu­ras ex­tre­mas y le­sio­nes co­mo gol­pes y que­ma­du­ras, en­tre otras fun­cio­nes. Por es­ta ra­zón, de­be­mos es­tar cons­cien­tes de su im­por­tan­cia y cui­da­do. Sin em­bar­go, exis­te un de­ter­mi­na­do gru­po de per­so­nas que de­be pres­tar es­pe­cial aten­ción a su piel, co­mo por ejem­plo, los dia­bé­ti­cos. De­bi­do a su con­di­ción mé­di­ca, es­tos pa­cien­tes su­fren pro­ble­mas con el fun­cio­na­mien­to de es­ta par­te de su cuer­po. Los dia­bé­ti­cos pa­de­cen de fal­ta de insulina, la cual es una hor­mo­na en­car­ga­da de que la glu­co­sa, que va en la san­gre, sea uti­li­za­da por los te­ji­dos. Es así co­mo la piel, que tam­bién ne­ce­si­ta un apor­te de nu­trien­tes y oxí­geno cons­tan­te, ter­mi­na por no re­ci­bir el ade­cua­do apor­te de es­tos.

Por en­de se pue­den des­en­ca­de­nar va­rias com­pli­ca­cio­nes en la piel co­mo re­se­que­dad se­ve­ra, in­fec­cio­nes y úl­ce­ras. Así lo ex­po­ne el mé­di­co der­ma­tó­lo­go Cam­po Elías Páez: “Las he­ri­das de es­tas per­so­nas sue­len no cu­rar tan fá­cil­men­te por­que las bac­te­rias y los hon­gos pro­li­fe­ran más fuer­te­men­te. La ci­ca­tri­za­ción en ellos tam­bién es más de­mo­ra­da”. Los in­vi­ta­mos a te­ner en cuen­ta las si­guien­tes re­co­men­da­cio­nes pa­ra cui­dar su piel, y es­pe­cial­men­te si su­fre de dia­be­tes:

1 Man­ten­ga la piel bien hi­dra­ta­da. Al apli­car­se hu­mec­tan­te to­dos los días pre­vie­ne la re­se­que­dad, por en­de, la apa­ri­ción de in­fec­cio­nes.

2 En la me­di­da de lo po­si­ble evi­te gol­pes y trau­mas, ya que el pro­ce­so de ci­ca­tri­za­ción se­rá más pro­lon­ga­do.

3 Pro­cu­re no ba­ñar­se con agua tan ca­lien­te ni tan fría, ni du­ran­te un tiem­po muy lar­go. Al igual, tra­te de no se­car­se muy fuer­te. 4 Use cre­mas hu­mec­tan­tes que pe­ne­tren más pro­fun­da­men­te en la piel.

5 Per­ma­nez­ca bien hi­dra­ta­do con­su­mien­do un buen apor­te de lí­qui­dos.

6 Pie dia­bé­ti­co. Es una de las com­pli­ca­cio­nes más fre­cuen­tes en es­te ti­po de pa­cien­tes. De­bi­do a que la cir­cu­la­ción y la sen­si­bi­li­dad en los pies se pue­den afec­tar, se fa­vo­re­ce la apa­ri­ción de úl­ce­ras, he­ri­das y de­for­mi­da­des, las cua­les si no se tra­tan a tiem­po con un mé­di­co es­pe­cia­lis­ta pue­den ter­mi­nar en ampu­tación.

Hu­mec­tar­se la piel to­dos los días pre­vie­ne la re­se­que­dad y la apa­ri­ción de in­fec­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.