EL CA­CHO­RRO Y SU MA­DRE

La edad co­rrec­ta pa­ra se­pa­rar­lo y evi­tar fu­tu­ros pro­ble­mas

Por Dentro - - PORTADA - Tex­to Mó­ni­ca Fe­rrer

El tiem­po que los ca­cho­rros re­cién na­ci­dos pa­san con sus ma­más y con sus her­ma­nos es cru­cial pa­ra ellos. So­bre todo, pa­ra re­ci­bir la nu­tri­ción apro­pia­da y apren­der las tan ne­ce­sa­rias ha­bi­li­da­des so­cia­les. Por eso nun­ca se de­be apre­su­rar la se­pa­ra­ción de una ma­dre de sus ca­cho­rros.

Pa­ra ase­gu­rar un can adul­to fe­liz, sa­lu­da­ble y exi­to­so, los ca­cho­rros de­ben per­ma­ne­cer con sus ma­mas por lo me­nos has­ta las ocho a diez se­ma­nas de na­ci­dos.

Es­te tiem­po apli­ca a la ca­ma­da com­ple­ta ya que el jue­go en­tre ellos es cla­ve a un desa­rro­llo apro­pia­do del ca­cho­rro. De he­cho, en al­gu­nos lu­ga­res, por el bie­nes­tar de los ani­ma­les, es has­ta ile­gal se­pa­rar­los tem­prano.

Un ca­cho­rro re­cién na­ci­do de­be ali­men­tar­se de su ma­ma y re­ci­bir la nu­tri­ción que ne­ce­si­ta me­dian­te su le­che. Los chi­qui­ti­nes no co­mien­zan el pro­ce­so na­tu­ral de destete has­ta las tres a cua­tro se­ma­nas. Cuan­do el pro­ce­so na­tu­ral de destete co­mien­za, el ca­cho­rro co­mien­za a co­mer co­mi­da so­li­da mien­tras si­gue lac­tan­do de su ma­ma, aun­que con me­nos fre­cuen­cia.

En ge­ne­ral, el pro­ce­so de destete du­ra co­mo cua­tro se­ma­nas lo que quie­re de­cir que el ca­cho­rro no es­ta­rá co­mien­do co­mi­da so­li­da has­ta las sie­te u ocho se­ma­nas de na­ci­do.

Un es­tu­dio pu­bli­ca­do en el 1993, de­mos­tró que ca­cho­rros se­pa­ra­dos de sus ma­más a las seis se­ma­nas es­ta­ban más sus­cep­ti­bles a en­fer­me­da­des y a una ta­sa de mor­ta­li­dad más al­ta que los que se que­da­ron con sus ma­más has­ta las 12 se­ma­nas de edad. Es­te es­tu­dio tam­bién de­mos­tró que se­pa­rar­los a tan tem­pra­na edad no los ha­ce más ap­tos a crear un víncu­lo con hu­ma­nos que sus com­pa­ñe­ros de ma­yor edad, muy al con­tra­rio.

Por ejem­plo, du­ran­te el tiem­po que el ca­cho­rro es­tá con su ma­dre pue­de desa­rro­llar una fuer­te ba­se de ha­bi­li­da­des so­cia­les. Apren­de todo lo que es im­por­tan­te de com­por­ta­mien­tos so­cia­les tan­to de su ma­ma co­mo de sus her­ma­nos en­tre las 3 a 12 se­ma­nas. Du­ran­te es­te tiem­po, tan­to la ma­dre co­mo los her­ma­nos en­se­ñan so­bre las re­glas de la je­rar­quía so­cial pa­ra ca­ni­nos y co­mo in­ter­ac­tuar con otros pe­rros, , ade­más de jue­gos, brin­cos, mor­der o per­se­guir. Tam­bién co­mien­zan a en­ten­der có­mo en­viar men­sa­jes a otros pe­rros y có­mo en­ten­der­lo, desa­rro­llan pa­cien­cia y ha­bi­li­dad pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas.

To­das es­tas son he­rra­mien­tas in­te­gra­les pa­ra re­la­cio­nes po­si­ti­vas ca­ni­nas más ade­lan­te en la vi­da. Y si se se­pa­ra de su ma­dre muy tem­prano, no apren­de­rá es­tas ha­bi­li­da­des que le per­mi­ten con­ver­tir­se en un adul­to con­fia­do y re­la­ja­do. Por eso, lo que vi­va o de­je de vi­vir du­ran­te es­ta eta­pa tie­ne un pro­fun­do im­pac­to en su ca­rác­ter, tem­pe­ra­men­to y com­por­ta­mien­to co­mo adul­to.

Los ca­cho­rros que se se­pa­ran de la ma­dre an­tes de tiem­po, tie­nen ma­yo­res pro­ble­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.