VI­SIÓN EN RIES­GO

El me­la­no­ma ocular es un ti­po de cán­cer que pue­de cau­sar la pér­di­da de un ojo

Por Dentro - - PORTADA - Tex­to Ilea­na Del­ga­do Castro

Ha­ce dos años, en mar­zo de 2014, Chi­qui Eche­va­rría co­men­zó a sen­tir pér­di­da de vi­sión y por un tiem­po no le hi­zo ca­so. Pe­ro co­men­zó a preo­cu­par­se cuan­do di­ce que veía “mu­chas es­tre­lli­tas” du­ran­te la no­che o cuan­do guia­ba no te­nía vi­sión periférica. Por ejem­plo, no veía los au­tos que pa­sa­ban a su la­do.

“Un día me ta­pé un ojo y no veía na­da. Fui al op­tó­me­tra y él me en­vió a un es­pe­cia­lis­ta que me di­jo que te­nía un tu­mor en el ojo, al­go que es bas­tan­te ra­ro”, cuen­ta Chi­qui, quien di­ce que via­jó a Bos­ton pa­ra una se­gun­da opi­nión y allá le con­fir­ma­ron el diag­nós­ti­co: me­la­no­ma ocular, una en­fer­me­dad po­co co­mún en la que se for­man cé­lu­las ma­lig­nas (can­ce­ro­sas) en los te­ji­dos del ojo.

Fue una no­ti­cia de­vas­ta­do­ra. So­bre todo, cuan­do des­pués de re­ci­bir el tra­ta­mien­to de ra­dia­ción de pro­to­nes pa­ra dis­mi­nuir el tu­mor y pa­ra el cual le tu­vie­ron que ha­cer una ci­ru­gía pa­ra po­ner­le una pla­ca de ti­ta­nio que le pro­te­gie­ra el ojo, su­po que no ha­bía te­ni­do el efec­to desea­do.

“Me di­je­ron que el tu­mor era muy gran­de y que la ra­dia­ción no ha­bía si­do efec­ti­va, ade­más de que co­men­cé a te­ner pro­ble­mas de in­fec­cio­nes y do­lor. Cuan­do vol­ví a Bos­ton me di­je­ron que te­nían que sa­car el ojo”, co­men­ta Chi­qui, quien acep­ta que la no­ti­cia fue im­pac­tan­te, pe­ro pron­to se re­cu­pe­ró y de­ci­dió que sal­dría ade­lan­te.

“Ya lle­va­ba dos años con es­to y en enero me re­mo­vie­ron el ojo. Yo lo he vis­to co­mo un re­ga­lo de Dios. Mi vi­da ha cam­bia­do pa­ra bien, por todo lo bueno que me ha pa­sa­do, las amis­ta­des que me han ayu­da­do, el gru­po de apo­yo con el cuen­to aho­ra”, agre­ga la mu­jer de 62 años, tras des­ta­car que la pri­me­ra vez que sus ami­gas la fue­ron a ver des­pués de la re­mo­ción del ojo, to­das se pu­sie­ron un par­cho co­mo un ac­to de so­li­da­ri­dad.

Afir­ma que quie­re dar a co­no­cer su his­to­ria pa­ra que la gen­te to­me con­cien­cia de que es una en­fer­me­dad que, aun­que no es tan co­mún co­mo otros cán­ce­res, pue­de afec­tar la vi­sión cuan­do me­nos se es­pe­ra. Y so­bre todo, pa­ra que las per­so­nas es­tén aten­tas y se ha­gan los che­queos anua­les con el of­tal­mó­lo­go pa­ra de­tec­tar cual­quier pro­ble­ma a tiem­po.

“Mi in­ten­ción es que la gen­te co­noz­ca so­bre es­te ti­po de cán­cer por­que cuan­do me lo diag­nos­ti­ca­ron no sa­bía que es­to exis­tía y nun­ca ha­bía leí­do so­bre eso”, agre­ga Chi­qui mien­tras in­sis­te que en todo el pro­ce­so ha te­ni­do mu­chas ben­di­cio­nes “y lo he vis­to co­mo al­go muy bo­ni­to”.

Ha­ce dos se­ma­nas le co­lo­ca­ron una pró­te­sis u ojo ar­ti­fi­cial he­cho y co­lo­rea­do a la me­di­da. “Se sien­te muy bien y se ve muy bien, aun­que a mí la es­té­ti­ca no me preo­cu­pa mu­cho. Pe­ro es­toy fe­liz”, agre­ga en­tu­sias­ma­da.

QUÉ ES. La Aca­de­mia Ame­ri­ca­na de Of-tal­mo­lo­gía (AAO) se­ña­la que el me­la­no­ma ocular es un ti­po de cán­cer que se de-sa­rro­lla en n las cé­lu­las que pro­du­cen pig-men­to, la­sus­tan­cia que da co­lor a la piel, el ca­be­llo y los ojos. “Se desa­rro­lla de igual ma­ne­ra que un me­la­no­ma en la piel. Si bien es la cau­sa de cán­cer en el ojo más co­mún en­tre adul­tos, el me­la­no­ma ocular es ra­ro”, agre­ga la in­for­ma­ción, pu­bli­ca­da en su pá­gi­na www.aao.org.

Se­gún el of­tal­mó­lo­go Noel Pé­rez So­to, quien tam­bién es ci­ru­jano plás­ti­co y es-pe­cia­lis­ta en tu­mo­res de ojos, se tra­ta de un ti­po de cán­cer que no se co­no­ce su cau­sa y que es más co­mún en per­so­nas de tez blan­ca yno­jos cla­ros.

"En puer­to Ri­co se diag­nos­ti­can unos cin­co a seis ca­sos anua­les”, agre­ga So­to, tras se­na­lar que en Es­ta­dos Uni­dos ocu­rre en cin­co pa­cien­tes por un mi­llón.

El of­tal­mó­lo­go ex­pli­ca que tí­pi­ca­men­te los me­la­no­mas ocu­la­res sue­len co­men­zar en la ca­pa me­dia del ojo, en la ca­pa in­ter­me­dia en­tre la es­cle­ró­ti­ca (par­te ex­ter­na del ojo o pa­red blan­ca y en la re­ti­na –que es la que de­tec­ta la luz y ayu­da en­viar las imá­ge­nes al ce­re­bro.

"Pe­ro la ma­yo­ría de los me­la­no­mas ocu­la­res co­mien­za en la co­roi­des, una ca­pa de va­sos san­guí­neos que traen oxí­geno y nu­trien­tes al ojo. El me­la­no­ma ocular de la co­roi­des a me­nu­do es más gran­de y es más pro­ba­ble que se di­se­mi­ne has­ta otras par­tes del cuer­po si no se diag­nos­ti­ca a tiem­po”, ex­pli­ca So­to, mien­tras in­di­ca que es un tu­mor ma­ligno que re­pre­sen­ta un po­ten­cial ries­go de me­tás­ta­sis pa­ra el pa­cien­te, aun­que tí­pi­ca­men­te se en-cuen­tran an­tes de que es­to ocu­rra.

"Nor­mal­men­te cau­sa des­pren­di­mien­to de la re­ti­na hay pér­di­da de vi­sión y la per­so­na acu­de al of­tal­mó­lo­go”, ex­pli­ca So­to, al tiem-po que se­ña­la que cuan­do hay me­tás­ta­sis, co­mun­men­te es al hí­ga­do o a los pul­mo­nes, aun­que in­di­ca que no es co­mún.

Pe­ro tam­bién pue­de apa­re­cer en el iris y en el cuer­po ci­liar (par­te que se en­car­ga de pro­du­cir el lí­qui­do que man­tie­ne la pre­sión del ojo). De he­cho, el me­la­no­ma del iris es el úni­co que se sue­le ver por­que es­tá en la par­te ex­te­rior y lu­ce co­mo un lu­nar. En ese ca­so, hay que acu­dir al doc­tor in­me­dia­ta­men­te por­que pue­de cre­cer y co­men­zar a de­for­mar la pu­pi­la.

Pe­ro en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, no pre­sen­tan sín­to­mas tem­pra­nos. De he­cho, la ma­yo­ría de los me­la­no­mas se de­tec­tan du­ran­te un exa­men ocular de ru­ti­na o cuan­do la per­so­na no ve ade­cua­da­men­te y vi­si­ta al of­tal­mó­lo­go. DE­TEC­CIÓN TEM­PRA­NA Y TRA­TA­MIEN­TO. Se­gún se­ña­la el doc­tor So­to, la cau­sa de los me­la­no­mas ocu­la­res no es­tá cla­ra. Pe­ro in­di­ca que se han des­cu­bier­to cier­tas mu­ta­cio­nes ge­né­ti­cas que son más co­mu­nes en­tre pa­cien­tes con me­la­no­ma, lo cual su­gie­re que exis­te un com­po­nen­te ge­né­ti­co en la en­fer­me­dad. Se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal del

Cán­cer, la cla­ve pa­ra de­te­ner el cre­ci­mien­to del tu­mor a tiem­po es localizarlo tem­prano. Y las op­cio­nes de tra­ta­mien­to van a va­riar, de­pen­dien­do de la ubi­ca­ción y el ta­ma­ño del me­la­no­ma, así co­mo la sa­lud ge­ne­ral de la per­so­na.

Por ejem­plo, in­di­can que si el me­la­no­ma es pe­que­ño, pue­de no re­que­rir un tra­ta­mien­to in­me­dia­to y el es­pe­cia­lis­ta en con­jun­to con el pa­cien­te pue­den op­tar por un se­gui­mien­to, y ver si el tu­mor es­tá en cre­ci­mien­to. Si cre­ce o co­mien­za a cau­sar com­pli­ca­cio­nes, el pa­cien­te tie­ne dos op­cio­nes: ra­dia­ción y ci­ru­gía.

Se­gún la AAO, la te­ra­pia de ra­dia­ción de al­ta ener­gía con ra­yos X u otro ti­po de ra­dia­ción se uti­li­za pa­ra eli­mi­nar el me­la­no­ma o pa­rar su cre­ci­mien­to. El ti­po más co­mún se co­no­ce co­mo ra­dio­te­ra­pia de pla­ca, du­ran­te la cual se­mi­llas ra­dio­ac­ti­vas son in­ser­ta­das en un dis­co (pla­ca) que se co­lo­ca di­rec­ta­men­te so­bre la pa­red del ojo don­de se en­cuen­tra el tu­mor, ex­pli­can en su pá­gi­na.

Mien­tras que la ci­ru­gía, de­pen­dien­do del ta­ma­ño y la ubi­ca­ción del me­la­no­ma, pue­de con­sis­tir en la ex­tir­pa­ción del tu­mor y par­te del te­ji­do sano que lo ro­dea. Pe­ro si el tu­mor es muy gran­de y cau­sa do­lor, la ci­ru­gía pue­de re­que­rir una re­mo­ción com­ple­ta del ojo (enuclea­ción).

Ca­be se­ña­lar que tan­to la ra­dio­te­ra­pia co­mo la ci­ru­gía pue­den da­ñar la vi­sión del ojo afec­ta­do. Pe­ro el doc­tor So­to in­di­ca que en al­gu­nos ca­sos es me­jor tra­tar de re­ti­rar el tu­mor que de­jar­lo, pues hay ries­go de que se ex­tien­da a otras par­tes del cuer­po.

“Todo va a de­pen­der de la ge­né­ti­ca del tu­mor y su com­por­ta­mien­to. Hay unas va­rian­tes ge­né­ti­cas que tie­nen más ries­gos y eso hay que te­ner­lo en cuen­ta”, ad­vier­te So­to.

GRÁ­FI­CA: EL NUE­VO DÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.