Lle­va VER­DOR un po­co de a tu ofi­ci­na

Las plan­tas en tu área de tra­ba­jo pue­den ayu­dar la pro­duc­ti­vi­dad

Por Dentro - - EN CASA - Tex­to Gé­ne­sis Ama­ris El País / Uru­guay/GDA

Las plan­tas de me­sa, ade­más de ser un ele­men­to perfecto de de­co­ra­ción y agre­gar­le vi­da a un lu­gar, tie­nen po­de­res psi­co­ló­gi­cos sobre no­so­tras Un equi­po de investigación li­de­ra­do por aca­dé­mi­cos de No­rue­ga pro­bó los efec­tos de las plan­tas en la pro­duc­ti­vi­dad de los tra­ba­ja­do­res.

En el pri­mer es­tu­dio, al­gu­nos par­ti­ci­pan­tes de la prue­ba lle­va­ron a ca­bo una ta­rea de lec­tu­ra mien­tras es­ta­ban sen­ta­dos en una me­sa de ma­de­ra sin na­da al­re­de­dor. Los otros hi­cie­ron lo mis­ma ta­rea en una me­sa ro­dea­da de plan­tas de ofi­ci­na y flo­res.

Los re­sul­ta­dos del ex­pe­ri­men­to fue­ron muy cla­ros: los tra­ba­ja­do­res en una me­sa con plan­tas tu­vie­ron mu­cho ma­yor pun­ta­je que los que se sen­ta­ron en una me­sa va­cía. Con­clu­sión: los pri­me­ros pu­die­ron con­cen­trar­se por más tiem­po que los se­gun­dos.

LA NA­TU­RA­LE­ZA EN LA OFI­CI­NA. Se ha de­mos­tra­do que los em­plea­dos con ven­ta­nas que mi­ran a la ve­ge­ta­ción es­tán mu­cho más sa­tis­fe­chos con su tra­ba­jo que aque­llos con vis­ta ha­cia otros edi­fi­cios o a la ca­lle. Ade­más, los tra­ba­ja­do­res en ofi­ci­nas sin ven­ta­nas tien­den a col­gar imá­ge­nes de la na­tu­ra­le­za y tie­nen cin­co ve­ces más pro­ba­bi­li­dad de com­prar plan­tas pa­ra po­ner al­re­de­dor de sus es­pa­cios de tra­ba­jo.

AL­GU­NAS DE LAS CUA­LI­DA­DES. Exis­te una lar­ga lí­nea de evi­den­cia que de­mues­tra có­mo el ce­re­bro se be­ne­fi­cia de la na- tu­ra­le­za. Pa­seos bre­ves en el par­que pue­den ha­cer que una per­so­na se en­fo­que en una ta­rea, la vis­ta de ve­ge­ta­ción ayu­da a pa­cien­tes de hos­pi­ta­les a re­cu­pe­rar el áni­mo. Y a ti pue­de ayu­dar­te a con­cen­trar­te en tus la­bo­res de ofi­ci­na.

Todo es­to se pue­de ex­pli­car me­dian­te la “teo­ría de res­tau­ra­ción de aten­ción”, en la cual se mues­tra que nues­tro ce­re­bro gas­ta mu­cha ener­gía en ta­reas que re­quie­ren aten­ción di­rec­ta. La fa­ti­ga men­tal só­lo pue­de ser re­ge­ne­ra­da cuan­do le da­mos un des­can­so. Dor­mir pue­de fun­cio­nar, pe­ro cuan­do es­ta­mos des­pier­tos tam­bién podemos re­fres­car la aten­ción di­rec­ta al cam­biar nues­tra aten­ción ha­cia al­go que no re­quie­ra es­fuer­zo men­tal. La na­tu­ra­le­za, por su­pues­to, ofre­ce ese ti­po de dis­trac­ción res­tau­ra­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.