Ha­lla tu rum­bo sin su­pers­ti­cio­nes

CON­SUL­TAS ES­PI­RI­TUA­LES CO­MO LA LEC­TU­RA DEL TA­ROT PRE­TEN­DEN SER UNA GUÍA, NO DE­TER­MI­NAR EL FU­TU­RO

Por Dentro - - BIENESTAR - Tex­to Au­ro­ra Ri­ve­ra Ar­guin­zo­ni ari­ve­[email protected]­nue­vo­dia.com

Re­la­cio­nes y la to­ma de de­ci­sio­nes di­fí­ci­les son dos de los asun­tos por los que más per­so­nas con­sul­tan a cla­ri­vi­den­tes, ta­ro­tis­tas o te­ra­pis­tas prá­ni­cos. Tam­bién lo ha­cen pa­ra ba­lan­cear su ener­gía, pa­ra co­no­cer me­jor a su pa­re­ja, a pa­rien­tes y has­ta a los hi­jos por na­cer, pa­ra co­no­cer có­mo se an­ti­ci­pa que les afec­ten las ener­gías que in­flu­yen sobre la Tie­rra a ni­vel per­so­nal, la­bo­ral, so­cial o eco­nó­mi­co, en­tre otras preo­cu­pa­cio­nes.

En teo­ría, la con­sul­ta y los ri­tua­les re­co­men­da­dos a raíz de ella de­ben ayu­dar­les a au­to­eva­luar­se, ana­li­zar la si­tua­ción, po­ner sus ideas en or­den y ser ca­pa­ces de to­mar una de­ci­sión por sí mis­mas que sea lo más acer­ta­da po­si­ble pa­ra to­das las par­tes.

Sin em­bar­go, va­rias co­sas pue­den in­ter­fe­rir con el pro­ce­so, que se­gún dos co­no­ce­do­res con­sul­ta­dos ni es su­pers­ti­ción ni de­be con­ver­tir­se en prác­ti­ca co­ti­dia­na, ex­cep­tuan­do cier­tos ri­tua­les in­he­ren­tes a la vi­da y a las creen­cias de ca­da cual.

“Su­pers­ti­ción es la creen­cia de una his­to­ria po­pu­lar a la que le da­mos ener­gía. Ob­via­men­te lo que cree­mos ma­ni­fes­ta­mos, no­so­tros so­mos el po­der, y sí hay su­pers­ti­cio­nes que co­mo tie­nen tan­ta ener­gía que ha si­do acu­mu­la­da por tan­tos años, crean un des­ba­lan­ce, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te te pue­den pasar co­sas ne­ga­ti­vas”, co­mien­za por acla­rar Patricia La Gi­ta­na, co­mo se iden­ti­fi­ca po­pu­lar­men­te la cla­ri­vi­den­te y ta­ro­tis­ta Diana Pé­rez Men­do­za. Men­cio­na su­pers­ti­cio­nes co­mo la de que pasar ba­jo una es­ca­le­ra al­te­ra tu des­tino, la de que ver un ga­to ne­gro an­ti­ci­pa muer­te, et­cé­te­ra.

Ex­pli­ca que los se­res hu­ma­nos per­te­ne­cen a un sis­te­ma, al igual que la Tie­rra, y que en el uni­ver­so todo tie­ne un or­den cós­mi­co, una vi­bra­ción, un co­lor, un so­ni­do. Di­ce que en el ca­so de los hu­ma­nos, téc­ni­cas co­mo la hip­no­sis, la lec­tu­ra del ta­rot, de la car­ta as­tral, del au­ra y del cam­po fí­si­co per­mi­ten ver en qué vi­bra­ción, eta­pa as­tro­ló­gi­ca o es­ta­do ener­gé­ti­co es­tán pa­ra dar­les guía.

“Si es­tás pa­san­do un cam­bio de ma­tri­mo­nio, un di­vor­cio, pues una lec­tu­ra del ta­rot te ayu­da pa­ra de­cir ‘tan­tos me­ses más son ener­gé­ti­ca­men­te car­ga­dos’. Pe­ro la gen­te tie­ne li­bre al­be­drío, no hay na­die que te di­ga qué tie­nes que ha­cer en el fu­tu­ro, por­que el uni­ver­so siem­pre nos da el sa­gra­do al­be­drío. Es­to se tra­ta más que todo de en­se­ñar­te el po­der que lle­vas den­tro. Una con­sul­ta es­pi­ri­tual es una en­se­ñan­za pa­ra ca­da per­so­na, pa­ra po­der de­cir­le ‘hay es­tas téc­ni­cas’, por­que más allá de lo que ve­mos hay ener­gías, lo di­ce la cien­cia cuán­ti­ca, lo di­ce la na­no­tec­no­lo­gía, en la an­ti­güe­dad no po­día­mos ex­pli­car es­to, pe­ro aho­ra con los ade­lan- tos cien­tí­fi­cos podemos en­ten­der que todo tie­ne vi­bra­ción y es­te ti­po de tra­ba­jo se tra­ta de ayu­dar­te a que tu ener­gía pue­da ser ca­na­li­za­da de la ma­ne­ra co­rrec­ta, a tra­vés de los cha­cras, que son los vór­ti­ces ener­gé­ti­cos del cuer­po”, ilus­tra. Si bien la cien­cia con­ven­cio­nal no da el mis­mo pe­so a es­tas prác­ti­cas, es­tu­dio­sos de la con­duc­ta las han ana­li­za­do y re­co­no­cen cier­tos be­ne­fi­cios a al­gu­nas de ellas. En Puer­to Ri­co uno de esos es­tu­dio­sos ha si­do el doc­tor Al­fon­so Mar­tí­nez Ta­boas , psi­có­lo­go trans­per­so­nal que de he­cho fue re­co­no­ci­do re­cien­te­men­te por la So­cie­dad In­ter­na­cio­nal pa­ra el Es­tu­dio de Trau­ma y Di­so­cia­ción con el Mor­ton Prin­ce Award for Scien­ti­fic Achie­ve­ment por sus “des­ta­ca­das con­tri­bu­cio­nes acu- mu­la­ti­vas a la investigación en el área de los tras­tor­nos di­so­cia­ti­vos”.

Mar­tí­nez Ta­boas acla­ra que la pa­ra­si­co­lo­gía no es un cam­po acep­ta­do den­tro de la psi­co­lo­gía ni la psi­quia­tría, aun­que hay quie­nes en­tien­den que sí hay gen­te que pue­de te­ner fa­cul­ta­des psí­qui­cas. Ade­más, los es­tu­dios que se han he­cho sue­len pu­bli­car so­lo en re­vis­tas es­pe­cia­li­za­das en pa­ra­psi­co­lo­gía que los gre­mios con­ser­va­do­res de pro­fe­sio­na­les de la con­duc­ta tam­po­co acos­tum­bran acep­tar.

“Es una cien­cia mar­gi­na­da. Tie­ne una me­to­do­lo­gía que se pa­re­ce mu­cho a la que usan los psi­có­lo­gos, sin em­bar­go co­mo no usan la cien­cia ofi­cial mu­cha gen­te no se me­te en ello por­que creen que su repu­tación se pue­de afec­tar. Mi opi­nión per­so­nal es que sí, en oca­sio­nes al­gu­nas per­so­nas pue­den de­mos­trar fa­cul­ta­des psí­qui­cas, pe­ro en la ma­yo­ría de los ca­sos no es­tá de­mos­tra­do”, afir­ma.

Por eso el tam­bién pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Car­los Al­bi­zu en­fa­ti­za la ne­ce­si­dad de ejer­cer pre­cau­ción. “Mu­cha gen­te que tie­ne ne­ce­si­da­des emo­cio­na­les con so­la­men­te

ha­blar con una per­so­na que le en­tien­de, le es­cu­cha, le da con­se­jo, me­jo­ra. En psi­co­te­ra­pia eso se lla­ma efec­tos co­mu­nes, que no im­por­ta el ti­po de pro­fe­sio­nal al que va­yas, to­dos ha­cen co­sas en co­mún y uno de los efec­tos es que el pa­cien­te se abre emo­cio­nal­men­te, al ha­cer­lo em­pie­za a ha­blar de al­go de lo que qui­zá no ha­bía ha­bla­do ha­ce tiem­po por­que al­guien le es­cu­cha aten­ta­men­te, con em­pa­tía y le da con­se­jo, al­guien que se in­tere­sa y no le juz­ga. Eso, di­cen las en­cues­tas, pa­ra mu­cha gen­te es un fac­tor cu­ra­ti­vo bien pre­po­ten­te”, plan­tea.

Men­cio­na te­ra­pias que pro­mue­ven que las per­so­nas ven­ti­len sus preo­cu­pa­cio­nes o pro­ble­mas de ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca, lo que se ha de­mos­tra­do pro­vo­ca efec­tos sa­na­do­res, tan­to psi­co­ló­gi­cos co­mo bio­ló­gi­cos. Al­gu­nas de ellas se ba­san en la es­cri­tu­ra.

“Con so­la­men­te la per­so­na em­pe­zar a des­pla­zar en pa­pel co­sas que no ha ha­bla­do, que le pa­san ha­ce tiem­po, mu­chas co­mien­zan a sa­nar. En te­ra­pia se ha­bla (sobre lo es­cri­to), se ana­li­za, se le da sen­ti­do a la vi­da a tra­vés de las emo­cio­nes y el psi­có­lo­go ayu­da a dar­le sen­ti­do pa­ra que se pue­da cu­rar. Don­de más se ha es­tu­dia­do es con el sis­te­ma imu­no­ló­gi­co. Hay es­tu­dios que po­nen a gen­te por unos me­ses a es­cri­bir lo que les mo­les­ta dia­ria­men­te. Se to­man mues­tras del sis­te­ma inuno­ló­gi­co y la gen­te que ha­bi­tual­men­te na­rra en sus es­cri­tos lo que le es­tá su­ce­dien­do, usual­men­te se en­fer­ma me­nos”, ilus­tra Mar­tí­nez Ta­boas.

De esa ma­ne­ra, la te­ra­pia psi­co­ló­gi­ca uti­li­za una es­pe­cie de ri­tual, lo que plan­tea una coin­ci­den­cia con las prác­ti­cas que em­plea la gi­ta­na Patricia en su con­se­je­ría es­pi­ri­tual.

“Un ri­tual es un ac­to sa­gra­do pa­ra co­nec­tar­nos con el po­der di­vino in­te­rior. To­dos, des­de que na­ce­mos, ha­ce­mos ri­tua­les (co­ti­dia­nos, es­pon­tá­neos). La hu­ma­ni­dad, se­gún los es­tu­dios de an­tro­po­lo­gía, siem­pre he­mos he­cho ri­tua­les sa­gra­dos pa­ra co­nec­tar­nos con el uni­ver­so, con la ener­gía que nos ro­dea que tie­ne un or­den. Ha­ce­mos di­fe­ren­tes ti­pos de ri­tua­les: el ri­tual el ma­tri­mo­nio de la Igle­sia Ca­tó­li­ca, el ri­tual de le­van­tar­nos por la ma­ña­na y dar gra­cias, el ri­tual de pren­der una ve­la pa­ra in­vo­car án­ge­les. En nues­tra vi­da to­dos los se­res hu­ma­nos ne­ce­si­ta­mos ha­cer ri­tua­les pa­ra pro­gra­mar­nos de ma­ne­ra in­cons­cien­te con las ener­gías del uni­ver­so. ¿Por qué? Por­que nues­tras ac­cio­nes tie­nen po­der, y nues­tra pa­la­bra tie­ne po­der”, ana­li­za Pé­rez Men­do­za.

En en­tre­vis­tas se­pa­ra­das, am­bos con­sul­ta­dos coin­ci­die­ron en que to­da in­ter­ven­ción de­ja de ser efec­ti­va cuan­do se ig­no­ra otro ti­po de pro­ble­mas co­mo pa­to­lo­gías men­ta­les o bio­ló­gi­cas, cuan­do el pa­cien­te crea de­pen­den­cia o cuan­do quien ofre­ce el ser­vi­cio co­me­te frau­de.

Pé­rez Men­do­za re­co­no­ce que si ob­ser­va es­ta­dos psi­có­ti­cos en sus pa­cien­tes los re­fie­re con psi­quia­tras. In­di­ca que si desean con­sul­tar­la con de­ma­sia­da fre­cuen­cia, pa­ra evi­tar que desa­rro­llen co­de­pen­den­cia les pro­lon­ga el pe­río­do en­tre ci­tas.

Por su par­te, Mar­tí­nez Ta­boas ad­vier­te que cuan­do un cla­ri­vi­den­te o mé­dium ac­ce­de a de­ma­sia­das con­sul­tas se­gui­das sin pro­cu­rar que el clien­te lo­gre ad­qui­rir in­de­pen­den­cia, co­bra ta­ri­fas muy ele­va­das o su­gie­re en­tre­gar bie­nes pue­de es­tar in­cu­rrien­do en frau­de.

“Mu­cha gen­te pue­de te­ner un há­bi­to de que ca­da vez que tie­ne un problema con­sul­ta un psí­qui­co y eso es bien pe­li­gro­so. No hay un diag­nós­ti­co acep­ta­do pa­ra eso, pe­ro pue­de ser pe­li­gro­so por­que cuan­do la gen­te em­pie­za a ir a cu­ran­de­ros que re­sul­tan ser far­san­tes, le co­mien­zan a pe­dir co­sas co­mo que ven­dan sus ca­sas, que le re­ga­len jo­yas. Ese ti­po de co­sa de de­pen­der mu­cho de ir a un psí­qui­co, si el psí­qui­co no es ho­nes­to le va a sa­car el vi­vir. Y aun si es ho­nes­to el te­ner que con­sul­tar todo con un psi­có­lo­go, psí­qui­co o psi­quia­tra no es sa­lu­da­ble por­que desa­rro­lla de­pen­den­cia y lo que no­so­tros que­re­mos es que la per­so­na sea lo más in­de­pen­dien­te po­si­ble”, re­cal­ca.

Dr. Al­fon­so Mar­tí­nez, psi­có­lo­go trans­per­so­nal.

Diana Pé­rez Men­do­za, cla­ri­vi­den­te y ta­ro­tis­ta, co­no­ci­da co­mo Patricia La Gi­ta­na,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.