EVO­LU­CIO­NA LA TRENZA EN EL VE­RANO

El clásico pei­na­do se adap­ta a di­ver­si­dad de oca­sio­nes y ti­pos de ca­be­llo

Por Dentro - - PORTADA - Por Liz San­dra San­tia­go liz.san­tia­go@gfrme­dia.com ● Fo­tos An­dre Kang ●

So­fis­ti­ca­da o bohe­mia, ele­gan­te o ca­sual, no im­por­ta cuál sea el es­ti­lo que pre­fie­ras, las tren­zas se adap­tan para dar­le un to­que di­fe­ren­te a tu ca­be­llo.

Aun­que se tra­ta de un pei­na­do que se ha uti­li­za­do por si­glos y no es al­go to­tal­men­te nue­vo en pe­lu­que­ría, la reali­dad es que las ten­den­cias de la mo­da re­fres­can su es­ti­lo y per­mi­ten ajus­tar­lo de acuer­do con tu es­ti­lo, la oca­sión y has­ta con la des­tre­za que ten­gas ma­ni­pu­lan­do el ca­be­llo.

“Las tren­zas es­tán sú­per pe­ga­das es­te ve­rano y lo mis­mo se pue­den lle­var du­ran­te el día que por la no­che. To­do va a de­pen­der de có­mo las ha­gas. Por ejem­plo, las que son más suel­tas y ‘messy’ se ven más bohe­mias, mien­tras que las más ‘sleek’ se ven mu­cho más ele­gan­te”, ex­pli­ca el pe­lu­que­ro puer­to­rri­que­ño ra­di­ca­do en Nue­va York, Car­los Ma­rre­ro. UN ES­TI­LO, MU­CHAS OP­CIO­NES. La va­rie­dad de tren­zas es muy am­plia y las po­si­bi­li­da­des de lle­var­las son mu­chas. Van des­de las pe­que­ñas que se ha­cen con un me­chón de ca­be­llo y que te pue­den ayu­dar a re­co­ger la po­lli­na has­ta las que son ti­po co­la de pes­ca­do, la fran­ce­sa, las que re­co­rren la ca­be­za de un la­do a otro y las que co­mien­zan en el

área de la nu­ca.

La con­fec­ción de la trenza de­be co­men­zar con la pre­pa­ra­ción ade­cua­da del ca­be­llo. Ma­rre­ro su­gie­re que es­té lim­pio y acon­di­cio­na­do para po­der ma­ni­pu­lar­lo mu­cho me­jor. En el ca­so del ca­be­llo ri­zo, un po­co de acei­te lo sua­vi­za y lo ha­ce más ma­ne­ja­ble.

“Pue­den ha­cer una trenza grue­sa en la par­te de atrás o ir unien­do me­cho­nes y lle­ván­do­la des­de la par­te del fren­te ha­cia atrás. Para que que­de bien abun­dan­te se de­be te­ner mu­cho pe­lo, pe­ro si ese no es tu ca­so las ex­ten­sio­nes pue­den ayu­dar. Pue­des usar una ex­ten­sión gran­de en el mo­ño o las in­di­vi­dua­les que le dan más vo­lu­men a tu me­le­na”, des­ta­ca Ma­rre­ro.

Del­fín Ol­mo, pe­lu­que­ro de Be­yond Sa­lon, aña­de que si tu ca­be­llo es ri­zo u on­du­la­do, pue­des ac­ti­var esa on­da con “mous­se” y apro­ve­char la on­da para ha­cer una trenza al des­cui­do. Si aun te­nien­do el ca­be­llo la­cio pre­fie­res es­te “look”, el ex- per­to acon­se­ja uti­li­zar al­gún ti­po de ins­tru­men­to para ri­zar­lo o ha­cer el pei­na­do con el ca­be­llo hú­me­do.

Si quie­res al­go di­fe­ren­te y más ela­bo­ra­do, pue­des ha­cer­te un pei­na­do con va­rias tren­zas, de­jan­do las más pe­que­ñas en la par­te del fren­te y las más grue­sas en la par­te de atrás de la ca­be­za.

No obs­tan­te, la trenza no ne­ce­si­ta mu­cho ac­ce­so­rio, pues su es­truc­tu­ra ha­ce que lla­me la aten­ción por sí so­la. En ca­so de que quie­ras aña­dir un de­ta­lle, pue­des op­tar por ban­da­nas o he­bi­llas pe­que­ñas. MÁS ALLÁ DE LA TRENZA. Otra op­ción que tie­nes dis­po­ni­ble para ha­cer un pei­na­do di­fe­ren­te que te sa­que de la mo­no­to­nía del plan­cha­do se lo­gra uti­li­zan­do esa on­da sua­ve que que­da una vez te suel­tas la trenza. Ma­rre­ro se­ña­la que una vez lo amol­des, pue­des lu­cir­lo suel­to com­ple­to o en un me­dio mo­ño que tan de mo­da es­tá.

“El pe­lo que­da bas­tan­te on­du­la­do, lo que tie­nes que ha­cer es pei­nar­lo con un ce­pi­llo plano para mol­dear­lo con bas­tan­te spray. Los spray siem­pre tie­nen una nu­me­ra­ción en la eti­que­ta, de­bes tra­tar que sea tres o cua­tro para que el ca­be­llo no se vea muy tos­ta­do. Un spray que so­la­men­te re­afir­me el ca­be­llo te per­mi­te mol­dear y lle­gar a ese es­ti­lo con un as­pec­to más na­tu­ral”, ex­pli­ca Ma­rre­ro. CÓ­MO CUIDARLO. Exis­te una idea en­tre mu­chas mu­je­res de que las tren­zas tien­den a que­brar la he­bra. Ma­rre­ro se­ña­la que eso pue­de ocu­rrir si las ha­ces muy apre­ta­das o ex­tre­ma­da­men­te pe­ga­das al cue­ro ca­be­llu­do.

Para que el ca­be­llo se man­ten­ga en bue­nas con­di­cio­nes, el ex­per­to re­co­mien­da man­te­ner una ru­ti­na de cui­da­do que in­clu­ya la­va­do fre­cuen­te para eli­mi­nar las im­pu­re­zas, acon­di­cio­na­mien­to ade­cua­do y el uso de mas­ca­ri­llas pe­rió­di­ca­men­te.

Si vas a uti­li­zar he­rra­mien­tas tér­mi­cas para mol­dear el ca­be­llo an­tes de ha­cer las tren­zas, pro­cu­ra apli­car an­tes un pro­duc­to que lo pro­te­ja de ese ca­lor al que lo so­me­tes con la plan­cha, las te­na­zas o el “blo­wer”.

A la iz­quier­da, un me­dio mo­ño con ca­be­llo on­du­la­do, tal co­mo lu­ce lue­go de una trenza. A la de­re­cha, un re­co­gi­do de la­do con trenza, es­ti­lo que te ha­rá lu­cir más ele­gan­te y so­fis­ti­ca­da.

Las al­tas tem­pe­ra­tu­ras del ve­rano ha­cen que bus­ques re­co­ger el ca­be­llo, aquí tie­nes un “top knot” a los Jen­ni­fer Ló­pez pe­ro con trenza in­te­gra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.