AMOR IN­CON­DI­CIO­NAL

La lu­cha por la jus­ti­cia sin ex­cep­cio­nes

Por Dentro - - PORTADA - Tex­to Yais­ha Var­gas

“¡ Fe­li­ci­da­des por la igualdad!” El sa­lu­do aflo­ró de la­bios de una de las mon­jas, y nues­tra ale­gría re­vo­lo­teó has­ta el cie­lo em­bo­ve­da­do del am­plio sa­lón de me­di­ta­ción.

Nos con­gre­gá­ba­mos pa­ra la char­la do­mi­ni­cal en el mo­nas­te­rio bu­dis­ta Deer Park en Ca­li­for­nia, fun­da­do por Thich Nhat Hanh. El Tri­bu­nal Su­pre­mo de Estados Uni­dos ha­bía he­cho jus­ti­cia a las parejas del mis­mo se­xo per­mi­tien­do el ma­tri­mo­nio en el ca­so de Ober­ge­fell v. Hod­ges. Dos días des­pués, aún son­reían nues­tros co­ra­zo­nes.

Era sa­na­dor pre­sen­ciar có­mo una religión tra­ta­ba a la co­mu­ni­dad LGBTTQ con la mis­ma dig­ni­dad y res­pe­to que a sus fe­li­gre­ses he­te­ro­se­xua­les. Sus en­se­ñan­zas no le­van­ta­ban mu­ros de pre­jui­cios; to­das y to­dos éra­mos igua­les an­te los ojos de los mo­nás­ti­cos. Mi co­ra­zón se sen­tía li­bre.

Unos me­ses des­pués, cien­tos de via­je­ros, mon­jes y mon­jas de otros mo­nas­te­rios acu­die­ron a Deer Park pa­ra un re­ti­ro. Allí co­no­cí a Sofía (nom­bre fic­ti­cio pa­ra pro­te­ger su iden­ti­dad), na­ci­da en Cu­ba y quien vi­vía en Estados Uni­dos.

Sofía cre­ció co­mo ca­tó­li­ca y, cuan­do des­cu­brió su orien­ta­ción se­xual les­bia­na, se des­afi­lió do­lo­ro­sa­men­te. Años des­pués, una de sus amis­ta­des in­sis­tió en que la acom­pa­ña­ra a es­cu­char el co­ro de una pa­rro­quia. Tan pron­to pre­sen­ció las me­lo­días sa­gra­das, su amor por la di­vi­ni­dad se des­con­ge­ló cau­da­lo­sa­men­te por sus me­ji­llas.

“Mi ami­ga me pre­gun­ta­ba qué me pa­sa­ba y yo le de­cía: ‘Déjame es­tar con es­to que es­toy vi­vien­do’”. Mi co­ra­zón en­ten­dió a Sofía y mis ojos se agua­ron con los su­yos. Ape­nas un mes an­tes, mis za­pa­tos pe­re­gri­nos pi­sa­ron un con­fe­sio­na­rio tras 20 años. Sofía se sin­tió bien­ve­ni­da, y con­ti­nuó asis­tien­do a esa co­mu­ni­dad fran­cis­ca­na. Tam­bién si­guió el ca­mino bu­dis­ta que apren­dió del maes­tro zen Thich Nhat Hanh. “Am­bas prác­ti­cas son muy pa­re­ci­das. Has­ta se vis­ten del mis­mo co­lor”, son­reí­mos por la coin­ci­den­cia.

En ese re­ti­ro, el Con­se­jo Ca­tó­li­co In­te­rra­cial de la dió­ce­sis de Da­ven­port, Io­wa, le en­tre­gó a Thich Nhat Hanh el pre­mio “Paz en la Tie­rra” pa­ra hon­rar su la­bor por la paz y la jus­ti­cia en el mun­do. “Thay”, cu­yo mo­vi­mien­to fue per­se­gui­do por na­cio­na­lis­tas ca­tó­li­cos en Viet­nam cuan­do era jo­ven, en­con­tró la ma­ne­ra de res­ca­tar las en­se­ñan­zas de amor y com­pa­sión de Je­sús al pun­to de pro­mo­ver que sus se­gui­do­res bu­dis­tas que cre­cie­ron co­mo ca­tó­li­cos se re­con­ci­lia­ran con su religión de ori­gen.

El pa­sa­do do­min­go 12 de ju­nio es­cu­ché a un diá­cono ca­tó­li­co puer­to­rri­que­ño di­cien­do que la edu­ca­ción so­bre igualdad de gé­ne­ro en las es­cue­las del país era par­te de la co­rrup­ción gu­ber­na­men­tal. Al sa­lir de la mi­sa, las re­des so­cia­les san­gra­ban con la no­ti­cia de los 49 ase­si­na­dos en Or­lan­do.

Bus­qué al diá­cono pa­ra pre­gun­tar­le cuán cons­cien­te es­ta­ba de que sus pen­sa­mien­tos y pa­la­bras con­tri­bu­ye­ron a un ho­rren­do cri­men de odio esa mis­ma ma­ña­na. Sus­tan­ti­vos que pro­mo­vían la división en al­gu­na men­te ca­tó­li­ca que lue­go iría a de­cir­le a su ser que­ri­do que era co­rrup­to por ser gay. Ver­bos de pre­jui­cio que vi­bra­ron jun­to al altar don­de se con­me­mo­ra­ba la muer­te de Je­sús por amor, que fue su res­pues­ta a los enemigos de la in­cons­cien­cia y la ig­no­ran­cia. Vi­bra­cio­nes co­mo ba­las dis­pa­ra­das en Or­lan­do que ma­ta­ron al Cris­to que la­tía en 49 co­ra­zo­nes, 23 de ellos sus her­ma­nos pa­trios con­de­na­dos a la pe­na de muer­te. Pe­ro el diá­cono ya ha­bía partido.

En con­tras­te, el sa­cer­do­te con el que ha­blé an­tes de la mi­sa me dio co­mo “pe­ni­ten­cia” re­cor­dar el amor de Dios por mí. No hu­bo na­da más: ni dog­mas, ni re­ga­ños, ni can­ta­le­tas. Entendí que las pa­la­bras de Je­sús, “no pe­ques más”, real­men­te sig­ni­fi­can “no ol­vi­des más” el Amor de Dios que eres y me­re­ces. Com­pren­dí que una religión ver­da­de­ra y com­pa­si­va le re­cuer­da a to­dos los se­res hu­ma­nos que Dios es Amor in­con­di­cio­nal y ha es­co­gi­do mo­rar en sus co­ra­zo­nes, sin ex­cep­ción.

Por esos 49 co­ra­zo­nes juz­ga­dos y ase­si­na­dos con odio mar­cha­ré hoy en la Pa­ra­da de Or­gu­llo Gay que co­men­za­rá a las 11:00 de la ma­ña­na des­de el Par­que del In­dio en Con­da­do has­ta el Par­que del Ter­cer Mi­le­nio en la is­le­ta de San Juan.

Mar­cha­ré co­mo me en­se­ñó Thich Nhat Hanh: “la paz es­tá en ca­da pa­so”; y co­mo en­se­ñó el maes­tro bu­dis­ta Jack Korn­field: la li­be­ra­ción del su­fri­mien­to in­clu­ye me­di­tar en el co­jín y tam­bién de­nun­ciar las in­jus­ti­cias pa­ra que no vuel­van a ocu­rrir. Mar­cha­ré des­de el al­ma, a ca­da pa­so un la­ti­do, por el amor que so­mos to­dos los se­res hu­ma­nos. Sin ex­cep­cio­nes. En Fa­ce­book, 90 días: Una jor­na­da pa­ra sa­nar

Via­je­ros, mon­jes y mon­jas du­ran­te una ca­mi­nan­ta en Deer Park, en Ca­li­for­nia, don­de se lle­vó a ca­bo un re­ti­ro.

90 DÍAS es una co­lum­na que se pu­bli­ca en do­min­gos al­ter­nos. Bus­ca la pró­xi­ma el 10 de ju­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.