CO­LES­TE­ROL “MA­LO”

Es­tu­dio en­cuen­tra que no es tan pe­li­gro­so

Por Dentro - - PORTADA - (GDA/El Tiem­po)

Una con­tro­ver­ti­da in­ves­ti­ga­ción pu­bli­ca­da la se­ma­na pa­sa­da, en la pres­ti­gio­sa pu­bli­ca­ción ' Bri­tish Me­di­cal Jour­nal' (BMJ), su­gie­re que no exis­te co­rre­la­ción en­tre las ci­fras ele­va­das de ‘co­les­te­rol ma­lo’ y la muer­te pre­ma­tu­ra por en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res en per­so­nas ma­yo­res de 60 años de edad.

La re­vi­sión sis­te­má­ti­ca ana­li­zó 19 es­tu­dios con al­to ni­vel de evi­den­cia que in­vo­lu­cró a 68,094 per­so­nas y que, de acuer­do con sus in­ves­ti­ga­do­res, no en­con­tra­ron evi­den­cia de que las ci­fras de LDL (li­po­pro­teí­nas de ba­ja den­si­dad o ‘co­les­te­rol ma­lo’) en la san­gre, pre­di­je­ran la mor­ta­li­dad.

El es­tu­dio pa­ra­dó­ji­ca­men­te in­si­núa que in­clu­so las per­so­nas que tie­nen los ni­ve­les al­tos ha­bían vi­vi­do por más tiem­po. Es­te me­ta aná­li­sis, que cam­bia la hi­pó­te­sis arrai­ga­da de que las ci­fras ele­va­das de es­ta gra­sa en san­gre son un fac­tor de ries­go de­ter­mi­nan­te en la prin­ci­pal cau­sa de muer­te en el mun­do, ha cau­sa­do re­vue­lo.

En ese sen­ti­do, Mal­com Ken­drick, coau­tor del es­tu­dio, re­co­no­ció que si bien los ha­llaz­gos cau­san con­tro­ver­sia, es­tán fun­da­men­ta­dos en una pro­fun­da re­vi­sión y en un aná­li­sis ro­bus­to. “Lo que en­con­tra­mos en nues­tra re­vi­sión sis­te­má­ti­ca fue que las per­so­nas ma­yo­res con ni­ve­les al­tos de LDL han vi­vi­do más tiem­po y tie­nen me­nos en­fer­me­da­des del co­ra­zón”. De igual for­ma el au­tor prin­ci­pal de es­te aná­li­sis, Uf­fe Ravns­kov, ex­pro­fe­sor aso­cia­do de la Uni­ver­si­dad de Lund (Sue­cia), di­jo que no ha­bía “nin­gu­na ra­zón pa­ra dis­mi­nuir los ni­ve­les de es­ta gra­sa co­mo me­di­da de­ter­mi­nan­te fren­te a al­gu­nas en­fer­me­da­des”. Al­gu­nas vo­ces ex­per­tas ya se han pro­nun­cia­do y cues­tio­nan el es­tu­dio; por ejem­plo, Co­lin Bai­gent, epi­de­mió­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford, rá­pi­da­men­te ma­ni­fes­tó que el es­tu­dio tie­ne “de­bi­li­da­des gra­ves y, en con­se­cuen­cia, ha pro­yec­ta­do una con­clu­sión equi­vo­ca­da”.

Otros ex­per­tos han ma­ni­fes­ta­do que las ca­rac­te­rís­ti­cas del es­tu­dio, que to­mó in­ves­ti­ga­cio­nes de cohor­te, no han si­do lo su­fi­cien­te­men­te só­li­das si se tie­ne en cuen­ta que in­ves­ti­ga­cio­nes más fuer­tes y con­sis­ten­tes, co­mo los alea­to­ri­za­dos, han de­mos­tra­do con una fuer­te evi­den­cia que las ci­fras de ‘co­les­te­rol ma­lo’ en la san­gre se re­la­cio­nan de ma­ne­ra di­rec­ta con el ries­go de su­frir en­fer­me­da­des gra­ves, co­mo in­far­to o ce­re­bra­les.

La Fun­da­ción Bri­tá­ni­ca del Co­ra­zón tam­bién cues­tio­nó la in­ves­ti­ga­ción, se­ña­lan­do que la re­la­ción en­tre los ni­ve­les de es­ta gra­sa y la muer­te en los an­cia­nos no es tan fá­cil de de­tec­tar co­mo lo plan­tea el es­tu­dio, prin­ci­pal­men­te por­que en las per­so­nas ma­yo­res exis­ten mu­chos otros fac­to­res que de­ter­mi­nan su sa­lud en ge­ne­ral.

Va­rias vo­ces ex­per­tas han se­ña­la­do que el es­tu­dio tie­ne de­bi­li­da­des gra­ves y, en con­se­cuen­cia, ha pro­yec­ta­do una con­clu­sión equi­vo­ca­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.