ELLOS QUIE­REN LU­CIR BIEN

En au­men­to los hom­bres que re­cu­rren a ci­ru­ja­nos plás­ti­cos pa­ra so­me­ter­se a pro­ce­di­mien­tos es­té­ti­cos

Por Dentro - - PORTADA - Tex­to Liz San­dra San­tia­go liz.san­tia­go@gfrme­dia.com ●

Esa per­cep­ción de que so­lo a las mu­je­res les im­por­ta tan­to su ima­gen que re­cu­rren al bis­tu­rí pa­ra lu­cir más es­bel­tas o re­ju­ve­ne­ci­das, que­dó atrás ha­ce mu­cho tiempo.

Año tras año son más los hom­bres que re­cu­rren a los ci­ru­ja­nos plás­ti­cos pa­ra ex­plo­rar las op­cio­nes de pro­ce­di­mien­tos cos­mé­ti­cos –in­va­si­vos y no in­va­si­vos- que es­tán dis­po­ni­bles pa­ra ellos.

“Ca­da vez veo más hom­bres que lle­gan a mi ofi­ci­na. Ellos no se quie­ren ver ope­ra­dos. En su ma­yo­ría, son pro­fe­sio­na­les y pien­san que la apa­rien­cia es im­por­tan­te y quie­ren se­guir sien­do com­pe­ti­ti­vos en el mun­do la­bo­ral. Quie­ren ver­se re­fres­ca­dos pe­ro no ope­ra­dos”, des­ta­ca el doc­tor An­to­nio Bus­quets, ci­ru­jano plás­ti­co de Bus­quets Plas­tic Sur­gery.

Se­gún las es­ta­dís­ti­cas So­cie­dad Ame­ri­ca­na de Ci­ru­ja­nos Plás­ti­cos, el año pa­sa­do 1.3 mi­llo­nes de hom­bres se so­me­tie­ron a pro­ce­di­mien­tos cos­mé­ti­cos en Es­ta­dos Uni­dos y Puer­to Rico. Es­to re­pre­sen­ta un 8% de los pro­ce­di­mien­tos y aun­que to­da­vía las mu­je­res si­guen lle­van­do la de­lan­te­ra, ca­da año se ve un in­cre­men­to en las vi­si­tas de ellos a los ci­ru­ja­nos plás­ti­cos.

“To­do es re­la­ti­vo. A di­fe­ren­cia de la mu­jer, el hom­bre tra­ta de bus­car una jus­ti­fi­ca­ción de lo que le in­co­mo­da. Por ejem­plo, bus­ca la gi­ne­co­mas­tia por­que no se atre­ve a qui­tar­se la ca­mi­sa, dan­do jus­ti­fi­ca­ción del pe­so emo­cio­nal que eso con­lle­va pa­ra bus­car es­ta ci­ru­gía plás­ti­ca”, ase­gu­ra el ci­ru­jano plás­ti­co Luis Rodríguez Terry, di­rec­tor mé­di­co de Plas­tic Su­gery Ins­ti­tu­te.

En los re­sul­ta­dos arro­ja­dos por el es­tu­dio, rea­li­za­do por la Na­tio­nal Clea­ring­hou­se of Plas­tic Sur­gery Sta­tis­tics, se des­ta­có que las cin­co ci­ru­gías es­té­ti­cas que más bus­ca­ron los hom­bres el año pa­sa­do fue­ron ri­no­plas­tia, ble­fa­ro­plas­tia, gi­ne­co­mas­tia, li­po­suc­ción y “fa­ce­lift”.

Bus­quets y Rodríguez Terry des­ta­can que aun­que no ne­ce­sa­ria­men­te en ese mis­mo or­den, en Puer­to Rico tam­bién fue­ron al­gu­nos de los pro­ce­di­mien­tos más bus­ca­dos por los hom­bres. RI­NO­PLAS­TIA. Es­ta ci­ru­gía pue­de ha­cer­se por dar ra­zo­nes muy po­de­ro­sas: pa­ra res­pi­rar me­jor o pa­ra cam­biar la es­té­ti­ca del ros­tro.

“Am­bas ra­zo­nes o com­po­nen­tes se pue­den com­bi­nar o ha­cer por se­pa­ra­do. En Puer­to Rico hay dos es­pe­cia­lis­tas en ri­no­lo­gía, que ha­cen ci­ru­gía pa­ra tra­tar pro­ble­mas de si­nu­si­tis y uno de ellos es mi her­mano. No­so­tros tra­ba­ja­mos jun­tos en los ca­sos en los que se com­bi­nan es­tos dos com­po­nen­tes. Él ha­ce la par­te fun­cio­nal y des­pués yo ha­go la par­te cos­mé­ti­ca”, ex­pli­ca Bus­quets.

La ri­no­plas­tia cos­mé­ti­ca de­pen­de de lo que el pa­cien­te bus­que y de la for­ma de su ros­tro. Bus­quets se­ña­la que en los 80 y 90 ha­bía un mo­de­lo es­ta­ble­ci­do y era fá­cil iden­ti­fi­car quién se ha­bía so­me­ti­do a es­ta ope­ra­ción.

En la ac­tua­li­dad, el pro­ce­di­mien­to ha cam­bia­do y los ci­ru­ja­nos plás­ti­cos bus­can “per­so­na­li­zar” la na­riz de acuer­do a la fi­so­no­mía de la per­so­na. Se tra­ta de una ci­ru­gía que pue­de ha­cer­se una vez cul­mi­ne el cre­ci­mien­to de la per­so­na, que en mu­je­res se es­ti­ma es a los 15 años y en hom­bres a los 17.

En­tre los de­ta­lles que se de­ben to­mar en cuen­ta al cam­biar la for­ma de la na­riz, Rodríguez Terry enume­ró la for­ma de la pun­ta, el tor­so, las ale­tas, el an­cho y la pro­yec­ción ha­cia el fren­te.

“La es­té­ti­ca de la na­riz es tan com­ple­ja que cuan­do le preguntas a una per­so­na qué no le gus­ta de la su­ya, le cues­ta tra­ba­jo des­cri­bir­lo. La que­ja tí­pi­ca es lo­mo o que la pun­ta no tie­ne bue­na for­ma. Usual­men­te en los hom­bres la que­ja es que la na­riz es­tá vi­ra­da o que no es­tá en pro­por­ción con su ros­tro. En los hom­bres es mu­cho más im­por­tan­te bus­car una na­riz que se vea mas­cu­li­na. Una na­riz de­ma­sia­do per­fi­la­da o muy pun­tia­gu­da es al­go que se de­be evi­tar”, ase­gu­ra Rodríguez Terry.

La ri­no­plas­tia es un pro­ce­di­mien­to am­bu­la­to­rio que se rea­li­za con anes­te­sia lo­cal y se­da­ción o con ge­ne­ral. La re­cu­pe­ra­ción re­quie­re de cin­co días a una se­ma­na de des­can­so y por tra­tar­se de un tra­ba­jo que se ha­ce en car­tí­la­go y hue­so, si­gue me­jo­ran­do por un tiempo pro­lon­ga­do.

Rodríguez Terry di­ce que hay ca­sos en los que el re­sul­ta­do fi­nal pue­de ser vi­si­ble uno o dos años lue­go de la ci­ru­gía. BLE­FA­RO­PLAS­TIA. El pa­so de los años ha­ce es­tra­gos en el con­torno de los ojos y es­ta ci­ru­gía tie­ne co­mo pro­pó­si­to re­ju­ve­ne­cer­los.

Se le lla­ma ble­fa­ro-

plas­tia tan­to a la in­ter­ven­ción que se rea­li­za pa­ra eli­mi­nar las bol­sas de gra­sa que se for­man en la par­te in­fe­rior de los ojos co­mo la que per­mi­te eli­mi­nar el ex­ce­so de piel en la zo­na de los pár­pa­dos.

“Es una ci­ru­gía que usual­men­te la bus­can hom­bre ya ma­yo­res. Esos que es­tán de una edad me­dia en ade­lan­te cuan­do les es­tor­ba la piel del pár­pa­do o que tie­nen bol­sas en los ojos que lo ha­cen ver ma­yor y más can­sa­do. A ma­yor edad los te­ji­dos se de­bi­li­tan, la piel em­pie­za a ce­der, aun­que hay ca­sos de per­so­nas jó­ve­nes que ex­pe­ri­men­tan es­ta si­tua­ción por un com­po­nen­te fa­mi­liar”, men­cio­na Rodríguez Terry, quien ase­gu­ra que se tra­ta de un pro­ce­di­mien­to sen­ci­llo que mu­chas ve­ces se rea­li­za en la ofi­ci­na del mé­di­co con se­da­ción y anes­te­sia lo­cal.

Es una ci­ru­gía que se ha­ce por den­tro del pár­pa­do pa­ra re­po­si­cio­nar la gra­sa. Bus­quets re­cuer­da que ha­ce dos y tres dé­ca­das se re­mo­vía esa gra­sa y los pa­cien­tes me­jo­ra­ban pe­ro al ca­bo de unos cin­co años se veían peor por­que, por el con­tra­rio, el área de los pó­mu­los per­día gra­sa y el ros­tro ter­mi­na­ba lu­cien­do muy ca­da­vé­ri­co.

El pár­pa­do tie­ne na­tu­ral­men­te tres co­lec­cio­nes de gra­sa y una es­pe­cie de pa­red que per­mi­te que per­ma­nez­can en ese si­tio. Con el tiempo esas co­lec­cio­nes van di­la­tán­do­se y pro­pi­cian­do las bol­sas de gra­sa de­ba­jo de los ojos. “Eso ocu­rre a la par con el en­ve­je­ci­mien­to de la ca­ra y con la pér­di­da de gra­sa en el ca­che­te. Aho­ra no se re­co­mien­da sa­car la gra­sa sino re­dis­tri­buir­la y re­lle­nar el ca­che­te”, explicó Bus­quets.

Aun­que no es una ci­ru­gía que oca­sio­ne mu­cho do­lor, am­bos ex­per­tos se­ña­lan que cau­sa hin­cha­zón y has­ta mo­re­to­nes que pue­den ex­ten­der­se has­ta por dos se­ma­nas. GI­NE­CO­MAS­TIA. El agran­da­mien­to de se­nos en el hom­bre pue­de te­ner va­rias cau­sas que van des­de las hor­mo­na­les que sur­gen du­ran­te la ado­les­cen­cia, el so­bre­pe­so, el uso de me­di­ca­men­tos has­ta el abu­so de es­te­roi­des anabó­li­cos y con­di­cio­nes ma­lig­nas co­mo el cán­cer de ma­ma o tu­mo­res tes­ti­cu­la­res.

An­tes de so­me­ter a un hom­bre a la gi­ne­co­mas­tia o ci­ru­gía pa­ra re­du­cir el ta­ma­ño de los se­nos es ne­ce­sa­rio des­car­tar cual­quier con­di­ción ma­lig­na, es­pe­rar a ver si con el cre­ci­mien­to el pro­ble­ma des­apa­re­ce, des­con­ti­nuar el uso de me­di­ca­men­tos que es­tén pro­pi­cian­do la si­tua­ción o re­ba­jar, cual­quie­ra que sea la cau­sa.

“Si se eli­mi­nan to­dos esos factores es ideal pa­ra la ci­ru­gía. La ci­ru­gía pue­de ser por li­poes­cul­tu­ra. An­te­rior­men­te se cor­ta­ba y se re­mo­vía te­ji­do, aun­que ya no se ha­ce tan­to.

Aho­ra se uti­li­za la tec­no­lo­gía de li­poes­cul­tu­ra ul­tra­só­ni­ca que de­rri­te ese te­ji­do fi­bró­ti­co y per­mi­te sa­car­lo a tra­vés de cá­nu­las es­pe­cia­les pa­ra re­mo­ver la gra­sa del cuer­po”, ex­pli­ca Bus­quets.

Rodríguez Terry se­ña­la que se tra­ta de una de las ci­ru­gías que cuen­ta con una re­cu­pe­ra­ción re­la­ti­va­men­te sen­ci­lla. El hom­bre de­be uti­li­zar un cha­le­co de com­pre­sión por va­rias se­ma­nas, pe­ro se pue­de re­in­te­grar a su ru­ti­na nor­mal a la se­ma­na de ha­ber si­do ope­ra­do.

“La re­mo­ción de la gra­sa es per­ma­nen­te pe­ro si la per­so­na en­gor­da mu­cho po­dría te­ner un cre­ci­mien­to de la gra­sa que que­da al­re­de­dor, pe­ro no es co­mún”, agre­ga Rodríguez Terry. LI­PO­SUC­CIÓN. A es­ta ci­ru­gía cos­mé­ti­ca tam­bién se le co­no­ce co­mo li­poes­cul­tu­ra y tie­ne co­mo pro­pó­si­to re­mo­ver gra­sa en ex­ce­so en di­ver­sas áreas del cuer­po.

Se­gún Rodríguez Terry es un pro­ce­di­mien­to cos­mé­ti­co que tien­den a bus­car hom­bres en la dé­ca­da de los 20 y 30 años de edad. Mu­chos de ellos tie­nen ru­ti­nas de ejer­ci­cio con­sis­ten­tes pe­ro se les ha­ce di­fí­cil eli­mi­nar la gra­sa de cier­tas áreas.

Es un pro­ce­di­mien­to en el que se ha­ce una in­ci­sión de me­dio cen­tí­me­tro en el área que se va a tra­tar y con unas cá­nu­las co­nec­ta­das a má­qui­nas de suc­ción, se qui­ta la gra­sa.

“Lo im­por­tan­te es sa­ber que no es una ci­ru­gía pa­ra per­der pe­so. El can­di­da­to ideal es un pa­cien­te que es­tá en buen pe­so y que no pue­de eli­mi­nar con cam­bios en la ali­men­ta­ción ni ejer­ci­cios en al­gu­nas par­tes del cuer­po es­pe­cí­fi­cas co­mo de­ba­jo del cue­llo, pe­chos, ab­do­men, flan­cos, es­pal­da, mus­los o has­ta los to­bi­llos, áreas don­de es­te lo­ca­li­za­da la gra­sa de­más”, ex­pli­ca Bus­quets.

Al fi­nal so­lo que­dan ci­ca­tri­ces pe­que­ñas, de me­nos de tres cuar­tos de pul­ga­das, que pue­den ha­cer­se en lu­ga­res co­mo en el om­bli­go, el área pú­bi­ca o en la es­pal­da ba­ja.

Es una ci­ru­gía am­bu­la­to­ria que se ha­ce con se­da­ción pro­fun­da o anes­te­sia ge­ne­ral. Es ne­ce­sa­rio que el pa­cien­te uti­li­ce una fa­ja de com­pre­sión y des­can­se por lo me­nos una se­ma­na. No de­bem rea­li­zar­se ejer­ci­cios fuer­tes en dos se­ma­nas y pue­de ver­se el re­sul­ta­do en seis a ocho se­ma­nas lue­go de la ci­ru­gía.

“Es bien co­mún que el hom­bre pi­da la li­po­suc­ción en ab­do­men, flan­cos y pe­cho, to­do a la vez.

Tam­bién pi­den trans­fe­ren­cia de esa gra­sa a las nal­gas. En cier­tos ca­sos se trans­fie­re la gra­sa a la par­te su­pe­rior del pec­to­ral pa­ra dar la ilu­sión de pec­to­ra­les más de­fi­ni­dos”, men­cio­na Rodríguez Terry. “FA­CE­LIFT”. Ha­ce unos años, es­ta era una ci­ru­gía que bus­ca­ban hom­bres que pa­sa­ban de los 50 años de edad. Rodríguez Terry se­ña­la que en la ac­tua­li­dad a su ofi­ci­na lle­gan hom­bres más jó­ve­nes que bus­can en es­te pro­ce­di­mien­to una ma­ne­ra de pro­lon­gar una ima­gen ju­ve­nil y no ne­ce­sa­ria­men­te co­rre­gir una piel ya mar­chi­ta por el pa­so del tiempo.

“Hay hom­bres que son más exi­gen­tes con su apa­rien­cia fí­si­ca y bus­can el ‘fa­ce­lift’ más jó­ve­nes. Tam­bién lo bus­can hom­bres jó­ve­nes que han per­di­do pe­so y la piel del ros­tro lu­ce caí­da. Co­mún­men­te se com­bi­na con ci­ru­gía de par­pa­dos y a ve­ces el le­van­ta­mien­to de ce­jas. Usual­men­te es tra­tar de qui­tar­le unos diez años en la apa­rien­cia del ros­tro”, ex­pli­ca.

No obs­tan­te, Bus­quets se­ña­la que es­te ti­po de ci­ru­gía ha te­ni­do sus cam­bios en las úl­ti­mas dé­ca­das bus­can­do una apa­rien­cia na­tu­ral, sin que se no­te que la per­so­na es­tá ope­ra­da.

Pa­ra eso, se com­bi­na la ci­ru­gía pa­ra re­mo­ver el ex­ce­so de piel y ten­sar los múscu­los con tra­ta­mien­tos pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad del cu­tis, trans­fe­ren­cias de gra­sa y re­lle­nos pa­ra dar vo­lu­men en áreas que és­te se pier­de con el pa­so de los años.

El “fa­ce­lift” in­vo­lu­cra to­do el ros­tro des­de la pa­pa­da, las lí­neas has­ta la fren­te. Es­ta ci­ru­gía se mo­di­fi­ca cuan­do se ha­ce a un hom­bre. Por ejem­plo, Bus­quets se­ña­la que las in­ci­sio­nes tie­nes que ha­cer­se en pun­tos es­tra­té­gi­cos pa­ra no da­ñar la bar­ba del hom­bre y en­ton­ces se ha­ces en los sur­cos na­tu­ra­les del ros­tro co­mo fren­te o de­trás de las ore­jas y cer­ca del cre­ci­mien­to del ca­be­llo. Ade­más, al en­ve­je­cer, los hom­bres tien­den a pre­sen­tar ma­yor ex­ce­so de piel y me­nos de gra­sa, con­tra­rio al ca­so de las mu­je­res.

“Los hom­bres quie­ren ver­se más ju­ve­ni­les pe­ro no quie­ren fe­mi­ni­zar su ros­tro. Si in­yec­to de­ma­sia­do gra­sa en los ca­che­tes o aprie­to mu­cho los ojos, se fe­mi­ni­za el ros­tro y eso no es lo que bus­can”, en­fa­ti­za Bus­quets.

El pe­rio­do de re­cu­pe­ra­ción pue­de to­mar va­rias se­ma­nas en lo que ba­ja la hin­cha­zón y des­apa­re­cen mo­re­to­nes que po­drían sa­lir a con­se­cuen­cia del pro­ce­di­mien­to.

La ri­no­plas­tia -pa­ra res­pi­rar me­jor o cam­biar la es­té­ti­ca del ros­tro- y la li­poes­cul­tu­ra -re­mue­ve gra­sa en ex­ce­so del cuer­po-, dos ci­ru­gías que bus­can los hom­bres.

El uso de Bo­tox es otro pro­ce­di­mien­to mí­ni­ma­men­te que los hom­bres tam­bién uti­li­zan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.