REJUVENECE LA PIEL

El uso de plas­ma rico en pla­que­ta

Por Dentro - - PORTADA -

La ten­den­cia de hoy en cuan­to a re­ju­ve­ne­ci­mien­to fa­cial es vol­ver a lo na­tu­ral, de­jan­do atrás los mé­to­dos que pue­den ser muy in­va­si­vos y que cla­ra­men­te mues­tran al­gu­na in­ter­ven­ción. Es aquí don­de el tra­ta­mien­to con plas­ma rico en pla­que­tas co­bra im­por­tan­cia, ya que sus re­sul­ta­dos son pro­gre­si­vos y muy na­tu­ra­les.

És­te es un pro­ce­di­mien­to mí­ni­ma­men­te in­va­si­vo, que con­sis­te en to­mar una pe­que­ña mues­tra de san­gre del pa­cien­te y cen­tri­fu­gar­la has­ta ob­te­ner el plas­ma. Lue­go se re­in­cor­po­ra al cuer­po me­dian­te mi­cro­in­yec­cio­nes en la zo­na que se quie­re tra­tar. Si bien se uti­li­za co­mo re­ju­ve­ne­ci­mien­to fa­cial, sus efec­tos son múl­ti­ples: sir­ve pa­ra la fla­ci­dez cor­po­ral, pa­ra las es­trías, ci­ca­tri­ces, la caí­da del pe­lo, etc.

El objetivo es me­jo­rar la ca­li­dad de la piel y con eso re­tra­sar el pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to. Tam­bién se bus­ca ate­nuar y ayu­dar a los sig­nos me­nos evi­den­tes del en­ve­je­ci­mien­to, pe­ro no por eso me­nos im­por­tan­tes, que son el tono, el bri­llo y la lu­mi­no­si­dad.

Es­ta te­ra­pia ce­lu­lar li­be­ra unos factores de cre­ci­mien­to que es­ti­mu­lan las cé­lu­las de la piel, o fi­bro­blas­tos, los que pro­du­cen co­lá­geno, elas­ti­na y áci­do hia­lu­ró­ni­co, me­jo­ran­do tam­bién la cir­cu­la­ción e irri­ga­ción de la piel. Con la edad, el fi­bro­blas­to se em­pie­za a po­ner flo­jo, por­que en­ve­je­ce, de­jan­do de pro­du­cir los ele­men­tos esen­cia­les de la piel men­cio­na­dos an­te­rior­men­te. En­ton­ces con tus pro­pias pla­que­tas le es­tás di­cien­do al fi­bro­blas­to que tra­ba­je, que pro­duz­ca.

Des­pués de los 25 a 30 años em­pie­za a ba­jar la pro­duc­ción de co­lá­geno, por lo que la apli­ca­ción de un plas­ma rico en pla­que­tas co­mo mé­to­do pre­ven­ti­vo con­tra el en­ve­je­ci­mien­to es al­ta­men­te recomendado. Lo ideal es uti­li­zar­lo a par­tir de los 30 una vez al año y so­bre los 40, de­pen­dien­do del da­ño de la piel, ca­da seis me­ses.

Pe­ro ade­más de pre­ve­nir el en­ve­je­ci­mien­to, ayu­da a re­gu­lar las man­chas y dis­tin­tas to­na­li­da­des, pa­ra que así la piel se vea más pa­re­ja, más lo­za­na. Tam­bién sir­ve pa­ra las pie­les más po­ro­sas y ayu­da a con­tro­lar el ce­bo. Es co­mo la me­jor cre­ma que uno pu­die­ra te­ner, pe­ro in­tra­dér­mi­ca y es tu pro­pia cé­lu­la. Al ser al­go na­tu­ral, da un re­sul­ta­do be­llo y ar­mó­ni­co.

Echar a an­dar la má­qui­na del fi­bro­blas­to y que em­pie­ce a pro­du­cir co­lá­geno to­ma tiempo, se em­pie­zan a ver re­sul­ta­dos a las tres se­ma­nas o al mes, mien­tras que el pro­ce­so com­ple­to de pro­duc­ción de co­lá­geno du­ra seis me­ses. Es una in­ver­sión a me­diano y lar­go pla­zo, con re­sul­ta­dos her­mo­sos. Lo na­tu­ral to­ma tiempo. (EMOL)

La te­ra­pia ce­lu­lar li­be­ra unos factores de cre­ci­mien­to que es­ti­mu­lan las cé­lu­las de la piel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.