QUE TRANS­FOR­MA

Aní­ma­te a prac­ti­car

Por Dentro - - BIENESTAR -

rum­ba, el li­cor y las dro­gas.

“Me trans­for­mó, por­que me dio mu­cha más ener­gía”, re­cuer­da. El ob­je­ti­vo es co­nec­tar el cuer­po, la men­te y el es­pí­ri­tu a tra­vés de una se­rie de téc­ni­cas fí­si­cas, de res­pi­ra­ción y de me­di­ta­ción, afir­ma. Y, cla­ro, en el fon­do, en­fo­car a los yo­guis, co­mo son lla­ma­dos sus prac­ti­can­tes, en el pre­sen­te. Pe­ro pa­ra lo­grar­lo se de­ben te­ner cla­ras las ba­ses, me­tas y com­pro­mi­sos de es­ta prác­ti­ca.

Al in­cluir­lo en la lis­ta del pa­tri­mo­nio in­ma­te­rial de la hu­ma­ni­dad, la Unes­co des­ta­có có­mo es­ta fi­lo­so­fía ha in­flui­do en nu­me­ro­sos as­pec­tos de la so­cie­dad de la In­dia, des­de la salud y la me­di­ci­na has­ta la edu­ca­ción y las ar­tes. En ese sen­ti­do, el yo­ga es más un asun­to in­he­ren­te a la es­pi­ri­tua­li­dad y a lle­var un es­ti­lo de vi­da des­de los va­lo­res hu­ma­nos y su prác­ti­ca que des­de la re­li­gión, que tra­di­cio­nal­men­te es­tá ata­da a cul­tu­ras y cos­tum­bres. El pro­fe­sor Lo­sa­da po­ne un ejem­plo: “La re­li­gión es la cás­ca­ra del gui­neo y la es­pi­ri­tua­li­dad es el fru­to”. Su me­ta. La teo­ría del yo­ga dic­ta que ca­da per­so­na tie­ne ocho universos que de­ben es­tar sin­cro­ni­za­dos pa­ra lo­grar la rea­li­za­ción per­so­nal, mi­ti­gar cual­quier su­fri­mien­to y fa­ci­li­tar el ac­ce­so a un es­ta­do de li­be­ra­ción. El úl­ti­mo de ellos es un es­ta­do pro­fun­do de con­cien­cia al que se lle­ga a tra­vés de la me­di­ta­ción. Pe­ro hay otros a ni­vel per­so­nal y de so­cie­dad, co­mo lle­var una vi­da lim­pia y ar­mó­ni­ca, fí­si­ca y es­pi­ri­tual­men­te, y con un com­pro­mi­so de no vio­len­cia, ejem­pli­fi­ca Lo­sa­da. “Hay mu­cha gen­te que uti­li­za el yo­ga con fi­nes fí­si­cos, por­que las pos­tu­ras que se prac­ti­can ge­ne­ran be­ne­fi­cios al cuer­po, co­mo la to­ni­fi­ca­ción, pe­ro ese no es el fin. El yo­ga es mu­cho más que la sim­ple par­te fí­si­ca, y quien no lo­gra tras­cen­der al cuer­po en el yo­ga no es­tá en yo­ga”, ase­ve­ra.

La res­pi­ra­ción es el pi­lar del yo­ga por­que es el hi­lo que une el cuer­po con la men­te. Juan Carlos Lo­sa­da re­sal­ta es­ta afir­ma­ción por­que, in­sis­te, a tra­vés de es­te ca­mino se lo­gra fi­jar la aten­ción en el pre­sen­te y se pue­de evi­tar que la men­te se va­ya ha­cia al pa­sa­do, don­de ex­pe­ri­men­ta emo­cio­nes de do­lor o nos­tal­gia, o al fu­tu­ro, don­de se re­la­cio­na con el mie­do, la an­gus­tia y la in­cer­ti­dum­bre. Al con­tro­lar y en­ten­der la res­pi­ra­ción, las per­so­nas pue­den in­fluir en sus emo­cio­nes. “Así co­mo una emo­ción tie­ne un im­pac­to en la res­pi­ra­ción –agre­ga–, cier­tas for­mas de res­pi­rar y cier­tos rit­mos y téc­ni­cas lo­gran im­pac­tar en las emo­cio­nes y los pen­sa­mien­tos”.

San­dra Ca­ma­cho, mé­di­ca epi­de­mió­lo­ga, es yo­gui des­de el 2008. Afir­ma que las téc­ni­cas de res­pi­ra­ción que apren­dió en el yo­ga le ayu­da­ron a su­pe­rar las cri­sis de as­ma, que, in­clu­so, ha­ce años le cau­sa­ron un pa­ro car­dio­rres­pi­ra­to­rio. “Ha­ce tres años no ten­go nin­gu­na cri­sis. Co­mo vi­vía a mil, fue im­por­tan­te pa­ra mí pa­rar un po­co. Sien­to que los cam­bios en mi vi­da han si­do pa­ra to­mar las co­sas con más cal­ma, sin tan­to es­trés, pues el yo­ga te lle­na de ener­gía y au­men­ta tus ca­pa­ci­da­des pa­ra ha­cer más ac­ti­vi­da­des”, cuen­ta San­dra, quien aho­ra me­di­ta unos 30 mi­nu­tos ca­da día. Su tes­ti­mo­nio pue­de ilus­trar los be­ne­fi­cios a ni­vel res­pi­ra­to­rio, pe­ro, se­gún Lo­sa­da, es­tos se am­plían al sis­te­ma cir­cu­la­to­rio y al in­mu­ne: “Uno se en­fer­ma me­nos, se vuel­ve más fle­xi­ble y fuer­te. En tér­mi­nos men­ta­les, da más fo­co y cla­ri­dad, lo ha­ce a uno más aser­ti­vo al co­mu­ni­car­se. Es más di­fí­cil caer en el enojo, la ru­de­za o la ma­la edu­ca­ción. Emo­cio­nal­men­te, se ayu­dan a ma­ne­jar las emo­cio­nes ne­ga­ti­vas, uno apren­de a acep­tar­las y a mi­rar pa­ra ade­lan­te”, agre­ga. Un mo­do de vi­da. El yo­ga es más que ru­ti­nas de pos­tu­ras, res­pi­ra­cio­nes y me­di­ta­cio­nes. “Es un com­pro­mi­so cons­tan­te con uno mis­mo y la so­cie­dad”, di­ce Lo­sa­da, quien es ve­ge­ta­riano. En la die­ta yo­gui, por ejem­plo, no ca­ben ali­men­tos que al­te­ren el sis­te­ma ner­vio­so, co­mo ca­fé o azu­ca­res. Las car­nes, en es­pe­cial ro­jas, es­tán ca­si ve­ta­das por­que se de­mo­ran en di­ge­rir­se y ab­sor­ben mu­cha ener­gía. Tam­po­co en­la­ta­dos, “por­que –di­ce– son pro­duc­tos sin ener­gía vi­tal”. Y en el ca­so de los ci­ga­rri­llos, “se­ría un con­tra­sen­ti­do con­su­mir­los por­que lo que de­fen­de­mos, jus­ta­men­te, es el va­lor de la res­pi­ra­ción”, agre­ga. Mu­cho me­nos, dro­gas o be­bi­das al­cohó­li­cas. “Pri­me­ro te ele­van y lue­go te ba­jan la ener­gía, son pla­ce­res cor­tos que se vuel­ven un pro­ble­ma a lar­go pla­zo”, ex­pli­ca.

Ase­só­ra­te. An­tes de aven­tu­rar­te bus­ca ase­so­ría de ins­truc­to­res o fun­da­cio­nes que, por lo ge­ne­ral, ha­cen cur­sos de in­duc­ción gra­tui­tos.

Pon­te có­mo­do. Ya que la ac­ti­vi­dad fí­si­ca es vi­tal en la prác­ti­ca, bus­ca ro­pa có­mo­da. Una ca­mi­se­ta y un pan­ta­lón li­viano son su­fi­cien­tes. Re­cuer­da que no se usan za­pa­tos, es me­jor des­cal­zo.

En cual­quier lu­gar. El yo­ga se pue­de prac­ti­car en cual­quier si­tio, ya sea pa­ra me­di­tar, ha­cer ejer­ci­cios de res­pi­ra­ción o pos­tu­ras. So­lo ne­ce­si­tas de un es­pa­cio tran­qui­lo.

Po­cos im­ple­men­tos. Una col­cho­ne­ta, cin­tu­rón y un co­jín son su­fi­cien­tes pa­ra rea­li­zar las pos­tu­ras bá­si­cas. Ideal es­cu­char mú­si­ca que te ayu­de a re­la­jar­te.

Bus­ca in­for­ma­ción. En in­ter­net pue­des en­con­trar fá­cil­men­te gru­pos de prac­ti­can­tes o ac­ti­vi­da­des gru­pa­les y gra­tui­tas en un lu­gar tal vez cer­cano a ti.

Y re­cuer­da. En yo­ga, prac­ti­car aun­que sean cin­co mi­nu­tos dia­rios ¡es me­jor que na­da!

Es­pi­ri­tua­li­dad. El ob­je­ti­vo del yo­ga es co­nec­tar el cuer­po, la men­te y el es­pí­ri­tu a tra­vés de una se­rie de téc­ni­cas fí­si­cas, de res­pi­ra­ción y de me­di­ta­ción. La res­pi­ra­ción. Sus be­ne­fi­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.