BÁL­SA­MO DE PAZ AN­TE EL DO­LOR

Para la au­to­ra, Dios tra­ba­jó de ma­ne­ra mis­te­rio­sa lue­go de una do­ble mas­tec­to­mía

Por Dentro - - RELACIONES - Tex­to Ma­ría Ma­rín

El cáncer de ma­ma me obli­gó a so­me­ter­me a una do­ble mas­tec­to­mía ha­ce dos se­ma­nas. El día de la ci­ru­gía, lo que más me ate­rro­ri­za­ba no era per­der mis se­nos, era el tor­men­to que ex­pe­ri­men­ta­ría des­pués de la ope­ra­ción por­que soy alér­gi­ca a los opioi­des o cual­quier otro me­di­ca­men­to re­ce­ta­do para el do­lor. Así que en­fren­ta­ría es­ta ope­ra­ción “a san­gre fría”. Y para colmo, no to­le­ro nin­gún ti­po de anes­te­sia, reac­ciono con nau­seas ho­rri­bles y un ma­reo es­pan­to­so que du­ra más de 24 ho­ras.

Por eso, an­tes de la ci­ru­gía ha­blé con el anes­te­sió­lo­go y le pre­gun­té: “¿Po­dría usar un ti­po de anes­te­sia más 'sua­ve­ci­ta' para evi­tar mi te­rri­ble reac­ción?”, a lo que res­pon­dió: “Una ope­ra­ción de es­ta mag­ni­tud es muy do­lo­ro­sa y re­quie­re una po­de­ro­sa anes­te­sia, in­clu­so el ti­po de anes­te­sia que voy a usar te pa­ra­li­za el sis­te­ma de tal ma­ne­ra que es­ta­rás co­nec­ta­da a una má­qui­na que va a res­pi­rar por ti”. Se me sal­ta­ron las lá­gri­mas pues sa­bía lo que me es­pe­ra­ba cuan­do abrie­ra los ojos. Y lo peor es que no po­dría to­mar nin­gún me­di­ca­men­to para el te­rri­ble do­lor. An­tes de que me anes­te­sia­ran, mi­re ha­cia el cie­lo y le pe­dí a mi ma­má, que en paz des­can­se: “Ma­mi acom­pá­ña­me en es­ta ope­ra­ción y ayú­da­me a pa­sar es­te tra­go amar­go”. Ce­rré los ojos y me en­co­men­dé a Dios.

Des­pués de seis ho­ras de ci­ru­gía co­men­cé a abrir los ojos. El do­lor era atroz, co­mo si tu­vie­ra un ele­fan­te sen­ta­do en mi pe­cho. Te­nía un ma­reo es­pan­to­so y las nau­seas se apo­de­ra­ron de mi. Ca­da mí­ni­mo mo­vi­mien­to me pro­vo­ca­ba un do­lor de­ses­pe­ran­te. Vi al pie de la ca­ma a mi ado­ra­da ami­gui­ta Yaz­min quien es co­mo una hi­ja para mi. Te­nía los ojos llo­ro­sos. Se me acer­có, me to­mó de la mano y al­go ines­pe­ra­do su­ce­dió. Inex­pli­ca­ble­men­te co­men­za­mos a co­mu­ni­car­nos por me­dio de nues­tras mi­ra­das. Sen­tí que com­par­tía y en­ten­día mi do­lor. En me­dio de mi ago­nía, su pre­sen­cia era co­mo un bál­sa­mo que me da­ba paz. Real­men­te no sé que hu­bie­ra si­do de mi, si es­te an­ge­li­to no hu­bie­se es­ta­do allí.

Al día si­guien­te vino a vi­si­tar­me. Le di las gracias por ha­ber­me ayu­da­do a so­bre­pa­sar el día más tor­men­to­so de mi vi­da. Y me con­fe­só lo que le su­ce­dió la no­che an­te­rior: “Ma­ría, so­ñé con tu ma­mi, la que es­tá en el cie­lo. Ella me co­ci­na­ba y me de­cía: Yaz­min, ali­mén­ta­te bien, ne­ce­si­tas es­tar fuer­te para ma­ña­na. Va a ser un día muy du­ro por­que vas a cui­dar a mi Ma­ría”. Que­dé eri­za­da con sus pa­la­bras. Yaz­min nun­ca la co­no­ció, pues mi ma­dre mu­rió de cáncer de ma­ma cuan­do yo te­nia 9 años.

Hoy no me ca­be du­da que mi ma­dre fue quien es­tu­vo acom­pa­ñán­do­me en el mo­men­to más ago­ni­zan­te de mi vi­da. Y aho­ra en­tien­do me­jor que nun­ca, ese re­frán que di­ce: “Dios tra­ba­ja de ma­ne­ras mis­te­rio­sas.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.