EL ENAMO­RA­MIEN­TO

Cuan­do la pa­sión y el ro­man­ti­cis­mo se es­tu­dian en la­bo­ra­to­rio, los des­cu­bri­mien­tos son sor­pren­den­tes

Por Dentro - - RELACIONES - Tex­to Ro­cío Gaia

En qué con­sis­te el amor? ¿Có­mo fun­cio­na y nos afec­ta es­te sen­ti­mien­to a me­nu­do con­tra­dic­to­rio, in­ten­so e im­pre­vi­si­ble? Las úl­ti­mas in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas ayu­dan a res­pon­der a es­tas pre­gun­tas des­ve­lan­do as­pec­tos sor­pren­den­tes so­bre las re­la­cio­nes amo­ro­sas y el enamo­ra­mien­to que sur­gen en­tre dos per­so­nas.

Aun­que el ím­pe­tu ini­cial del enamo­ra­mien­to se re­du­ce con el pa­so de los me­ses, el amor y el ro­man­ce tie­nen efec­tos du­ra­de­ros y po­si­ti­vos en el desa­rro­llo de la per­so­na­li­dad de los adul­tos jó­ve­nes, de acuer­do a un tra­ba­jo de psi­có­lo­gos de las uni­ver­si­da­des ale­ma­nas de Je­na y de Kas­sel.

“Las per­so­nas con per­fil neu­ró­ti­co, una con­di­ción fre­cuen­te que se ca­rac­te­ri­za por sen­tir­se an­sio­so, in­se­gu­ro, fá­cil­men­te mo­les­to, con ba­ja au­to­es­ti­ma, ten­den­cia a la de­pre­sión e in­sa­tis­fac­ción con la pro­pia vi­da, se vuel­ven más es­ta­bles cuan­do vi­ven una re­la­ción amo­ro­sa y su per­so­na­li­dad se es­ta­bi­li­za”, se­gún la doc­to­ra Ch­ris­ti­ne Finn, de Je­na (www.uni-je­na.de).

“Las ex­pe­rien­cias y emo­cio­nes po­si­ti­vas ad­qui­ri­das por quie­nes tie­nen una pa­re­ja cam­bian su per­so­na­li­dad de ma­ne­ra in­di­rec­ta y el amor que vi­ven les ayu­da a en­fren­tar la vi­da con más con­fian­za, en lu­gar de ver de ma­ne­ra pe­si­mis­ta las co­sas que es­tán por lle­gar”, aña­de Finn, la au­to­ra prin­ci­pal de es­te es­tu­dio. HOR­MO­NA DEL AMOR. Cien­tí­fi­cos de la Universidad de Os­lo, en No­rue­ga, han com­pro­ba­do que el con­te­ni­do en el plas­ma y en el sue­ro san­guí­neos de la oxi­to­ci­na, tam­bién co­no­ci­da co­mo la “hor­mo­na del amor” u “hor­mo­na de los abra­zos”, es 100 ve­ces más ele­va­da de lo que se su­po­nía has­ta aho­ra.

La oxi­to­ci­na, pro­du­ci­da en el hi­po­tá­la­mo, tie­ne nu­me­ro­sas e im­por­tan­tes fun­cio­nes en el cuer­po de los hu­ma­nos y otros ma­mí­fe­ros y, por ejem­plo, ayu­da a crear la co­ne­xión emo­cio­nal en­tre ma­dre e hi­jo, en las mu­je­res que dan a luz, y se cree que au­men­ta nues­tra em­pa­tía y aten­ción ha­cia las se­ña­les so­cia­les de los Un mé­to­do ba­sa­do en la ter­mo­gra­fía, per­mi­te de­ter­mi­nar si una per­so­na es­tá enamorada a tra­vés de los cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra que ex­pe­ri­men­ta su cuer­po al con­tem­plar la ima­gen de la per­so­na ama­da. En la fo­to, la ima­gen de arri­ba co­rres­pon­de a la lí­nea de ba­se del ma­pa tér­mi­co cor­po­ral de un su­je­to an­tes de ver las imá­ge­nes de su ama­da, mien­tras que la de aba­jo fue ob­te­ni­da des­pués de cin­co mi­nu­tos ob­ser­van­do es­tas imá­ge­nes, don­de se pue­de con­tem­plar có­mo se in­cre­men­tó la tem­pe­ra­tu­ra en de­ter­mi­na­das par­tes del cuer­po. de­más, se­gún es­tos in­ves­ti­ga­do­res no­rue­gos (www.uio.no).

Los mé­to­dos pa­ra me­dir la oxi­to­ci­na en la san­gre y ave­ri­guar su pa­pel exac­to en las co­ne­xio­nes emo­cio­na­les hu­ma­nas y apro­ve­char­lo pa­ra crear fár­ma­cos, eran im­pre­ci­sos, pe­ro con es­te nue­vo mé­to­do de me­di­ción, que rom­pe el víncu­lo en­tre las pro­teí­nas y la hor­mo­na, es­te pro­ble­ma se ha re­suel­to, se­gún la neu­ro­cien­tí­fi­ca Si­ri Lek­nes, de Os­lo, im­pul­so­ra de es­te tra­ba­jo. AMOR PA­SIO­NAL. Los es­pa­ño­les de to­das las eda­des tie­nen ma­yo­ri­ta­ria­men­te una con­cep­ción “ro­mán­ti­ca” del amor. Lo ven co­mo una pa­sión irre­sis­ti­ble que im­pli­ca sen­ti­mien­tos in­ten­sos, gran in­ti­mi­dad y una fuer­te atrac­ción fí­si­ca, lo que se cla­si­fi­ca co­mo amor “Eros”, se­gún una in­ves­ti­ga­ción de la Universidad de las Is­las Ba­lea­res, UIB, ba­sa­da en en­cues­tas te­le­fó­ni­cas.

El 80% de los en­tre­vis­ta­dos se mos­tra­ron de acuer­do con el es­ti­lo de amor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.