Car­ta del edi­tor Pan­ta­lla gran­de

Por Dentro - - CONVIVENCIA -

Si exis­te una ma­ni­fes­ta­ción del arte que re­quie­re do­sis in­dus­tria­les de pa­cien­cia y don­de la se­cre­ti­vi­dad y con­fi­den­cia­li­dad a ni­ve­les de mis­te­rio es el pan de ca­da día, es el ci­ne. Y es que son de­ma­sia­dos los ele­men­tos así co­mo los in­di­vi­duos involucrados en la rea­li­za­ción de ese arte/en­tre­te­ni­mien­to que so­le­mos dis­fru­tar apa­ci­ble­men­te en la có­mo­da bu­ta­ca de una sa­la de ci­ne o des­de un so­fá o ca­ma en nues­tro ho­gar.

Es nor­mal que un pro­yec­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co tar­de años en ma­te­ria­li­zar­se por múl­ti­ples ra­zo­nes; la prin­ci­pal, el pro­ce­so de con­se­guir in­ver­sio­nis­tas que quie­ran em­bar­car­se en la aven­tu­ra de apo­yar eco­nó­mi­ca­men­te un fil­me. Por otra par­te es­tá el desa­rro­llo del guion, el cual sue­le pa­sar por di­ver­sas eta­pas de tra­ta­mien­to pa­ra la his­to­ria que se con­ta­rá, y que a ve­ces se de­tie­ne por la en­tra­da y sa­li­da de es­cri­to­res. Rea­li­zar el “cas­ting”, que es el pro­ce­so de re­clu­tar el elen­co idó­neo pa­ra dar vi­da a los per­so­na­jes, y que mu­chas ve­ces es­tá su­je­to a la dis­po­ni­bi­li­dad de la “es­tre­lla” que se su­po­ne sir­va de gan­cho pa­ra atraer al pú­bli­co. En­con­trar al di­rec­tor o di­rec­to­ra que es­ta­rá al fren­te de to­do es otra ta­rea. Cuán­tas ve­ces tras­cien­den no­ti­cias de Holly­wood so­bre gran­des pro­duc­cio­nes que se de­tie­nen por­que un di­rec­tor aban­do­na un pro­yec­to vo­lun­ta­ria­men­te o no en me­dio de con­flic­tos con los pro­duc­to­res.

Por to­dos es­tos de­ta­lles es que sa­ber que en Puer­to Ri­co se cua­jan una can­ti­dad con­si­de­ra­ble de pro­yec­tos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos pa­ra lo que res­ta de año es una no­ti­cia po­si­ti­va en me­dio de to­da la in­cer­ti­dum­bre que vi­vi­mos co­mo país.

Se tra­ta tan­to de pro­duc­cio­nes ex­tran­je­ras de al­to per­fil co­mo de pro­yec­tos de ci­neas­tas del pa­tio, sean lar­go o cor­to­me­tra­je, e in­clu­so do­cu­men­ta­les, que sir­ven pa­ra man­te­ner con vi­da el pe­ren­ne sue­ño de con­tar con una in­dus­tria es­ta­ble­ci­da de ci­ne en la Is­la.

La im­por­tan­cia de es­ta ac­ti­vi­dad, ade­más del as­pec­to eco­nó­mi­co, la­bo­ral y ar­tís­ti­co, es que sir­ve de fun­da­men­to pa­ra que nue­vas ge­ne­ra­cio­nes apues­ten a de­di­car sus ta­len­tos, crea­ti­vi­dad y ener­gía a es­ta ma­ni­fes­ta­ción cul­tu­ral.

En nues­tra his­to­ria prin­ci­pal de hoy les presentamos las pri­mi­cias de va­rios pro­yec­tos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos por rea­li­zar­se en la Is­la du­ran­te el 2017, así co­mo una mi­ra­da al im­pac­to po­si­ti­vo que sig­ni­fi­ca. Mien­tras tan­to, co­mo ejem­plo de las ma­ra­vi­llas que se pue­den lo­grar en el ci­ne, ac­tual­men­te se ex­hi­be Fine Arts Miramar el do­cu­men­tal puer­to­rri­que­ño “Mo­na: Tesoro del ca­ri­be”, de la ci­neas­ta Sonia Fritz”. Es la­men­ta­ble que por des­co­no­ci­mien­to o fal­ta de cu­rio­si­dad e in­te­rés pú­bli­co es­te do­cu­men­tal se es­té pro­yec­tan­do en una so­la sa­la en to­da la Is­la, cuan­do la ri­que­za de su con­te­ni­do y la be­lle­za de su tra­ta­mien­to au­dio­vi­sual de­be­ría ser co­no­ci­do por to­dos los que ha­bi­ta­mos es­ta is­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.