90 días Le en­tre­go mis pa­sos a la Tie­rra

Por Dentro - - CUERPO + ALMA - Tex­to Yais­ha Var­gas-Pé­rez

Gra­cias a la cri­sis que nos ha re­cor­da­do que so­mos hu­[email protected] y vul­ne­ra­bles. La cri­sis que ya no es per­so­nal, sino glo­bal. Gra­cias a las mu­je­res y sus mar­chas her­ma­na­das a lo lar­go de mu­chos paí­ses en enero. Gra­cias al pa­ro de los in­mi­gran­tes en fe­bre­ro. Gra­cias a los cien­tí­fi­cos que sa­lie­ron de sus la­bo­ra­to­rios en abril en mu­chas na­cio­nes pa­ra en­car­nar el gri­to de su­fri­mien­to de la Tie­rra. Gra­cias a los es­tu­dian­tes y su fuer­za vi­tal y ne­ce­sa­ria. Gra­cias a los agroe­có­lo­gos que nos en­se­ñan a cul­ti­var la Tie­rra sin ha­cer­le da­ño —ni ha­cer­nos da­ño— con ve­neno. Gra­cias a los sin­di­ca­tos por la mo­vi­li­za­ción.

Gra­cias a ellos y por ellos, mu­chos bus­ca­do­res es­pi­ri­tua­les ofre­ce­mos nues­tros pa­sos y alien­to cons­cien­tes: nos uni­mos a mi­les que le ha­cen fren­te al su­fri­mien­to del país y del mun­do.

Gra­cias a los maes­tros bu­dis­tas y su de­cla­ra­ción “Stand Against Suf­fe­ring”, pu­bli­ca­da en la re­vis­ta Lion’s Roar: “Se ne­ce­si­tan per­so­nas de to­das las creen­cias re­li­gio­sas en el fren­te, re­sis­tien­do las po­lí­ti­cas que cau­sa­rán da­ño y ofre­cien­do una vi­sión nue­va y po­si­ti­va... en­tre­la­zan­do sus bra­zos con to­da la gen­te de bue­na vo­lun­tad pa­ra pro­te­ger a los vul­ne­ra­bles, con­tra­rres­tar la vio­len­cia y la opre­sión del sis­te­ma, y tra­ba­jar pa­ra una so­cie­dad más jus­ta y so­li­da­ria”.

Gra­cias a los agroe­có­lo­gos quie­nes, co­mo en­re­da­de­ras de ca­la­ba­za y cun­dea­mor, han en­tre­la­za­do a la gen­te de vuel­ta con la Tie­rra y han sem­bra­do en [email protected] es­tu­dian­tes, lai­cos, cre­yen­tes y no cre­yen­tes las so­lu­cio­nes pa­ra la cri­sis, el ham­bre, la de­sigual­dad y el cam­bio cli­má­ti­co: la sus­ten­ta­bi­li­dad y la so­be­ra­nía ali­men­ta­ria. Ián Pagán Roig, fun­da­dor del pro­yec­to agroe­co­ló­gi­co El Jos­co Bravo, na­rró en las re­des so­cia­les que ha­ce unos días ofre­ció una char­la en una igle­sia cris­tia­na, y pa­ra él fue re­fres­can­te ver có­mo las agru­pa­cio­nes re­li­gio­sas con­tex­tua­li­za­ban muy bien den­tro de sus creen­cias la de­fen­sa de la Tie­rra y la jus­ti­cia. “A fin de cuentas, pa­ra los cris­tia­nos la Tie­rra es crea­ción de Dios y ur­ge de­fen­der­la. En­ten­die­ron muy bien que ser re­vo­lu­cio­na­rios en es­tos tiem­pos es co­sa de cris­tia­nos”, di­jo.

Gra­cias a los agroe­có­lo­gos por di­vul­gar el do­cu­men­tal “Las co­se­chas del fu­tu­ro”, una investigación de la pe­rio­dis­ta fran­ce­sa Ma­rie-Mo­ni­que Ro­bin, que in­for­ma que el uso de pes­ti­ci­das en los ali­men­tos cau­sa ca­da año 26,000 ca­sos de cán­cer y $10,000 mi­llo­nes en gas­tos de sa­lud. En el do­cu­men­tal, un agri­cul­tor es­ta­dou­ni­den­se que usa pes­ti­ci­das re­co­no­ce el da­ño que es­tos le cau­san al sue­lo y a las per­so­nas, y un agri­cul­tor eco­ló­gi­co me­xi­cano ex­pli­ca la di­fe­ren­cia en­tre la se­gu­ri­dad fi­nan­cie­ra y la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria.

Gra­cias por ese des­per­tar. Ha­bía­mos pues­to nues­tra fe en una se­gu­ri­dad fi­nan­cie­ra que era una fic­ción le­gal: pla­nes de re­ti­ro, pú­bli­cos o pri­va­dos, que se van di­sol­vien­do de­bi­do a los re­cor­tes gu­ber­na­men­ta­les o los gol­pes es­pe­cu­la­ti­vos de la bol­sa de va­lo­res.

En con­tras­te, la agroe­co­lo­gía nos ofre­ce al­go real: la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria fun­da­men­ta­da en la ver­dad de la Tie­rra que pi­sa­mos y en su fer­ti­li­dad ge­ne­ro­sa. La agroe­co­lo­gía es el de­re­cho a vi­vir.

Con to­dos ellos y por to­dos ellos, las plan­tas de mis pies be­sa­rán las plan­tas de la Tie­rra y de la brea pi­can­te ba­jo el Sol o la llu­via, ma­ña­na 1 de ma­yo. Mar­cha­ré des­de mi prác­ti­ca es­pi­ri­tual y sen­ti­do de jus­ti­cia. Y tam­bién, el do­min­go 21 de ma­yo des­de las 10 de la ma­ña­na en la ca­lle Char­dón de Ha­to Rey, en la mar­cha pa­cí­fi­ca pa­ra crear cons­cien­cia so­bre los da­ños que cau­san en la sa­lud hu­ma­na y pla­ne­ta­ria los pes­ti­ci­das y pro­duc­tos trans­gé­ni­cos de em­pre­sas co­mo Mon­san­to.

Pa­ra la diás­po­ra y nues­tros ami­gos al­re­de­dor del mun­do, la flau­tis­ta y pic­co­lis­ta bo­ri­cua Ana Ma­ría Her­nán­dez-Can­de­las y es­ta ser­vi­do­ra he­mos crea­do el even­to de Fa­ce­book “Mis Pa­sos So­li­da­rios por Puer­to Ri­co el 1 de ma­yo”. Re­fle­xio­ne­mos so­bre la Is­la y el mun­do que que­re­mos. Ofrez­ca­mos nues­tros pa­sos por la edu­ca­ción, la igual­dad eco­nó­mi­ca, la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y la paz am­bien­tal, pa­ra que [email protected] ten­ga­mos ac­ce­so a las co­sas bá­si­cas que la Tie­rra Ma­dre ya nos re­ga­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.