So­lu­ción se­gu­ra al do­lor lum­bar

Es­tu­dios cien­tí­fi­cos apo­yan los be­ne­fi­cios de la te­ra­pia de ma­ni­pu­la­ción espinal

Por Dentro - - BIENESTAR - Tex­to Edel Díaz

Un nue­vo es­tu­dio pu­bli­ca­do en el “Jour­nal of Ame­ri­can Me­di­cal As­so­cia­tion” (JAMA, por sus si­glas en in­glés), pu­bli­ca­do el 11 de abril de es­te año, se su­ma a la cre­cien­te in­ves­ti­ga­ción que apo­ya la te­ra­pia de ma­ni­pu­la­ción espinal pa­ra ali­viar el do­lor lum­bar, una do­len­cia co­mún que afec­ta a mi­les de puer­to­rri­que­ños.

Se tra­ta de una re­vi­sión de 26 en­sa­yos clí­ni­cos con el fin de eva­luar la se­gu­ri­dad y la efi­ca­cia de la ma­ni­pu­la­ción espinal pa­ra el do­lor lum­bar. Los in­ves­ti­ga­do­res ana­li­za­ron los da­tos de más de 1,700 pa­cien­tes con do­lor lum­bar y en­con­tra­ron que la ma­ni­pu­la­ción espinal era se­gu­ra y efi­caz tan­to en la re­duc­ción del do­lor co­mo en la me­jo­ra de la fun­ción. Los pa­cien­tes in­for­ma­ron una ma­yor fa­ci­li­dad en la rea­li­za­ción de ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas jun­to con ser ca­paz de ca­mi­nar más rá­pi­do y dor­mir más pro­fun­da­men­te.

Los au­to­res con­clu­ye­ron: “En­tre los pa­cien­tes con do­lor lum­bar agudo, la te­ra­pia ma­ni­pu­la­ti­va de la co­lum­na se aso­ció con me­jo­ras en el do­lor y la fun­ción con só­lo tras­tor­nos muscu­loes­que­le­ta­les me­no­res”.

El es­tu­dio en­con­tró que la ma­ni­pu­la­ción espinal pro­du­ce ali­vio del do­lor si­mi­lar a la me­di­ca­ción sin re­ce­ta, pe­ro sin los efec­tos se­cun­da­rios da­ñi­nos que pue­den in­cluir el ries­go de da­ño he­pá­ti­co, gas­tri­tis y for­ma­ción de úl­ce­ras, jun­to con las in­ter­ac­cio­nes far­ma­co­ló­gi­cas ad­ver­sas. Los opioi­des más fuer­tes tam­bién pue­den re­sul­tar en adic­ción.

Es­ta re­vi­sión vie­ne a so­lo dos me­ses de la pu­bli­ca­ción de una “Guía de Prác­ti­ca Clí­ni­ca” de fe­bre­ro de 2017, del “Ame­ri­can Co­lle­ge of Phy­si­cians”, (ACP), que re­co­mien­dan la ma­ni­pu­la­ción espinal pa­ra do­lor lum­bar (es­pal­da baja) agudo, subagu­do y cró­ni­co en­tre otras di­ver­sas téc­ni­cas de me­di­ci­na com­ple­men­ta­ria an­tes de re­cu­rrir a la me­di­ca­ción.

“Pa­ra los pa­cien­tes con do­lor lum­bar cró­ni­co re­co­mien­da la te­ra­pia no-far­ma­co­ló­gi­ca pri­me­ro”, di­ce la or­ga­ni­za­ción en las nue­vas di­rec­tri­ces, pu­bli­ca­das en los Anales de Me­di­ci­na In­ter­na.

“Los mé­di­cos de­ben con­si­de­rar los me­di­ca­men­tos opioi­des anal­gé­si­cos co­mo una úl­ti­ma op­ción pa­ra el tra­ta­mien­to y só­lo en pa­cien­tes que han fra­ca­sa­do otras te­ra­pias, ya que es­tán aso­cia­dos con da­ños sus­tan­cia­les, in­clui­do el ries­go de adic­ción o so­bre­do­sis ac­ci­den­tal”, di­jo el doc­tor Ni­tin Dam­le, pre­si­den­te de la ACP. “Los mé­di­cos de­ben evi­tar pres­cri­bir prue­bas in­ne­ce­sa­rias y me­di­ca­men­tos cos­to­sos y po­ten­cial­men­te da­ñi­nos, es­pe­cial­men­te nar­có­ti­cos, pa­ra es­tos pa­cien­tes”, agre­gó.

“Los opioi­des de­ben ser con­si­de­ra­dos so­la­men­te cuan­do otros tra­ta­mien­tos no fun­cio­nan y só­lo si hay más be­ne­fi­cios que los ries­gos pa­ra un pa­cien­te in­di­vi­dual”, agre­gó el Dr. Dam­le. RIES­GO DE ADIC­CIÓN. El do­lor lum­bar es una de las ra­zo­nes más co­mu­nes por las que los mé­di­cos pres­cri­ben me­di­ca­men­tos opioi­des adic­ti­vos. Hoy día, la co­mu­ni­dad de la sa­lud es­tá ha­cien­do es­fuer­zos pa­ra com­ba­tir una epidemia de so­bre­do­sis de opioi­des ge­ne­ra­li­za­da, tan­to en Puer­to Ri­co co­mo Es­ta­dos Uni­dos.

Los opioi­des (in­clui­dos los opioi­des re­ce­ta­dos y la he­roí­na) ma­ta­ron a más de 33,000 per­so­nas en 2015 en Es­ta­dos Uni­dos, más que cual­quier otro año regis- tra­do, se­gún los Cen­tros de Con­trol y Pre­ven­ción de En­fer­me­da­des (CDC, por sus si­glas en in­glés).

En un edi­to­rial pu­bli­ca­do en JAMA en con­jun­to con el es­tu­dio, el in­ves­ti­ga­dor Ri­chard De­yo, in­ter­nis­ta y pro­fe­sor de me­di­ci­na en “Ore­gon Health and Scien­ce Uni­ver­sity”, men­cio­na que “aun­que exis­ten apro­xi­ma­da­men­te200 op­cio­nes pa­ra tra­tar el do­lor lum­bar, nin­gún tra­ta­mien­to es cla­ra­men­te su­pe­rior”, re­fi­rién­do­se a la ma­ni­pu­la­ción espinal.

De­yo agre­gó que “el re­po­si­cio­na­mien­to de la ma­te­ria del dis­co a tra­vés de la te­ra­pia de ma­ni­pu­la­ción espinal pue­de ayu­dar a re­du­cir la ten­sión mus­cu­lar y es­ti­mu­lar las fi­bras ner­vio­sas”. Se­ña­ló tam­bién que “el cui­da­do qui­ro­prác­ti­co si­gue sien­do po­pu­lar en­tre el pú­bli­co y tie­ne la ma­yor pro­por­ción de los pa­cien­tes al­ta­men­te sa­tis­fe­chos, se­gún Con­su­mer Re­ports”.

De acuer­do a un re­por­te, en el año 2012, 30% de los pa­cien­tes es­ta­dou­ni­den­ses que pa­de­cen de do­lor de cue­llo y/o es­pal­da baja bus­can ayu­da de un doc­tor en qui­ro­prác­ti­ca. De­yo tam­bién se­ña­ló que la re­vis­ta Con­su­mer Re­ports re­por­tó en el año 2013 a tra­vés de una en una en­cues­ta en­tre 14,000 de sus sus­crip­to­res que pa­de­cían de do­lor de es­pal­da baja, el cui­da­do qui­ro­prác­ti­co tu­vo la ma­yor pro­por­ción de pa­cien­tes “al­ta­men­te sa­tis­fe­chos”.

En­tre los apro­xi­ma­da­men­te4,000 sus­crip­to­res que fue­ron aten­di­dos por doc­to­res en qui­ro­prác­ti­ca, el 59% re­por­ta­ron es­tar “al­ta­men­te sa­tis­fe­chos”. Es­to com­pa­ra­do con 55% que acu­die­ron a te­ra­pis­tas fí­si­cos y 34% que vie­ron un mé­di­co ge­ne­ra­lis­ta.

“Las com­pli­ca­cio­nes se­rias re­la­cio­na­das a la ma­ni­pu­la­ción espinal son ex­tre­ma­da­men­te ra­ras. Si la ma­ni­pu­la­ción espinal es al me­nos tan efec­ti­va y tan se­gu­ra co­mo el cui­da­do de sa­lud con­ven­cio­nal, pue­de ser una op­ción apro­pia­da pa­ra pa­cien­tes con do­lor lum­bar no com­pli­ca­do”, con­clu­yó el De­yo. Es­tos es­tu­dios de al­ta ca­li­dad en re­vis­tas mé­di­cas res­pe­ta­das se su­man a una cre­cien­te lis­ta de apo­yo cien­tí­fi­co pa­ra la te­ra­pia de ma­ni­pu­la­ción espinal.

El mo­de­lo emer­gen­te del cui­da­do mé­di­co dic­ta que to­dos los pro­vee­do­res acep­ten tra­ta­mien­tos que es­tén pro­ba­dos clí­ni­ca­men­te, in­de­pen­dien­te­men­te de los pre­jui­cios fi­lo­só­fi­cos de an­ta­ño de los doc­to­res en me­di­ci­na. To­dos los pro­vee­do­res de la sa­lud de­be­mos tra­ba­jar jun­tos y en di­rec­ta co­mu­ni­ca­ción pa­ra brin­dar aten­ción cen­tra­da en el pa­cien­te ba­sa­da en la evi­den­cia cien­tí­fi­ca. Es­to, en úl­ti­ma ins­tan­cia, be­ne­fi­cia­rá al pa­cien­te, que es en reali­dad lo más im­por­tan­te.

La ma­ni­pu­la­ción espinal se re­co­mien­da en­tre otras di­ver­sas téc­ni­cas de me­di­ci­na com­ple­men­ta­ria, an­tes de re­cu­rrir a la me­di­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.